Revista de Letras

Abecasis: “Las fundaciones ganan importancia”

7 diciembre 2015 Entrevistas, Portada
Margarida Abecasis | Foto: Fundação Gulbenkian

Margarida Abecasis | Foto: Fundação Gulbenkian

En sus más de 50 años de existencia, la Fundación Calouste Gulbenkian (FCG) ha repartido en Portugal más de 84.000 becas de investigación y estudio. La labor se debe a su fundador, Calouste Gulbenkian, nacido el 23 de marzo de 1869 en Scutari, Estambul. Dedicó su vida a la colección de arte y tras su muerte en 1955 estableció la constitución de una fundación internacional con sede en Lisboa y heredera de su fortuna bajo la misión de actuar en beneficio de la humanidad. Nos reunimos en la Fundación para hablar con la responsable del Programa de Becas, Margarida Abecasis.

Desde el principio la FCG respondió a las necesidades permanentes de la sociedad portuguesa, con base a cuatro áreas: Arte, Beneficencia, Educación y Ciencia. La importancia de la Fundación en la investigación y la difusión de la cultura portuguesa es significativa. ¿Cómo surgió el Programa de Becas?
La concesión de las becas de estudio fue una de las primeras actividades de la FCG. La primera beca de estudio, destinada a estudiantes portugueses que pertenecían a sectores desfavorecidos de la población para que así pudiesen continuar los estudios más allá del primer ciclo del liceo, fue concedida antes de la elaboración de los estatutos en 1956. Esto revela la importancia que la Fundación da a la educación. El primer concurso de atribución de becas a investigadores extranjeros que estudian cultura portuguesa surge en 1972, a través del antiguo Servicio Internacional. No obstante, la concesión de estas becas es mucho anterior a dicho año.

Como directora del Programa de becas, ¿cuáles son las prioridades de la FCG y cómo valora su experiencia personal?
El Servicio de Becas Gulbenkian de la Fundación tiene como misión premiar la excelencia y estimular la investigación en áreas específicas del conocimiento y en dominios prioritarios de intervención, a través de la concesión de becas de estudio, en especial de formación avanzada, actualización y perfeccionamiento de científicos y profesionales cualificados, en una lógica de desarrollo y valorización de los recursos humanos. La Fundación procura, así, responder de una forma coherente, sistemática y relevante, a las necesidades actuales y futuras, en dominios prioritarios del saber y del conocimiento. Como directora del programa ha sido y es una experiencia fantástica, muy enriquecedora desde el punto de vista de la adquisición de conocimientos, así como también en las relaciones personales que se ganan. Es muy gratificante saber, a través de las encuestas hechas a antiguos becarios, cómo la beca los ayudó en sus carreras académicas y profesionales.

¿Cuántas becas han sido otorgadas desde el inicio del programa?
Desde el inicio de su existencia, la FCG atribuyó más de 84.000 becas de estudio, en diversas áreas, dominios y niveles de formación y cualificación.

¿Cómo es la relación con los becarios?
Considero que ha sido y es muy buena. No sólo con los becarios, también con todo el Servicio de Becas. Se pretende siempre mantener una cierta proximidad con los becarios, realizando reuniones periódicas. De esa forma, se consigue un seguimiento de forma que se evalúa su trabajo. También es importante saber cuáles son sus necesidades y eventuales dificultades de integración en el país o en la institución donde realiza estudios.

La Fundación tiene un importante papel en el apoyo a la investigación y en la conservación de la memoria histórica e identidad de Portugal. ¿Qué resaltaría de esa memoria e identidad?
Destacaría el patrimonio cultural portugués repartido por todo el mundo, así como la riqueza de su lengua. Hoy, el portugués es hablado en diez países y tiene más de 260.000.000 de hablantes. La Fundación ha contribuido a este legado.

¿La coyuntura de crisis que vive Europa ha afectado a las políticas de la Fundación?
Es en momentos de crisis, como la que se vive hoy, que las fundaciones ganan mayor importancia, como forma de responder a las necesidades más permanentes de las sociedades. En ese contexto, también la FCG, manteniendo siempre como base sus cuatro áreas estatutarias (Arte, Beneficencia, Educación y Ciencia), ha procurado dar respuesta a cuestiones permanentes de la sociedad en que se enmarca, concretamente por lo que se refiere a reflexiones sobre los grandes problemas actuales, de acción innovadora y pionera.

¿Qué recomendaría a un candidato a las becas?
Recomendaría, antes de todo, que procurase informarse sobre el programa de becas que la FCG actualmente dispone. Me refiero, en particular, al site de la Fundación, para una lectura atenta sobre la información pertinente sobre las becas a las que se pretende concursar, concretamente, a la regulación del respectivo concurso. Recomendaría, todavía, que este análisis fuese efectuado con suficiente distancia temporal, para garantizar que cualquier problema pueda ser considerado en los rigurosos plazos establecidos en los referidos concursos.

Etiquetas: Fundación Calouste Gulbenkian, Margarida Abecasis, Portugal

Sobre el autor

Diego Giménez

Diego Giménez, doctor en filosofía y pensamiento (UB) con una tesis sobre "El libro del desasosiego" de Fernando Pessoa, ha realizado diferentes actividades relacionadas con la literatura y el periodismo. Ha trabajado como redactor de LaVanguardia.com y en 2008 cofundó Revista de Letras. Actualmente está terminando un proyecto de investigación que prevé la publicación del libro "História do 'Livro do Desassossego'" en la editorial Angelus Novus con una beca financiada por la Fundación Calouste Gulbenkian.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario