Revista de Letras

DIBUJOLLAGES en 7 actos y ½

27 enero 2011 Crónicas

1

Ya nadie se acuerda del GM inglés de ajedrez Tony Miles. Murió en 2001 de un coma diabético. Todo lo que rodeaba a su estilo y carisma se relacionaba con lo insólito y lo hiper. Véase la artida Karpov-Miles en 1980 jugada en Skara: si Karpov abre con e4, Miles juega el movimiento a6 (¡?). Y luego a d4, b5. Y a Cf3, Ab7. Así hasta ganarle. Y claro, a d4 Miles jugó en incontables ocasiones Cc6, movimiento estudiado por la escuela hipermoderna, por Nimzovitch y Bogoljubow, y que se transformaba tras el avance del peón a d5 en Ce5 y, por tanto en la Defensa Bozo-India. Una bella excepción. Daniel Madrid cuando juega, lo hace a lo Miles. Las visiones en el tablero son frecuentes, excepcionales. Nadie que no sabe más de lo habitualmente es prudente saber se arriesga a Cc6.  Y a los DIBUJOLLAGES de Madrid.

2

Los DIBUJOLLAGES son un estilo personal, faustróllico y propio. Algo insólito. Lo que corresponde jugar a d4 el caballo a c6. O a d4 y contra el campeón mundial Karpov, el peón a a6. Aunque quizás sea todo lo contrario sin serlo. O más bien sea la plasmación más moderna y actualísima de la ciencia que estudia las excepciones. O el galopar de miles de caballos encima del agua. Desafinando aún más: DIBUJOLLAGES es un término que sólo puede aplicarse a un acto concreto: el dibujo y la técnica del dibujo y del supra e hiperdibujo de Daniel Madrid. DIBUJOLLAGES no es ni aquello ni lo otro que podamos señalar, a no ser que señalemos a Madrid (y donde señalar puede ser apuntar con una pistola, un plátano, o una varita de mago).

3

Ejemplo válido para 1 y 2. Explicación literaria de tres DIBUJOLLAGES de Daniel Madrid: uno, Alfred Jarry introduce la pistola en su boca mientras su cabeza-mechero enciende la cabellera hacia el cielo y el humo crea un lápiz (o una bala), enfrente, el rostro de una persona piensa y ve con unos prismáticos, desde el limbo blanco del dibujo caen más lápices-bala; dos, aquél que sostiene la bola del mundo (pongamos Jesucristo), está clavado en el suelo, su torso está desnudo, barbado, sus extremidades inferiores son las extremidades de un dragón, evidentemente la sombra de su torso y de la bola del mundo reflejada en el suelo es un peón negro de ajedrez; la tercera, un saltamontes camina a través de una espina dorsal y se precipita hacia la parte de atrás de una cabeza rapada, con las áreas delimitadas, en su centro está pintada una inevitable espiral roja: ergo, el hombre piensa en Ubú y el saltamontes está hipnotizado.

4

La imposibilidad de la descripción exacta (¿para qué una descripción exacta?) de dichos DIBUJOLLAGES, que bien puede haber leído el lector en el tercer punto, hace que gritemos a pulmón abierto: ¡vean los dibujos y no sigan leyendo, que no merece la pena! ¿Acaso alguien con claras intenciones pictóricas quiere leer? Respuesta: la mediocridad de las artes actuales viene dada por la ruptura de lo que desde siempre fue sagrado y básico, casi bíblico: la relación del pintor (o si hablamos en términos actuales, también del artista gráfico) con el escritor. Si usted ha leído hasta aquí y no ha abandonado la senda de las letras es porque: uno, es un lector/a de los que hacen época; dos, usted quiere saborear los DIBUJOLLAGES y luego chuparles la cabeza y extraerles todo su jugo nucleico. Para ello tiene que leer todo aquello que se interponga o que posponga el disfrute del arte gráfico, porque usted no ha perdido el enlace escritor-pintor. ¡Bravo!

5

¿Cuánto de Arrabal hay en la obra de Madrid? Mucho. ¿Acaso es posible que el artista contemporáneo (y futuro) piense en términos actuales sin tener en cuenta la obra de Fernando Arrabal? Queda probada esa relación con términos como Baal Babilonia o La fiesta de la confusión, con los dibujos, las traducciones del poema clitoriano de Arrabal, y con demás elementos accesorios, el Pánico, obras teatrales, cocodrilos y ranas patafléxicas, que utiliza el acusado en sus obras y en su quehacer diario, y por lo tanto se acusa al demandado y chileno Daniel Madrid, de una confabulación arrabaliana o arrabalesca. Extensión de Alfred Jarry y de la mano patafísica que lo desgobierna todo. Pura anormalidad. Pánico en la sala.

6

Daniel Madrid practica con perseverancia, y dentro de la espiral, sus altos estudios espirituales para llegar a las conclusiones en forma de DIBUJOLLAGES, pero hablemos del plano personal de Madrid. Para todo ello, venga a nosotros de nuevo el GM Miles y una bella anécdota. A los movimientos 1.e4 e5 2. Cf3 Cf6 3.Cxe5 d6 4.Cf3 Cxe4 5.Cc3 Af5, y donde Miles llevaba blancas y su rival, Christiansen, negras, en San Francisco, 1987, Miles podía haber jugado De2 y con ello obligar a la pérdida de una pieza y por lo tanto de la partida de Christiansen. No lo hizo. Previamente habían pactado tablas los jugadores. Y lo que hizo fue repasar y pulir, abrillantar y dar lustro, a la casilla e2 con su dedo índice. Christiansen temió lo peor, pero Miles le sonrió y se comportó como un caballero, no practicó la jugada. Más tarde celebraron las tablas. Madrid es Miles, por su mente no pasa la jugada De2 si previamente se ha pactado el empate. Es decir: honestidad. A todo artista se le reconoce por su obra, pero también por su honestidad creativa y su humor, que hace su obra más grande. También por su obsesión. Queda decir que el GM Anand tiempo después y viendo el fácil empate de esta partida, practicó los mismos movientos con negras, y fue ganado en seis jugadas por su contrincante, Alonso Zapata, en esta variante de la defensa Petrov. Todo arte conlleva la matemática secreta del ajedrez, de doble filo. Como de doble filo son los DIBUJOLLAGES que aquí se presentan.

7

Lectores, estén atentos a los “hachazos con la intención de filetear cabezas” que Madrid dibuja. Preparación previa: practiquen una incisión en su frente, con los dedos pulgar e índice de cada mano (el que antes abrillantaba la casilla e2) separen la piel de su cráneo, continúen cabellera atrás y dejen bien visible su sesera. Apliquen estaca a la piedra de la locura que todo hombre lleva consigo y abran un hueco lo suficientemente amplio para que este libro quepa. Pueden optar o por introducirlo de una forma total (es decir, radical, de una pieza), o bien recorten con cariño cada una de sus hojas y hagan una bolita. Si están avezados en el arte de la cocotología, papiroflexia o bien origami, pueden introducir las páginas dándoles forma de ave, barquito, pajarita o lagarto. Luego, porqué no, fúmense relajados la pipa de la paz mientras visualizan las formas.

½

Libros del Innombrable, que edita y nos muestra los DIBUJOLLAGES en bella impresión, debería jugar más a la ruleta o a otros juegos de azar, pues una vez más acierta de pleno. Acercar a Daniel Madrid a la imprenta es cerrar el círculo de sus dibujos, que comenzaron en blog y digital y que con todo su esplend…

Iván Humanes Bespín
http://ivanhumanes.blogspot.com

Texto incluído en el prólogo de Fiesta de la Confusión, de Daniel Madrid, publicado por Libros del Innombrable (Zaragoza, 2010).

Blog de Daniel Madrid
© de las ilustraciones: Daniel Madrid

Etiquetas: Daniel Madrid, DIBUJOLLAGES, Fiesta de la Confusión, Libros del Innombrable

Sobre el autor

Iván Humanes

Iván Humanes (Barcelona, 1976). Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona. En el 2005 publicó el libro "La memoria del laberinto" (Biblioteca CyH), en 2006 el ensayo "Malditos. La biblioteca olvidada" (Grafein Ed.) y en 2007 en la obra "101 coños" (Grafein Ed.). Prepara la publicación de su libro de relatos "Los caníbales" con la editorial Libros del Innombrable y la publicación de la novela "La emboscada" con la editorial coruñesa InÉditor.

¡Comparte este artículo!

1 Comentario

  1. CGI 28 enero 2011 at 17:32

    Guauuuuuuu!!!!!!!!!

Envía tu comentario