Revista de Letras

Descubre “Dog Soldiers”, el clásico de Robert Stone, al fin publicado en España

Os ofrecemos en primicia, por cortesía de Libros del Silencio, un fragmento de la novela de Robert Stone Dog Soldiers, a la venta a partir del 18 de octubre, traducido por Mariano Antolín e Inga Pellisa y con prólogo de Rodrigo Fresán.

Con un estilo que algunos han calificado de «realismo alucinatorio», Dog Soldiers —National Book Award del 1975— nos lleva a Saigón en los últimos días de la guerra de Vietnam. Allí, Converse, un periodista de tercera en busca de experiencias, se embarca en el tráfico de tres kilos de heroína con ayuda de un ex marine, Hicks, que se encargará de transportarla. Sin embargo, de vuelta en EEUU, descubre que su mujer y Hicks han desaparecido con la droga huyendo de un corrupto policía federal que pretende utilizar a Converse para dar con ellos.

Se inicia entonces una persecución frenética por media California que es uno de los retratos más escalofriantes del inhóspito panorama moral de un país que había dejado ya muy atrás la paz y el amor: gurús venidos a menos, hippies entregados a la violencia, especímenes hollywoodienses, yonquis desahuciados, pseudointelectuales en caída libre, y una clase política y periodística absolutamente corrompidas. Todo ello con un ritmo brutal y una mirada despiadada que sitúan Dog Soldiers en un puesto de honor dentro de esa tradición que va de Conrad a Hemingway, de Peckinpah a Cormac McCarthy. Sin lugar a dudas, un imprescindible clásico moderno.

«Dog Soldiers es la primera gran novela sobre el mundo de la droga.» James Ellroy

«Stone escribe como un pájaro, como un ángel, como el maestro de ceremonias de un circo, como un timador, como alguien tan colocado que sus zapatos arañan las estrellas.» Wallace Stegner

«Un diagnóstico implacable de la vietnamización de la tierra madre. Una obra maestra americana.» Jonathan Lethem

Lee fragmentos de Dog Soldiers clicando aquí

Robert Stone (Foto: Phyllis Rose)

Robert Stone (Nueva York, 1937) es una de las voces más importantes de la narrativa post-Vietnam. Pasó su infancia entre orfanatos y una madre esquizofrénica y antigua maestra que despertó en él el interés por la lectura. Después de un breve tiempo en la marina, consiguió una beca para participar en el taller de escritura de Wallace Stegner en la Universidad de Stanford. Allí encontró el apoyo incondicional de Stegner y conoció a su eterno amigo Ken Kesey (autor de Alguien voló sobre el nido del cuco). Con él y sus famosos Merry Pranksters, entró en contacto con la escena beatnik, con Ginsberg, Cassady y Kerouac, con los alucinógenos y el free jazz.

Su experiencia de esos años, junto con sus viajes a Vietnam o Latinoamérica, fue fundamental en su obra, caracterizada por una actitud extremadamente crítica con su país y un realismo exaltado. Sus novelas y sus colecciones de cuentos le han valido varias nominaciones para el National Book Award, que consiguió con Dog Soldiers en 1975 (frente a finalistas como Heller, Nabokov, Roth o Barthelme), así como el PEN/Faulkner y un puesto finalista en el Pulitzer, entre muchos otros.

Etiquetas: Dog Soldiers, Libros del Silencio, Robert Stone, Rodrigo Fresán

Sobre el autor

Revista de Letras

Revista digital de crítica cultural. Publicación bajo licencia Creative Commons. Edita: Albert Lladó y David Lladó. Coordinación: Olga Jornet. Patrocinador: Fundación Aquae. Colabora: CCCB

¡Comparte este artículo!

2 Comentarios

  1. Ramón Quanta 20 diciembre 2010 at 6:27

    Una de las mejores adaptaciones de un libro a una obra cinematográfica con un guión extraordinario fue “Who´ll stop the Rain! (por la canción de Creedence Clearwater) de la novela “Dog Soldiers” de Robert Stone. Dirigida por el ingés Karel Reisz con guion del propio Robert Stone, muy contento con la adaptación, y Judith Bascoe. Protagonizada por unos extraordinarios Michael Murphy, Nick Nolte y Tuesday Weld además de unos divertidísimos Richard Masur y Ray Sharkey haciendo de matones…En España se llama “Nieve que quema”.

  2. Ramón Quanta 20 diciembre 2010 at 7:19

    Perdón, Michael Moriarty no Mochael Murphy.

Envía tu comentario