Revista de Letras

“Anatomía de un asesinato”, de Robert Traver

20 diciembre 2009 Reseñas

Anatomía de un asesinatoAnatomía de una asesinato. Robert Traver
Traducción de Iñaki Rivero y Ana Palacio
Quaterni (Madrid, 2009)

Pocas veces el título de una novela ofrece, sin más, la descripción precisa del contenido. Este gran clásico de la novela judicial, famoso por la adaptación que Otto Preminger dirigió en 1959 en la que el propio Robert Traver, pseudónimo de John D.  Voelker, participó como asesor, vuelve al estrado gracias a la curiosa iniciativa de Quaterni que, en su biblioteca de Best-sellers de otro tiempo, va recuperando novelones que llenaban (o rellenaban) las estanterías de nuestros padres junto a las enciclopedias y los álbumes de fotos.

Esta nueva edición de Anatomía de un asesinato añade pasajes que, en su momento, fueron censurados (al igual que en la película), en los que se describe con detalles la violación sufrida por una de las víctimas, Laura Manion, a manos de Barney Quill quien acaba siendo asesinado por el marido de la primera, un teniente del ejército con hoja de servicio intachable.

robert traver crop_1Traver, quien además de excelente pescador (escribió varias guías sobre el tema) fue Juez de la Corte Suprema en Michigan, recurre a su experiencia para explicar sin ahorrarse nada todos los aspectos legales, recovecos y argucias que emplean los actores de la justicia. Mediante una descripción pormenorizada del trabajo de Paul Biegler,  el abogado protagonista (claramente inspirado en él mismo), anticuado experto en leyes que se ve acompañado de un viejo amigo borrachín y tan ducho como él en exponer su defensa ante el jurado popular, y de su fiel secretaria,  atenta siempre por recordarle sus ínfimos ingresos,  los adictos a las novelas y películas judiciales disfrutarán enormemente de los tópicos del género gracias a la brillantez del planteamiento y el desarrollo del juicio que abarca dos tercios del libro.

El autor, además de demostrar sus cualidades como hombre de leyes, también hace alarde de una gran capacidad para mantener la atención del lector en este denso, consistente y ameno relato que resuelve dudas respecto a algunas cuestiones sobre el sistema judicial norteamericano y el procedimiento a seguir en una investigación. Pero, sin duda, lo más destacable es reconocer las artimañas que tanto la defensa como la fiscalía emplean para lograr sus fines, desde el primer contacto con el acusado hasta la deliberación del jurado. La oratoria, fundamental en la representación teatral que escenifica el proceso, los interrogatorios (siempre buscando la manera de confundir en las interpretaciones que se hacen tanto de las preguntas como de las respuestas), el uso de las pruebas…, todo queda perfectamente enmarcado en una novela de referencia que resultó fundacional.

anatomy of a murderTambién, dicho sea de paso, estamos ante una de las obras que más fielmente se trasladaron al cine, gracias al buen hacer de Preminger y su excelente reparto, encabezado por el acertado James Stewart, Ben Gazzara como el acusado y Lee Remick como la víctima de violación. El hecho de que no se tuvieran que realizar grandes modificaciones en el guión es señal de la excepcional puesta en escena que ofreció Robert Traver a través de su obra de ficción, quien también recuerda la película y su trabajo con el equipo en el estupendo prólogo recuperado para esta definitiva versión.

José A. Muñoz

Y aquí, el trailer de la versión cinematográfica, un divertido avance en el que Otto Preminger toma juramento al equipo de la película. Sin desperdicio…

Etiquetas: Anatomía de un asesinato, Ben Gazzara, James Stewart, John D. Voelker, Lee Remick, Otto Preminger, Quaterni, Robert Traver

Sobre el autor

José A. Muñoz

José A. Muñoz (Badalona, 1970), periodista cultural. Licenciado en Ciencias de la Información, ha colaborado en varias emisoras de radio locales, realizando programas de cine y magazines culturales y literarios. Ha sido Jefe de Comunicación de Casa del Llibre y de diversas editoriales.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario