Revista de Letras

Concurso RdL – Audaces 2011: Veinte libros del 2010 para devorar en el nuevo año

27 diciembre 2010 Destacados

Veinte editoriales independientes han colaborado  para hacer posible el Concurso RdL – Audaces 2011. Son los responsables de estos sellos quienes nos presentan sus mejores libros de 2010, los que han incluido en los tres lotes que regalamos para comenzar el año con estupendas lecturas.

Coordinación:
Sergi Bellver
http://sergibellver.blogspot.com

Bajo el influjo del cometa, de Jon Bilbao
Salto de Página

Un libro especial en nuestro catálogo, que nos confirma que era posible, frente a lo establecido, obtener una excelente respuesta de crítica y público con una colección de relatos. La consolidación de este narrador extraordinario ha estado vinculada a la editorial desde nuestros comienzos y contribuye a que este título nos siga proporcionando una enorme gratificación profesional y afectiva.

Pablo Mazo
www.saltodepagina.com

Bestiario y fuga, de Gabriel Sofer
Ilustrado por Lina Vila
El Olivo Azul

En este bestiario contemporáneo, cuya acción transcurre en Brooklyn, Gabriel Sofer crea una fábula moral para tiempos desfabulados y la artista Lina Vila ilustra la vida animal de la gran ciudad que nunca vemos. En Bestiario y fuga el hombre es un animal invisible y los animales que habitan la ciudad transforman lo cotidiano en continuo extrañamiento y asombro.

Iria Rebolo
www.elolivoazul.es

Chéjov comentado, de VV. AA. (ed. Sergi Bellver)
Nevsky Prospects

La publicación de Chéjov comentado coincidió con el primer aniversario de la editorial, pero nos demostró que todo podía reinventarse, ‘reevaluarse’; y aún más, que el trabajo que enriquece un proyecto depende de las ideas y la colaboración de distintas miradas y personas. No estamos solos, y ha sido emocionante comprobarlo.

Marian y James Womack
www.nevsky.es

Correspondencias, de Hugo Abbati
E.D.A. Libros

¿Un autor desconocido? ¿Una novela epistolar? ¿Sólo dos personajes? Algunos se lo preguntarán, pensando que estamos locos publicando esta novela de Abbati. Pero si añadimos que, entre otras cosas, es una de las obras emocionalmente más esenciales que hemos leído en mucho tiempo, no sé, tal vez la cosa cambie.

Francisco Javier Torres
www.edalibros.com

Cuentos completos, de Rodolfo Walsh
Veintisiete Letras

Como editor no se puede soñar con otro libro: un hito absoluto entre los maestros del género y referente intelectual. Walsh fue excepcional en todo lo que escribió, sea testimonial o ficción, y es un regalo para una editorial (y para cualquier lector) tener todos sus cuentos reunidos. Una fiesta de la lectura.

Viviana Paletta
www.veintisieteletras.com

Dog Soldiers, de Robert Stone
Libros del Silencio

Con Dog Soldiers —gran clásico de la moderna literatura norteamericana— no sólo hemos podido remediar un olvido inexplicable, también sentir uno de los mayores placeres reservados a un editor: publicar un libro que, mucho antes de materializarse, ya tenía lectores esperándolo. Una expectación que fue el broche a una rentrée muy especial para nosotros.

Inga Pellisa y Gonzalo Canedo
www.librosdelsilencio.com

El mar de iguanas, de Salvador Elizondo
Atalanta

El mar de iguanas reúne diversos textos autobiográficos y de ficción de este lúcido y original autor mexicano, en cuya obra, según Octavio Paz, se “alían la ligereza y la inteligencia, la gracia y la melancolía”. Este es nuestro homenaje a su libro imaginario que por fin, tras el deseo expresado por Elizondo en vida, ha cumplido su destino.

Inka Martí y Jacobo Siruela
www.edicionesatalanta.com

El trepanador de cerebros, de Sara Mesa
Tropo Editores

Con El trepanador de cerebros tuvimos un flechazo, nos pareció una novela muy divertida desde la primera página, y nos sorprendió lo bien construida que estaba, lo redonda que era y lo audaz de su trama. Sara Mesa había escrito un libro perfecto para nuestra editorial, para seguir confirmando nuestra apuesta por nuevos talentos.

Óscar Sipán
www.tropoeditores.com

Escenario de guerra, de Andrea Jeftanovic
Ediciones Baladí

El orgullo, más allá de las ventas, de haber acercado a los lectores españoles una de las voces más personales y con más calidad de la literatura en habla hispana de los últimos 30 años. Pocas veces un editor tiene la oportunidad de poder publicar una novela como Escenario de guerra.

David Vicente
edicionesbaladi.blogspot.com

Homicidio, de David Simon
Principal de los Libros

Homicidio fue el origen de todo. Descubrir que David Simon (¡el creador de The Wire!) había escrito un libro tan increíble y que estaba inédito en castellano nos dio el empujón final para fundar Principal de los Libros. Un libro duro, honesto y con mucho humor negro. Como nosotros.

Gema Moraleda
www.principaldeloslibros.com

La hija de Robert Poste, de Stella Gibbons
Impedimenta

Con este libro nos abrimos paso en el fértil terreno de los clásicos modernos, una decisión que nos está dando grandes alegrías. La hija de Robert Poste ha sido la auténtica sorpresa de este año. Agotamos las primeras ediciones en poco tiempo y estamos muy contentos, porque se trata de algo realmente inusual. El título, no obstante, lo vale.

Enrique Redel
www.impedimenta.es

Las peculiares memorias de Thomas Penman, de Bruce Robinson
Cabaret Voltaire

Siempre hemos admirado las películas y guiones de Bruce Robinson. No podíamos dejar escapar esta novela autobiográfica, un retrato de infancia en la dura Inglaterra de los 50. Un libro extraño, inquietante, por momentos grotesco, lírico y misteriosamente cómico. Imprescindible para entender por qué toda una generación inglesa celebró la llegada de los felices 60.

Miguel Lázaro
www.cabaretvoltaire.es

Las teorías salvajes, de Pola Oloixarac
Alpha Decay

Publicar Las teorias salvajes de Pola Oloixarac ha resultado ser una aventura fascinante. Asistir al nacimiento y coronación de un autor joven con una primera novela y haber sido partícipe, aunque sea tangencialmente, de su éxito es una de las mayores satisfacciones para un editor.

Ana S. Pareja
www.alphadecay.org

Leviatán o la ballena, de Philip Hoare
Ático de los Libros

Leviatán, del genial Hoare, era la gran apuesta para nuestro primer año. Nos atrajo porque ganó el premio Samuel Johnson y, en cuanto lo leímos, decidimos publicarlo en España. La pasión por la literatura que recorre sus páginas es la misma que ponemos en nuestros libros y, por fortuna, lectores y libreros han compartido nuestro entusiasmo.

Claudia Casanova y Joan Eloi Roca
www.aticodeloslibros.com

Nuevo alfabeto ruso, de Katia Metelizza
Ilustrado por Jean-François Martin
Demipage

Katya Metelizza, la periodista más pizpireta y chic de Moscú, nos trae con su ironía y finísimo humor este Nuevo alfabeto ruso, que ya está dando de qué hablar. Es este alfabeto una de esas ediciones que me enorgullece, debido a las dificultades técnicas que a veces las acompañan. Un lujo para Demipage.

David Villanueva
www.demipage.com

Perro come perro, de Edward Bunker
Sajalín Editores

Perro come perro es la tercera novela que hemos publicado de un autor, Edward Bunker, a quien estaremos eternamente agradecidos. El inesperado éxito de No hay bestia tan feroz, título de Bunker con el que inauguramos nuestra colección “al margen”, nos ha permitido dar a conocer nuestro arriesgado proyecto editorial.

Dani Osca y Julio Casanovas
www.sajalineditores.com

Perú, de Gordon Lish
Periférica

Gordon Lish no es sólo un editor mítico (el de Carver, DeLillo, Tyler…), sino también uno de los mejores narradores norteamericanos de las últimas décadas. En enero publicaremos otra novela suya, Epígrafe, y a ésta seguirán más. Es un autor clave para Periférica.

Julián Rodríguez
www.editorialperiferica.com

Rebelión en la granja, de George Orwell
Ilustrado por Ralph Steadman
Libros del Zorro Rojo

Con motivo del 60 aniversario de la muerte de George Orwell, se publica este clásico de la literatura, ilustrado con un notable trabajo de Ralph Steadman, maestro de la sátira política y social, que amplía y trasciende los sentidos de esta fábula y se erige como una de las interpretaciones más personales jamás realizadas.

Fernando Diego García
www.librosdelzorrorojo.com

Sukkwan Island, de David Vann
Alfabia

Decididamente, el libro estrella de nuestra rentrée, por su gran calidad, las elogiosas críticas que está recibiendo y las pasiones que ha desatado entre los lectores. Me alegro de haber insistido tanto en que había que apostar fuerte por él, algo que a priori siempre es arriesgado para una editorial pequeña, con un margen de maniobra muy limitado.

David Martín Copé
www.edicionesalfabia.com

Un general confederado de Big Sur, de Richard Brautigan
Blackie Books

Brautigan habría cumplido los 75 el pasado enero si no se hubiera pegado un tiro en 1984. Blackie Books celebra al menos lo primero con la publicación de la primera novela de este dios de la contracultura americana y del anticanon literario, y segundo volumen de la Biblioteca Brautigan que publicará la casa.

Alice Incontrada y Jan Martí
www.blackiebooks.org

* Revista de Letras agradece de manera especial a Inga Pellisa y a Gonzalo Canedo, de Libros del Silencio, su ayuda con la logística del concurso.

Para leer el artículo sobre la nueva edición independiente, conocer las bases y participar en el Concurso RdL – Audaces 2011


Haz click aquí

Etiquetas: Alfabia, Alice Incontrada, Alpha Decay, Ana S. Pareja, Andrea Jeftanovic, Ático de los Libros, Óscar Sipán, Bajo el influjo del cometa, Bestiario y fuga, Blackie Books, Bruce Robinson, Cabaret Voltaire, Chéjov comentado, Claudia Casanova, Correspondencias, Cuentos completos de Rodolfo Walsh, Dani Osca, David Martín Copé, David Simon, David Vann, David Vicente, David Villanueva, Demipage, Dog Soldiers, E.D.A. Libros, Ediciones Baladí, Editorial Periférica, Edward Bunker, El Olivo Azul, El trepanador de cerebros, Enrique Redel, Escenario de guerra, Francisco Javier Torres, Gabriel Sofer, Gema Moraleda, George Orwell, Gonzalo Canedo, Gordon Lish, Homicidio, Hugo Abbati, Impedimenta, Inga Pellisa, Iria Rebolo, Jan Martí, Jean-François Martin, Joan Eloi Roca, Jon Bilbao, Julián Rodríguez, Julio Casanovas, Katia Metelizza, La hija de Robert Poste, Las peculiares memorias de Thomas Penman, Las teorías salvajes, Leviatán o la ballena, Libros del Silencio, Libros del Zorro Rojo, Lina Vila, Marian y James Womack, Miguel Lázaro, Nevsky Prospects, Nuevo alfabeto ruso, Pablo Mazo, Perú, Perro come perro, Philip Hoare, Pola Oloixarac, Principal de los Libros, Ralph Steadman, Rebelión en la granja, Richard Brautigan, Sajalín Editores, Salto de Página, Sara Mesa, Sergi Bellver, Stella Gibbons, Sukkwan Island, Tropo Editores, Un general confederado de Big Sur, Veintisiete Letras, Viviana Paletta

Sobre el autor

Sergi Bellver

Sergi Bellver (Barcelona, 1971) es escritor, editor y crítico literario. Responsable de la edición y el prólogo de «Chéjov comentado» (Nevsky Prospects, 2010) y autor en «La banda de los corazones sucios. Antología del cuento villano» (El Cuervo/Baladí, 2010; ed. de Salvador Luis). Profesor de Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonès y Escuela de Escritores de Madrid, donde ha colaborado con la Cadena SER. Publica artículos y reseñas en las revistas Tiempo, BCN Week y Standdart, en el suplemento Cultura/s de La Vanguardia, y en los medios digitales Culturamas, Revista Kafka y La tormenta en un vaso.

¡Comparte este artículo!

25 Comentarios

  1. Juan Luis Pereyra 20 diciembre 2010 at 18:20

    Es dificil decidirse por un libro ….

  2. blanca 20 diciembre 2010 at 20:59

    Mi abuela murió cuando mis padres la encerraron en la residencia. Yo solía ir a visitarla y ella me daba caramelos del caserío que se me pegaban en los dientes y mi boca sabía dulce durante días. A veces también me daba dinero para el cine. Era demasiado pequeña para ir al cine pero no para saber que el dinero era bueno. Lo guardaba en la hucha y nunca me lo gastaba. Me gustaba agitarla junto al oído. Cuando rompí la hucha, ya el dinero no valía.
    El día de la muerte de mi abuela, mi padre estaba de viaje. Y mi madre no quiso hacerse cargo de nada. La incineraron los de la residencia. Desde entonces, la muerte tiene un sabor dulce, como de caramelo revenido.

  3. Melina 21 diciembre 2010 at 1:51

    Es una pena que no podamos participar personas de otras nacionalidades. En mi caso, soy de Argentina. De todos modos, permítanme felicitarlos por el emprendimiento. Saludos cordiales, desde el otro lado del Atlántico.

  4. Lector 21 diciembre 2010 at 3:52

    Melina:

    “Podrá participar cualquier persona de cualquier edad y nacionalidad, a condición de que resida en España o que, en caso de resultar ganadora del concurso, facilite una dirección de entrega en territorio español.”

    A lo mejor tienes un familiar o un amigo en España.

  5. Alhaken II 21 diciembre 2010 at 9:02

    El cáncer que causa nuestro reencuentro, lo tiene sentenciado.
    Fue el ídolo de mi niñez y, ahora, tendido en la mesa y bajo el intenso foco, está entregado.
    Un paño verde cubre apenas su desnudez. Brazos en cruz, gesto serio y expectante mientras canalizan su vena.
    -¿Recuerdas cuando te metiste a la alberca sin saber nadar? Te salvé la vida entonces y ahora tu me la salvas a mí …¡qué cosas!
    Es la súplica angustiosa de un líder.
    -Tranquilízate, todo va a salir bien
    …Pero no me oye, el sopor de la anestesia lo transporta a la oscuridad. Lleva consigo una sonrisa de esperanza

  6. Krispec 21 diciembre 2010 at 9:34

    Al despertar, todo parecía real. En su sitio: la ropa tirada, libros desperdigados. La noche y sus pesadillas ya eran una niebla de la memoria que se hacía más espesa al parpadear. Ese día podría ser algo nuevo, pensó. Coger fuerzas, tragarse el orgullo herido, saber que ya nada va a ser igual. Mucho trabajo para algo tan débil y pequeño como un ser humano. También, pensó en dejar de serlo y rasgarse esa piel vieja. Pero el día se precipitaba a su comienzo, no había tirado la toalla , no. Puso a calentar agua y miró por la ventana.

  7. Frutos Soriano 21 diciembre 2010 at 9:45

    El especialista diagnosticó: “Esclerosis múltiple”. ¡Esclerosis múltiple! Qué frío. Qué miedo. Qué tristeza. Se derrumbó. Pero luego pensó: “Quiero una segunda opinión”. Unos amigos le recomendaron un médico extravagante, un francés que había convivido con tribus amazónicas…o algo así. Allain …no sé qué. Ahora estaba de gira por España. Ella pidió cita. La atendió un hombre parlanchín y algo brusco. La tumbó en una camilla y la quemó levemente con barritas de incienso. Luego le dijo: “No hay nada”. Ella pagó y se marchó. A los pocos días el especialista confirmó, incrédulo, las palabras del Alain…como se llame.

  8. Ainhoa 21 diciembre 2010 at 11:29

    yo quiero participar! quiero esos libros! y los quiero ya!

  9. ARV 21 diciembre 2010 at 18:25

    Hace diez meses sufrimos una de las peores pérdidas que un ser humano puede padecer: la muerte de una madre. Fueron semanas muy difíciles y dolorosas, dos operaciones complicadas, camas, goteros, mascarillas, y, al final, el peor de los desenlaces. Para mi hermano fue su peor pesadilla, estaba muy unido a mi madre. Él ya es una persona adulta, pero con una minusvalía psíquica y mi madre era su vida, todo giraba a su alrededor, era su protectora, su remanso, su seguridad. Fue muy duro decirle adiós y más duro verle a él como sufría. Su soledad. Su vacío. Vendimos el piso en el que vivían y se fue a un apartamento, pequeño, adecuado a sus necesidades, y cerca de su trabajo. Le costó acostumbrarse a su independencia, pero quiso empezar a vivir de cero. Hoy me siento orgullosa de su superación personal y de como afronta su vida, aunque en ocasiones la pena le invada.

  10. emilia 21 diciembre 2010 at 18:40

    “Yo…te veo bien ¿Qué hiciste?”

    ¿Qué hice?
    Quererla
    Enfermar, mientras el tumor de los celos, de la soledad acompañada, de la ansiedad, del si me dejas muero, extendía sus raíces purulentas por mis intestinos.
    Luego pensar, creer, equivocarme, que la soledad real sería mejor.

    Quererla, quererla…

    Correr, hacerme adicta a las arañas rojas que primero crecieron en mis pies, luego en mis muslos, luego en mis muñecas.
    Correrme.
    “No me dejes”
    Gritar, caer de rodillas exhausta.
    “no te vayas”
    Sacarme del agujero del pelo.
    “Te quiero”
    Girar sobre mis pies de cristal, bailar hasta marearme y caer, graparme una sonrisa en la cara, regar un brote de corazón. Drogarme, follar, beber, drogarme, follar, fumar, follar, vomitar, follar, dejar migas de pan de camino a casa.
    Latir, follar, pum, follar, pa. Desear. Ahogarme, sollozar, gemir, respirar. Sangrar.
    “No volverás a verme”
    Ver morir a alguien.
    “Siempre te querré”
    Morir por dentro.
    Morir del todo.

    Quererla, quererla hasta la extenuación.

    Refugiar un cuerpo vacío en un bosque, una carcasa.
    Nacer, resucitar, mucho más allá de tres días en esa misma carcasa.
    Llorar bajo la lluvia.
    Pensar…
    Quererla….
    Asumir………
    Respirar

  11. José A. Muñoz
    Josep A. Muñoz 21 diciembre 2010 at 22:57

    Os recordamos que los relatos deben publicarse en el siguiente enlace:

    http://www.revistadeletras.net/concurso-rdl-audaces-2011-la-edicion-independiente-celebra-el-nuevo-ano-con-nuestros-lectores/

    ¡Muchas gracias por participar!

  12. Roma 22 diciembre 2010 at 19:30

    La crisis de los treinta tuvo la culpa.
    Después de diez años con el mismo empleo, ir a trabajar se había convertido en una rutina asfixiante. ¿Era eso lo que quería para el resto de mi vida? Decidí que no. Dejé el trabajo y comencé a estudiar. Volví a sentirme feliz. Cuando acabé la carrera, me propusieron que me matriculara en un doctorado. Una amiga me aconsejó que no me doctorara si quería tener hijos. Una cosa o la otra. Hoy por hoy soy la doctoranda de más edad de mi departamento y la única que está embarazada. Nunca me ha gustado que me dijeran lo que podía o no podía hacer.

  13. VITA 23 diciembre 2010 at 12:43

    Dudamos cuando una amistad se rompe. La dejadez multiplica los silencios y su duración, convirtiendo aquella unión, en otros tiempos tan importante y vital, en algo más lejano. Sin embargo, seguimos guardándola en nuestro corazón, como uno de nuestros mayores tesoros, sin querer admitir que cada vez son más los días que continuamos siéndole fiel a la nada. Pocas veces, resultado de la tenacidad de uno de los implicados, esos recuerdos logran convertirse en hechos, y se recupera el hilo de ambas vidas con la naturalidad de dos personas que acaban de conocerse o que jamás llegaron a distanciarse.

  14. Rosalía 24 diciembre 2010 at 9:10

    Hola, me gustó el concurso y he puesto una entrada en mi blog enlazándolo. Yo ya participé …

    http://loqueleoloqueleo.blogspot.com/2010/12/noticias-concurso-rdl-audaces-2011.html

    Felices fiestas a todos!

  15. José A. Muñoz
    Josep A. Muñoz 24 diciembre 2010 at 17:11

    ¡Gracias por ayudarnos en la difusión, Rosalía!

    ¡Felices fiestas!

  16. Pere 29 diciembre 2010 at 0:34

    “Comunicació d’activitats i/o instal·lacions no alimentàries”, ¿por qué estaré leyendo este galimatías? No me entero de nada, ¡si yo solo quiero vender libros con mi chica! Bastante duras han sido las palabras de desaliento de la familia, las miradas de conmiseración de los amigos, las lágrimas de la yaya… y ahora resulta que ni siquiera soy capaz de comprender un formulario en el que además ya me he topado tres veces con las dos palabras más feas del castellano, “ordenanza” y “municipal”.

    Pero leer libros es lo único que sé hacer bien. Tengo que saber venderlos. Esta librería debe existir.

  17. Pere 29 diciembre 2010 at 0:38

    Ah puñeta, me equivoqué de sitio… perdón. :$

  18. Preguntona 30 diciembre 2010 at 17:47

    Una pregunta, ¿qué pasará con los que no se ajusten a las cien palabras? He visto que son muchos, quizá la mayoría.

    gracias

  19. puente 30 diciembre 2010 at 20:45

    Hace veinte años conocí a una chica. Nos enamoramos, aunque era un amor imposible, y como todo amor imposible trajo más lágrimas que caricias. Se casó y dejamos de saber el uno del otro, y este otoño la busqué y la volví a encontrar. Necio sería negarlo, ahora es más imposible todavía, vivimos en poblaciones distintas y los dos a gusto con nuestras familias. Esta mañana en un sms me regaló un tq (hay que ir con los tiempos, la primera vez no había móviles). ¿A la tercera irá la vencida?

  20. JOAN 31 diciembre 2010 at 2:46

    En enero hará tres años ya. Al llegar a casa no pude decirle nada a mi mujer. Esperé a que se durmiera para ponerme a temblar. Pero claro, como le dices a la mujer que te escogió que ya no tienes trabajo. Empecé a beber y a los pocos meses ella me dejó. Todo se volvió cada vez más extraño. La primera vez que dormí en la calle pasé mucho miedo. A partir de ahí me olvidé de mi. Hoy he entrado a un ciber, y creo que voy a intentarlo. En enero hará tres años ya.

  21. José A. Muñoz
    Josep A. Muñoz 31 diciembre 2010 at 10:38

    Es cierto lo que comentas, Preguntona. Nos remitimos a las propias bases del concurso, en las que se especifica claramente:

    El fallo del jurado será inapelable y la participación en este concurso implica la plena aceptación de sus bases.

    En principio, la selección se hará entre los que cumplen con los requisitos. En caso de que, entre ellos, no se puedan seleccionar 3 ganadores, no es nuestro propósito dejar premios desiertos, así que pasaríamos a los que se aproximen más al límite de las cien palabras.

    ¡Saludos!

  22. Cristian Balda 31 diciembre 2010 at 12:43

    Despues de toparme con una situacion en la que ya no podia enjuiciar y si lo que estaba haciendo estaba bien o mal, la policia me condujo con seguridad de mi error y su fincion, fui a parar a un pequenio centro de detencion. En la pequenia celda no contaba cosas, me admiraba como un idiota de la funesta situacion de no poder tomar nada entre mis manos: el techo se convertia en piso, el piso en pared, la pared en cama, y la cama en una sillon que se extendia por la habitacion de punta a punta. Me gusto.

  23. Dominique Vernay Juillet 31 diciembre 2010 at 16:07

    MUDANZA EN TIEMPOS DE CRISIS
    Escribo sus nombres en unos papelitos que doblo con cuidado antes de ponerlos en una cajita. Mientras me tapo los ojos con una cinta, la manca dice que le toca por ser la más vieja, la tuerta por ser la más lista; la coja y la calva lloran. Manteniendo los ojos muy apretados, saco un papelito. Antes de leer en voz alta el nombre de la escogida, recuerdo a mis muñecas que las quiero a todas, pero que mamá lo ha dejado bien claro:
    –En la nueva casa solo habrá sitio para una.

  24. Eva Martín Villalba 2 enero 2011 at 9:59

    A León
    ANTE todo, el cariño
    BAJO mi cama, zapatos
    Ya no CABEn más libros
    CONtigo, no pan y cebolla
    CONTRA las tres c: casarme, cocinar y conducir
    DE la manipulación, huyo
    DESDE la distancia, las cosas se ven
    EN mi casa, la reina
    ENTRE mis amigos, en familia
    HACIA la felicidad
    HASTA las narices de “giliprogres”
    PARA evitar juzgar
    POR una vida sin hipotecas
    SEGÚN se mire, no todos son malos
    SIN amor, te amargas
    SO pena de fracasar, lo intento
    SOBRE todo, un “te quiero”
    TRAS mis miedos, me escondo
    Porque es más importante ser que parecer.

  25. Verónica 2 enero 2011 at 20:19

    En septiembre hice un viaje a Florencia. Bastaron unos pocos días para que la infelicidad de mi vida, no por asumida menos dolorosa, se volviera ahora insoportable. Descubrí que existía un lugar en el que, por las razones menos razonables, podía encontrarme a gusto conmigo misma. Comenzó entonces la “Operación Vivir en Florencia”. Automáticamente decenas de miedos, y de argumentos perfectamente argumentados,me agarraron por el cuello, impidiéndome el menor movimiento. Abandoné la idea,pero ella no me abandonó a mí, hasta que descubrí que la tentación de rendirse esconde el miedo a ser feliz.
    Nos vemos en Florencia…