Revista de Letras

40 años de Anagrama

Anagrama:
(Del lat. anagramma, y este del gr. ἀνάγραμμα).

1. m. Transposición de las letras de una palabra o sentencia, de la que resulta otra palabra o sentencia distinta.

2. m. Palabra o sentencia que resulta de esta transposición de letras; p. ej., de amor, Roma, o viceversa.

3. m. Símbolo o emblema, especialmente el constituido por letras.
(Diccionario de la RAE, vigésima segunda edición)

herralde2Fue el 23 de abril de 1969 cuando salieron a la venta los primeros títulos de Anagrama, en aquel entonces en pañales, después de que Jorge Herralde intentara poner en marcha dos intentos frustrados, uno con su gran amigo Carlos Durán, con quien compartía la pasión por Sartre y Camus, y otro posterior con Jordi Argente.

AnagramaCon las ideas claras (incluido un logotipo diseñado por Julián Mumbrú, en el que se componía  la inicial del nombre de la editorial a través de tres triángulos, el mismo número de colecciones de referencia con las que se situaba en la línea de salida), el joven Herralde se aupaba como uno de los miembros más activos y guerreros del movimiento cultural de la capital catalana, destacando como componente de la gauche divine, cercano al cine de la Escuela de Barcelona y defendiendo la ideología izquierdista en plena decadencia de una dictadura que estaba dando sus últimos estertores. Pero aún le quedaría librar la batalla de la censura, siempre presente con mano dura debido a la publicación de textos políticos de todas las familias, la siniestra mano de la extrema derecha y el período de desencanto que siguió a la muerte del dictador.

Foto.Gauche.DivineEn esos primeros años, hasta ya entrados los 80, Anagrama se fue situando como referente de la contracultura con colecciones que servían de experimento de apertura, así como de defensa de las libertades más esenciales, incluyendo una de carácter feminista.

Pero fue la incorporación a su catálogo de los títulos que componen “Contraseñas” lo que provocó el auge y la consolidación del sello como abanderado de la independencia editorial: Bukowski, Hunter S. Thompson, Burroughs, Kerouac… Los salvajes, los pornógrafos, los fuera de la ley, eran descubiertos en su salida de la marginalidad, llenaban las librerías y se ofrecían a lectores deseosos de cambios. De ahí, a la resurrección del ensayo con los primeros espadas del pensamiento en España: Xavier Rubert de Ventós, Eugenio Frías, Enrique Gil Calvo, Fernando Savater, José Antonio Marina, potencian el catálogo de las nuevas vías sociales, políticas, filosóficas…

Foto.18Y Anagrama abre las puertas también a los novelistas contemporáneos a través de dos colecciones nuevas, “Panorama de narrativas” y “Narrativas hispánicas” que permiten el descubrimiento de otras voces que se han convertido, en más ocasiones de las que el propio editor pensaba, en ejes de la cultura: Álvaro Pombo se codea con Irvine Welsh, quien se da la mano con Roberto Bolaño, que baila con Siri Hustvedt, acabando ésta conversando con Soledad Puértolas, a la que no se le olvidan las lecturas de los libros de “Carmiña” Martín Gaite.

En estos cuarenta años, Anagrama ha permanecido fiel a sus principios, conformando un catálogo compacto que supera las 3.000 obras, con un fondo siempre vivo gracias a las reediciones, el formato bolsillo, las ediciones de quiosco (se habló mucho de la actual Biblioteca ofrecida a través de RBA, pero nadie recuerda que hace ahora diez años ya hubo una colección Anagrama en los quioscos de la mano de Salvat) y la nueva propuesta “Otra vuelta de tuerca”. A pesar del tiempo transcurrido la fidelidad, en un alto porcentaje, también se mantiene con los autores aunque no siempre ha sido correspondida.

Portada.El.optimismo.de.la.voluntad.002Mientras, Jorge Herralde ha firmado cinco libros sobre el mundo de la edición en los que, a modo de guiños autobiográficos, ya que todo lo que sabe se lo ha dado la experiencia, desgrana su vida profesional y su pasión por los libros y los autores que los hacen posibles. Su última obra, El optimismo de la voluntad, publicada por el Fondo de Cultura Económica de México y con introducción de Juan Villoro, es una declaración de amor a la América latina a la que tanto admira y quiere. Una antología de recuerdos, discursos, artículos, en los que deja testimonio de su vinculación con los países con los que compartimos historia y lengua.

¿El futuro? Herralde ha recibido ofertas de muchas pretendientes, pero se queda compuesto y con la suya, Lali Gubern, la cómplice compañera con quien seguirá a bordo de esta nave que sigue a velocidad de crucero sorteando a quien se le cruce con ganas de marear la perdiz.

José A. Muñoz

(Fotografías de Jorge Herralde cedidas por Editorial Anagrama)

Lee “Una hora con Jorge Herralde”

Etiquetas: Albert Camus, Carlos Durán, Carmen Martín Gaite, Charles Bukowski, Editorial Anagrama, El optimismo de la voluntad, Enrique Gil Calvo, Eugenio Frías, Fernando Savater, Fondo de Cultura Económica, Gauche divine, Hunter S. Thompson, Irvine Welsh, Jack Kerouac, Jean Paul Sartre, Jordi Argente, Jorge Herralde, José Antonio Marina, Juan Villoro, Julián Mumbrú, Lali Gubern, RBA, Roberto Bolaño, Siri Hustvedt, Soledad Puértolas, William Burroughs, Xavier Rubert de Ventós

Sobre el autor

José A. Muñoz

José A. Muñoz (Badalona, 1970), periodista cultural. Licenciado en Ciencias de la Información, ha colaborado en varias emisoras de radio locales, realizando programas de cine y magazines culturales y literarios. Ha sido Jefe de Comunicación de Casa del Llibre y de diversas editoriales.

¡Comparte este artículo!

Sin comentarios

Envía tu comentario