Revista de Letras

Relatos de viaje de una dama gallega en el siglo IV

26 diciembre 2017 Críticas, Portada

Peregrinación a Tierra Santa | Editorial La Línea del Horizonte

En el Orbe romano, el siglo IV arranca con la libertad de cultos declarada por Constantino en el año 313. Gracias a ella, el cristianismo, tantas veces perseguido, se convierte en la religión oficial de Roma. Sin embargo, pocas décadas después, el emperador Teodosio convierte el cristianismo en la religión oficial y prohíbe la práctica del paganismo. Los hasta entonces perseguidos cristianos comenzarán a ejercer el poder.

Este es el siglo en el que Agustín de Hiponia se convierte y escribe sus afamadas Confesiones, pero también el siglo en el que los fanáticos asesinan a la filósofa y matemática Hipatia de Alejandría, con piedras y tejas hasta dejarla descuartizada.

Fue precisamente la madre de Constantino, llamada Helena, quien generó fascinación por Oriente, con su empeño por recuperar y lustrar los Santos Lugares y su mítica búsqueda de la vera cruz de Jesucristo. Todo ello impulsó un turismo de peregrinaje por los lugares de la Biblia.

A estos viajes, verdaderamente de moda durante ese siglo, se apuntó entre el año 381 y el 384 una dama de nombre Egeria, procedente de la provincia de Gallaecia, en la Hispania romana. Una mujer curiosa y cultivada que escribió sus notas de viaje a modo de cartas o misivas.

Editorial La Línea del Horizonte

El texto ha llegado al siglo XXI gracias a las copia realizada por un monje mil años antes, que el erudito italiano Gian Francesco Gamurrini encontró en 1884, entre legajos y manuscritos en la Biblioteca della Confraternità dei Laici en Arezzo. Por la forma de la escritura y la datación, parece que fue transcrito en el scriptorium de la célebre abadía benedictina de Montecasino.

Desde su descubrimiento, no han sido pocos los estudiantes de clásicas que han podido acceder a este singular cuaderno de bitácora. Pero ahora, además, la editorial La Línea del Horizonte, fundada y dirigida por Pilar Rubio Remiro, nos acerca a este texto con una cuidada edición a cargo de Carlos Pascual, quien se ha encargado de traducirlo e introducirlo. Esta nueva versión es a la vez rigurosa y  accesible a todos los lectores.

La obra resulta ser un viaje al corazón de los lugares sagrados del cristianismo, en pleno momento de consolidación de la fe. A través de la Vía Domitia, la dama recorre Constantinopla y los escenarios bíblicos de Jerusalén, Egipto, Sinaí y Mesopotamia dando sobradas muestras de beatería, pero también de fina escritura.

Sin duda, tendríamos más que celebrar si el texto encontrado fuera de la mismísima Hipatia, pero el texto de Egeria no deja de ser una pieza original e interesante. Por otro lado, el manuscrito, redactado en latín vulgar, ha sido de gran utilidad para estudiar la transición del latín clásico al más tardío. Y puestos a destacar la singularidad del texto, estaríamos ante el relato de viajes más antiguo en nuestro país del que se tiene noticia que además fue escrito por una mujer, probablemente gallega, con toda seguridad curiosa y decida.

Etiquetas: Biblia, Constantino, Egeria, Jesucristo, Oriente, Viaje de Egeria, viajes

Sobre el autor

Berta Ares

Berta Ares es Licenciada en Periodismo (UPSA) y Máster en Estudios comparativos de Literatura, Arte y Pensamiento (UPF). Realizó estudios y una investigación de posgrado en Tel Aviv University (TAU), cuyas conclusiones se publicaron en la prestigiosa 'Qesher' (N. 24) que se edita en Tel Aviv y Nueva York. Trabaja en el campo de la comunicación cultural y la comunicación corporativa, y escribe su tesis doctoral, sobre Joseph Roth, en el Departamento de Humanidades de la UPF. Sus inquietudes literarias se inscriben en el campo de la memoria, el laicismo, la religión, la modernidad y Europa.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario