Revista de Letras

48 años de John Le Carré

26 octubre 2009 Reportajes

US JOHN LE CARREEstá claro que a estas alturas de su bibliografía John Le Carré, cuyo verdadero nombre es David John Moore Cornwell, ostenta un estilo muy personalizado, podríamos aventurarnos a etiquetarlo como un estilo lecarreriano, enmarcado en un género permutado con el que ha alimentado 23 novelas en 48 años de escritura-oficio, lo que hacen un buen puñado cada década, con las características y particularidades sociopolíticas propias de las mismas. Allá donde comenzó en sus primeras novelas con un humor sardónico entremezclado con el policíaco más puro, acabó deviniendo en atmosfera de espías, dobles agentes, topos, aristócratas y elegantes sujetos del Servicio Secreto Británico que se mueven alrededor del globo. Famoso a raíz de sus historias con el telón de acero y la guerra fría de fondo de armario, Le Carré ha sabido renovar sus denuncias conforme a lo cambios sociológicos y políticos habidos en su larga carrera literaria. Muchos y variados, espías y contraespías para todos los paladares.

Su personaje clave, el agente Smiley, a quién hizo trabajar en varias novelas, de las que hablaré en un aparte, refleja el Le Carré más dubitativo y reflexivo, además de complejo para inscribirse, ¿por qué no?, en la carrera de los best-sellers. Premiado únicamente por su novela estrella, El espía que surgió del frío, el seguimientos de sus fans (entre los que me cuento) a lo largo de tantos años sea, tal vez, el mejor premio. Considerado casi subversivo por sus denuncias y tramas, entretenidas por demás, disertadas y desarrolladas al mínimo detalle, llega al final de la primera década del nuevo siglo con una estupenda novela, El hombre más buscado (Plaza & Janés), que enfoca la problemática de las desorbitadas e injustas leyes antiterroristas promulgadas a raíz del 11S y los atentados de Madrid y Londres. Escrita con cierto toque de ira, algo que Le Carré apunta en más de una entrevista, dota de cuerpo su trazo fino, dibujando alma y dudas a sus personajes, haciéndolos humanos y sorprendidos, funcionarios o tiernos pidiendo una segunda oportunidad. Consigue cerrar sin cerrar una de sus mejores tramas, con el irresoluble asunto Rusia-Chechenia como telón de fondo, y el siniestro affair de militares rusos y banqueros suizos.

En los años setenta fueron el aristocrático Servicio Secreto Británico, el triángulo amoroso, los topos descubiertos, Extremo Oriente, para seguir en los ochenta con el Mossad y el terrorismo palestino, el espionaje y contraespionaje en la Perestroika; en los noventa el contrabando de armas con la 1ª Guerra del golfo de marco, o el comportamiento de la política exterior norteamericana en Latinoamérica con sastres como señuelos o bufetes de abogados conectados con la mafia rusa, década realmente productiva los años noventa, a la que no parece que la primera década del nuevo siglo tenga nada que envidiar, visto el camino que este ex profesor y espía, que perteneció en los años sesenta al cuerpo diplomático inglés en Bonn, ha emprendido. Y así ha explorado África por dos veces, denunciando la falta de ética de las farmacéuticas y el expolio desde fuera y dentro a que es sometido este continente. Ha vuelto a rememorar las utopías políticas de los sesenta con viejos y buenos amigos y vuelve ahora con un tema de la más absoluta actualidad, la inmigración ilegal y la nefasta herencia de Bush (cowboy) Junior, la patológica guerra contra el terror.

El hombre más buscadoEste escritor que odia el teléfono, no se da la importancia que le dan sus lectores globales, y se sorprende de la atención de guru que despierta su ficción, tiene el don de hacer que leamos con ávida rapidez sus historias, porque las escenifica, construye e imagina (apoyadas con una buena base documental) con tal ímpetu aventurero y adrenalítico que vivimos angustiadamente la película que se despliega en la gran pantalla de nuestra mente. Tiene el don, este hombre, de movilizar los resortes adecuados para que sus best-seller contengan algo más que papilla ya digerida, y a un tiempo que nos hace meditar las reflexiones que plantea, nos eleva por los aires haciéndonos desaparecer del entorno que nos rodea, para introducirnos en su ficción y vivirla casi. Lo ha hecho en las anteriores, y lo vuelve a hacer en El hombre más buscado. Hamburgo, la segunda ciudad más grande de Alemania, con el segundo puerto más importante de Europa; Un emigrante ilegal, musulmán Checheno para más complicación personal en los tiempos que corren; Una abogada alemana, una de esas ilusas que aún quieren ayudar a los desheredados; Un banquero inglés heredero de un banco suizo establecido en Hamburgo y unas cuentas especiales; Un ambicioso miembro del Comité Conjunto de Berlín, perteneciente a la inteligencia alemana, decidido a luchar contra el terrorismo islámico, con nuevas reglas y con informadores utilizados con astucia de espía del siglo XXI; La Inteligencia británica y americana queriendo su codiciado trozo de pastel en la lucha antiterrorista global; Un intelectual islámista, maestro, buen hombre, mejor musulmán. Sobre todos ello planea un cinco por ciento de maldad: “Pero, a ver, ¿quién no es un cinco por ciento malo?, se preguntó Brue mientras, acompañados por toda la familia, recorrían un estrecho pasillo. ¿Brue Frères, con sus inversiones arriesgadas, sus clientes arriesgados y sus Lipizzaner? ¿Más algún que otro abuso de información privilegiada cuando podemos salir impunes?…”. He aquí la gran paradoja de Le Carré en las esquinas de su aventura de informadores y espías, ilegales y banqueros, donde está la compasión, la humanidad, la ética, la moral, el cumplimiento de las promesas, nada importa para los objetivos de la Agencia de la Central de Inteligencia…

En su habitual estructura de escenas y personajes presentados en capítulos alternos, todo el conjunto se visualiza como ventanas abiertas en una pantalla de ordenador que vamos pinchando a medida que la trama va dirigiendo a los personajes al punto culminante. Escrita con la rabia de la crisis política y ética que arrastramos desde hace años, El hombre más buscado, tiene un punto altermundista y más subversivo aún que la anterior La canción de los misioneros, acercándose más bien a la ira de El jardinero fiel.

Cronología esencial

Asesinato de calidad1962, Asesinato de calidad, (A Murder of Quality).

Ambientada en el intrigante mundo del profesorado, un mundo de ambiciones tan desmesuradas como mezquinas, este thriller o policíaco al uso refleja las primeras intenciones de John Le Carré, usar del humor sardónico y cierto cinismo. Segunda novela corta, poco llamaría la atención hasta que su siguiente novela alcanzaría un éxito inesperado.

elespíaquesurgiódelfrío1963, El espía que surgió del frío, (The Spy who Came in from the Cold).

La única de sus obras premiada, fue descrita por Graham Green como la mejor novela de espías que había leído. Premio Somerset Maugham y Premio Crime Writers Association Gold Dagger. Su historia se desarrolla durante la guerra fría, en la Inglaterra y la Alemania de la primera mitad del siglo XX. El espionaje como renuncia a todo, duro y sacrificado, con el telón de acero como fondo, y espías dobles, triples o cuádruples. El comienzo del espía manipulado.

1965, Martin Ritt realizó una excelente adaptación cinematográfica de la famosa novela, y contó con Richard Burton para el papel Alec Leamas, considerada la mejor adaptación cinematográfica de sus novelas.

Llamada para un muerto1967, Sidney Lumet filma Llamada para un muerto, (Call for the Dead) adaptación de la primera novela John Le Carré de 1961, con James Mason como el protagonista implicado en la investigación del suicidio de un miembro del Foreing Office.

1970, Frank Pierson estrena El espejo de los espías, adaptación de la novela del mismo título de 1965 (The looking-glass War), con Christopher Jones, y una de las primeras apariciones en el cine de Anthony Hopkins. La trama muestra a un joven polaco que debe suministrar información a dos espías británicos sobre armas nucleares en la Alemania del Este.

1979, John Irvin dirige la exitosa serie de la televisión británica BBC basada en el también famoso libro El topo, de 1974 (Tinker, Tailor, Soldier, Spy), con Alec Guinness en un protagonismo excepcional.

John le Carre_La chica del tambor (Emece)1982, La chica del tambor, (The Little Drummer Girl).

La acción arranca tras la masacre de Munich y recrea la época más activa del terrorismo palestino. Khalil, un misterioso y audaz terrorista, mantiene en jaque a los servicios secretos israelíes. El Mossad, poniendo en práctica un plan tan maquiavélico como inteligente, capta los servicios involuntarios de Charlie, una actriz inglesa de poca monta y vida bohemia. Charlie es sometida a un durísimo entrenamiento psicológico para que consiga, aun sin saberlo, lo que nadie ha conseguido: atrapar a Khalil.

Ese mismo año se estrena otra serie en la BBC adaptando La gente de Smiley de 1979, dirigida por Simon Langton, de nuevo con Alec Guinness, quién ganó dos premios BAFTA al mejor actor por ambas series.

1984, George Roy Hill dirige una película de la novela La chica del tambor, protagonizada por Diane Keaton.

Un espía perfecto1986, Un espía perfecto, (A Perfect Spy).

John Le Carré indaga en las razones sociales, familiares y políticas de ser espía y las consecuencias de esta responsabilidad. Durante quince años, Magnus Pym ha dividido su tiempo entre su hogar en Viena –donde trabaja para el servicio de la Embajada británica– y una modesta casa de huéspedes situada en la costa de Inglaterra, lugar al que acude a descansar bajo un nombre supuesto. Es allí donde Magnus escribe una larga carta a su hijo Tom, relatándole diversos acontecimientos de su vida, a fin de hacerle comprender las razones que motivaron su conducta. Perseguido por su propia agencia y por sus enemigos, Pym debe encontrarse a sí mismo antes de que sus cazadores le encuentren.

1987, Peter Smith dirigió una serie para la BBC de siete episodios escenificando Un espía perfecto.

1990, se estrena la película La casa Rusia, (novela de 1989), dirigida por Fred Schepisi, con Michelle Pfeiffer y Sean Connery en los papeles principales.

El traidor del siglo1991, ¿El traidor del siglo?, (The unbearable peace).

Una lectura apasionante que describe un caso de espionaje ocurrido en Suiza en 1977, en el que el escritor duda de que el acusado no fuera sino un pequeño espía que encarcelaron en el lugar de un espía importante. La prensa suiza le llamó “el traidor del siglo” y, antes ya del proceso, el presidente de la Confederación Helvética reclamó para él todo el peso de la ley.

nightmanager1993, El infiltrado, (The Night Manager).

Las viejas rivalidades en entre las grandes potenicas (Guerra Fría) han sido suplantadas por organizaciones criminales que se dedican al contrabando de armas y el tráfico de drogas con la guerra del Golfo de telón de fondo y las organizaciones criminales que se dedican al contrabando de armas y el tráfico de drogas y cuyos voraces tentáculos llegan a todos los estamentos sociales y políticos. Le Carré retrata un mundo donde las fronteras entre el bien y el mal se han difuminado y donde Jonathan Pine, su fascinante protagonista, se perfila como otro de los carismáticos personajes de este autor.

Actualmente está en proyecto la producción del film bajo la supervisión del actor Brad Pitt a través de su compañía Plan B, si bien se desconoce si el actor también tiene interés en convertirse en su protagonista. Robert Edwards será el responsable de escribir su guión.

tailor_of_panama1997, El sastre de Panamá, (The Tailor of Panama).

Otro caso de espionaje de Le Carré que termina en tragedia. Harry Pendel el carismático y sociable propietario de Pendel & Braithwaite S. L., donde desfila lo más granado de Panamá. Andrew Osnard es un misterioso y sensual espía cuya misión consiste en vigilar las maniobras de los líderes políticos americanos en el país cuando se debe cumplir el acuerdo de devolución del Canal al gobierno local, y asegurarse para él mismo una inmensa fortuna. Pendel se convertirá en la fuente de información privilegiada de Osnard.

2001, John Boorman dirigió la adaptación de la novela al cine con Pierce Brosnan y Geoffrey Rush en los papeles principales.

Single-Single1999, Single & Single.

La novela más barroca del escritor, la trama gira en torno a la mafia rusa post-perestroika, sus conexiones con la banca y un bufete inglés. Llena de giros temporales y acertijos narrativos, se simplifica a medida que avanza la novela, con escenas repletas de emoción y sorpresa hollywoodiense. Una novela que entra tan bien como una cerveza fría después de un duro día, comentó en su día el Daily Telegraph.

Amigos Absolutos2004, Amigos absolutos, (Absolute Friends).

Con su habitual maestría, John le Carré nos lleva con nostalgia a los contestatarios años sesenta a través de la historia de dos amigos a lo largo de cincuenta y seis años: Ted Mundy, hijo de un militar británico, y Sasha, hijo de un pastor luterano proveniente de la Alemania del Este. Ambos estudian siendo jóvenes en Berlín Oeste y se reencontrarán primero en la guerra fría y años más tarde en un mundo amenazado por el terrorismo y sojuzgado por la política americana de la guerra global. La hipocresía de la política, y la desproporcionada guerra contra el terror a la que volverá en El hombre más buscado.

el_jardinero_fiel2005, se estrena la película basada en la novela El jardinero fiel, de 2001, con un gran éxito de público y crítica. La actriz protagonista, Rachel Weisz ganó el Oscar a Mejor Actriz de Reparto, y hubo tres nominaciones más, al mejor guión adaptado, a la mejor banda sonora y al mejor montaje.

2006, La canción de los misioneros, (The Mission Song).

El escritor vuelve su mirada a África con su habitual maestría para la intriga, la corrupción y en medio de todo, algo de amor. Bruno Salvador, un traductor de minoritarias lenguas africanas al servicio de la Inteligencia Británica descubre que su gobierno es cómplice del expolio de un país africano, y sólo puede hacer una cosa: luchar por la vida del país que ama. Financieros occidentales, Señores de la guerra, los servicios de inmigración e inevitablemente la Inteligencia británica, además de alguna mujer, como una ambiciosa reportera o una sencilla enfermera, todos nos engullen en su frenética historia.

Blanca Vázquez
El gusanillo de los libros
http://elgusanillo.blogspot.com

Etiquetas: Agente Smiley, Alec Guiness, Amigos absolutos, Anthony Hopkins, Asesinato de calidad, ¿El traidor del siglo?, Brad Pitt, Christopher Jones, El espía que surgió del frío, El espejo de los espías, El hombre más buscado, El infiltrado, El jardinero fiel, El sastre de Panamá, El topo, Frank Pierson, Fred Schepisi, Geoffrey Rush, George Roy Hill, James Mason, John Boorman, John Irving, John Le Carré, La canción de los misioneros, La casa Rusia, La chica del tambor, La gente de Smiley, Llamada para un muerto, Martin Ritt, Michelle Pfeiffer, Peter Smith, Pierce Brosnan, Rachel Weisz, Richard Burton, Robert Edwards, Sean Connery, Sidney Lumet, Simon Langton, Single & Single, Un espía perfecto

Sobre el autor

Blanca Vázquez

Blanca Vázquez Fernández (Euskadi, 1962), formación en economicas, empresariales y contabilidad. Colabora con revistas digitales de cine y literatura (larepublicacultural.es, miradasdecine.net, judexfanzine.net, cinencuentro.com). Ha colaborado en el ensayo de cine "Ellos y ellas", junto a Hilario J. Rodríguez y otros autores, de próxima publicación.

¡Comparte este artículo!

2 Comentarios

  1. F. Castillo 26 octubre 2009 at 9:28

    Le Le Carré es uno de los más grandes narradores británicos del XX, y desde luego, un maestro de su género. Yo lo tengo como uno de los espejos de lo que quiero que sean mis novelas.

  2. Johny Malone 30 junio 2014 at 15:46

    Hermosa nota, sobre el mejor escritor de espionaje. Saludos

Envía tu comentario