Revista de Letras

Carnets

Cuaderno de notas

{Junio 2014 – Abril 2017}

*

¿Por qué confundimos lo aleatorio con lo arbitrario?

*

La palabra también necesita electricidad para encenderse.

*

Deleuze. El concepto busca ser acontecimiento, no esencia.

*

El compromiso fallece cuando la complicidad se disfraza de liturgia, archivo y documento. La honestidad, ni juicio ni veredicto.

*

La tela se viste a veces de la discreción del forro y, a veces, de la elegancia de la capa.

*

Las patologías del yo sólo pueden ser intervenidas desde la jardinería doméstica. El rie(s)go del bonsái, ni superávit ni carencia.

*

La lágrima. La belleza de la encrucijada. El lugar concreto y preciso en el que un milímetro te sitúa o en el precipicio o en la emancipación.

*

La improvisación. La melodía de los ancestros de la memoria. Una coreografía de la intuición.

*

Sobre Newton. El pesimista cree que todo lo que sube, baja. El optimista piensa que todo lo que baja, sube. El resignado se dedica al bricolaje.

*

Greguería. La cobra es un animal remunerado.

*

La fidelidad y la obediencia no tienen nada que ver. Ese error ha generado una generación de autómatas.

*

El animal que aún no está domesticado (del todo) ruge contradicciones.

*

Cuaderno de notas

El problema no es vivir inmerso en contradicciones. El problema es qué hacer para que no se conviertan en incongruencias.

*

El filósofo que renuncia a pensar para escupir odio es como el ex-culturista que deja las pesas pero sigue gritando al espejo. Con toda la flacidez encarnada.

*

Verano. Pedimos cervezas en vez de certezas.

*

El humanismo del s. XXI consistirá en defender la intuición frente al algoritmo.

*

La melancolía es el rastro que deja el avión en el cielo despejado. La nostalgia, en cambio, es la cola de la lagartija que busca su cuerpo mutilado.

*

Una vez expulsados del reino de la espontaneidad, hay que combatir la inercia con insistencia y pasión. Nunca con euforia ni mansedumbre.

*

Especulación. Cuando aceptamos, sin rechistar, llamar criterios a las estrategias.

*

Utilizamos mítico como un adjetivo cuando debería ser un nombre. Más propio que ninguno.

*

Los cargos los carga el diablo.

*

La multitud es la multiplicación y concentración de uniformidades. La comunidad es la identidad basada en la polifonía de disidencias.

*

Quien dice tener las ideas claras esconde mucha oscuridad.

*

¿Por qué esta cruzada contra los botones?

*

Petición a la RAE. Cada vez es más imprescindible incluir el guion en re-conocer.

*

La autodenominada nueva política se refugia únicamente en la emergencia. Ése es, ya, su primer naufragio.

*

Cena con Márkaris en Córdoba. La novela negra ha cambiado las preguntas, pasando del quién lo hizo al por qué.

*

Padura. Hacer simpática a una política no es fácil, nos dice.

*

¿Cómo repensamos el deseo? ¿Por qué no tapamos los ojos a todas las esculturas de la ciudad?

*

Wiesbaden. Un estanque. Los patos miran de reojo. Saben que algún día los incluiremos de protagonistas en una obra de teatro.

*

“Usted y su vestido no son de ninguna época”. Sagarra. Adoptar la réplica como emblema.

*

Ahora, entre los papeles arrugados que asoman después de la muerte, descubrimos que Lladó viene de Latona. Ya no somos fruto sino diosa del olvido.

*

El periodismo es, también, un problema de temperatura.

*

Conferencia en el MACBA de Didi-Huberman. La emoción es una cuestión ética.

*

El Scalextric es el primer ejemplo del eterno retorno.

*

Habla Fina Birulés. Necesitamos crear sentido, sumar memoria y proyecto, salir del presente absoluto.

*

Manantial. Descubrir un sitio que no existe.

*

Ese tipo no se moja nunca. Por eso lleva paraguas durante la lluvia de ideas.

*

Garcés. Ni lamento ni promesa. Escapar del sistema educativo basado en las patentes y las competencias. No se trata de ofrecer un mensaje, sino de qué herramientas estamos dispuestos a compartir.

*

Conversamos con Guerín. El cine como escritura, una dialéctica entre el cálculo y el azar.

*

Publicar. Es como ser esa madre-elefante que deja a su cría sola y desamparada.

Etiquetas: Aforismos, carnets, Cuaderno de notas

Sobre el autor

Albert Lladó

Albert Lladó (Barcelona, 1980) es licenciado en Filosofía (UB), posgrado en Periodismo de Proximidad (UAB) y máster en Estudios Comparados de Literatura, Arte y Pensamiento (UPF). Se ha formado en Dramaturgia en el Obrador (Sala Beckett) y en el Seminario Internacional Panorama Sur (Buenos Aires). Ha publicado los libros de relatos 'Podemos estar contentos' y 'Cronopios propios', el ensayo 'Encuentros fortuitos', la recopilación de entrevistas 'Paraules', el libro de aforismos 'La realidad es otra', la novela 'La puerta', y el dietario 'La fábrica'. El Teatre Nacional de Catalunya programó, en 2015, su primera obra de teatro como dramaturgo, 'La mancha'. Es director académico de la Escuela de Periodismo Cultural y profesor del posgrado internacional 'Escrituras'. Ha sido el coordinador de la sección de Cultura de 'LaVanguardia.com' durante seis años (2010-2016). En la actualidad, escribe en la edición impresa de 'La Vanguardia' y en el suplemento 'Cultura/s', y es editor de 'Revista de Letras'.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario