Revista de Letras

Derrida en Estados Unidos I: Una aproximación

21 julio 2009 Reportajes

La filósofa argentina Nelly Schnaith dice que toda apertura nos compromete. Encontrar la forma de comenzar o articular un discurso es complicado y me voy a arriesgar citando a un autor aparentemente alejado de la figura de Derrida que es quien realmente me convoca para el presente trabajo. A Jonathan Franzen, ganador del National Book Award en 2001 por The Corrections se le debe, entre otras cosas, el haber redescubierto a mi generación a Sloan Wilson. Tal es así que no hace muchas semanas Libros del Asteroide a reeditado El hombre del traje gris, obra autobiográfica en la que Wilson narra las dificultades de un excombatiente de la segunda Guerra Mundial al volver al bienestar de los Estados Unidos en la década de los cincuenta.

El hombre del traje grisLa obra fue llevada al cine en 1956 por Nunnally Joh

nson y protagonizada por Jennifer Jones y Gregory Peck. ¿Por qué saco a colación la siguiente obra? Porque Franzen en el prólogo a la misma dice que:

es un libro sobre los años cincuenta. Podemos leer la primera mitad de la novela para divertirnos, y la segunda, para vislumbrar la década que se avecina, la de los sesenta. Fueron los años cincuenta, al fin y al cabo, los que les dieron a los sesenta su idealismo. Y su rabia.

¿Qué puede tener esto que ver con Derrida? La problemática periodización de los sesenta nos sirvió como marco en el que intentar establecer los límites teóricos de una época en que se puso en cuestión, por primera vez de manera sistemática, la definición y las fronteras de “Occidente”. Situamos aproximadamente los sesenta en Estados Unidos entre la lucha de los derechos civiles hasta la retirada de las tropas estadounidenses de Vietnam. Estudiamos así una escena pública en la que se daban unas intersecciones culturales, discursivas, generacionales y transnacionales en el ámbito estético, político y filosófico. Por lo que, retomando el inicio de la introducción, uno de los aspectos estudiados fue el cuestionamiento generacional de los sesenta por los crímenes, de hecho u omisión, cometidos en los cuarenta y cincuenta. En este sentido, la figura de Jacques Derrida aparece en la Francia de la descolonización y se manifiesta en un sentimiento de culpa por los pecados de Argelia. Al igual que Bourdieu y muchos otros, Derrida denuncia el eurocentrismo occidental del que nace su radical antihumanismo al señalar su logocentrismo.

DerridaAsimismo, vimos como la figura del intelectual parecía definirse por una especie de estado volátil, sin profesión pero ocupando un espacio público, con unas determinadas funciones intelectuales pero no del todo definitorias, entre las que se encontraban el reformismo, la revolución o la guía. En cualquier caso hablamos de una figura tan irritante como necesaria en el mismo sentido que el tábano de Atenas lo fue para la Grecia de Platón. Cómo o dónde situar la figura de Derrida en tanto que intelectual en los Estados Unidos en los sesenta es el objetivo de la siguiente aproximación…

Diego Giménez
www.entrefragmentos.wordpress.com

Etiquetas: El hombre del traje gris, Gregory Peck, Jacques Derrida, Jennifer Jones, Jonathan Franzen, Libros del Asteroide, Nelly Schnaith, Sloan Wilson, The Corrections

Sobre el autor

Diego Giménez

Diego Giménez, doctor en filosofía y pensamiento (UB) con una tesis sobre "El libro del desasosiego" de Fernando Pessoa, ha realizado diferentes actividades relacionadas con la literatura y el periodismo. Ha trabajado como redactor de LaVanguardia.com y en 2008 cofundó Revista de Letras. Actualmente está terminando un proyecto de investigación que prevé la publicación del libro "História do 'Livro do Desassossego'" en la editorial Angelus Novus con una beca financiada por la Fundación Calouste Gulbenkian.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario