Revista de Letras

“Ejército enemigo”, de Alberto Olmos

27 octubre 2011 Críticas

Ejército enemigo. Alberto Olmos
Mondadori (Barcelona, 2011)


La literatura de Alberto Olmos ha oscilado hasta ahora entre la querencia por la confusión entre lo literario y lo biográfico a través de personajes que uno imagina muy cercanos al propio autor y que este pareciera usar como mera máscara interpuesta (pienso, por ejemplo, en Trenes hacia Tokio o A bordo del naufragio) y el distanciamiento premeditado de un artesano que busca explorar los límites de su oficio (pienso en Tatami y, sobre todo, El estatus). A primera vista Ejército enemigo formaría parte del primer grupo de novelas.

Siempre he pensado que a la literatura de Alberto Olmos le faltaba algo para terminar de cuajar. En unos casos por estar demasiado cerca del mero divertimento (pienso en Tatami), en otros por falta de profundidad de campo (pienso en Trenes hacia Tokio), en otros por exceso de vocación museística (pienso en El estatus). Quizás El estatus fuese a mi parecer su producto literario más logrado, una obra atemporal y cerrada en sí misma, un artefacto literario que funciona como una maquinaria de relojería casi perfecta. Pareciera entonces que el mejor Alberto Olmos se manifestase precisamente cuando más se aleja de sí mismo.

Alberto Olmos (foto: Mondadori)

Sin duda en Ejército enemigo se suplen muchas de las carencias de las que hablé anteriormente. Estamos en este caso ante una obra con un contexto social e histórico claramente actual y reconocible, aunque desprovisto de referencias explícitas (allá quien quiera encontrar relación entre esta novela y el movimiento 15M), el personaje puede parecerse o no al autor aunque eso es algo que deja de interesarnos (a mí, al menos) con el transcurrir de las páginas, y el tema (esa gran palabra) es lo suficientemente ambicioso como para que el lector sienta que la inmersión en una novela de casi trescientas páginas merezca la pena. Y está bien. Todo esto está bien. Está bien que la trama simule un argumento tan de género como la búsqueda del culpable de un crimen sin esclarecer. Está bien el sexo real y virtual que aparecen en esta novela (memorables me parecen las secuencias del Chatchinko o la écfrasis de un vídeo porno que circula por la web, un vídeo que, todo sea dicho, existe, pero cuya visión no logró excitarme ni la décima parte de lo que lo hizo la narración hecha por el autor). Está bien que la cuenta de correo simbolice de alguna manera el alma del desaparecido y que Santiago, el personaje (detective, a su pesar), se recree ante su lectura con una mezcla de morbo y espíritu mefistofélico. Y está muy bien, por último, el espíritu jacobino que destila Santiago, un personaje nada bien pensante, políticamente incorrecto y con conciencia de clase, una combinación que resulta difícil de encontrar en las letras hispanas actuales.

Hay en Ejército enemigo intercambios epistolares vía e-mail que le aportan un punto dialógico a lo Belén Gopegui, hay anotaciones diarísticas, y hay, por supuesto, literatura. Uno detecta en esta novela las querencias no solo ideológicas del autor sino también las literarias. Uno ve algo de Gopegui por allí, algo de Umbral por allá… Nada que objetar. Las influencias are flowing in the wind para todo aquel que las quiera recoger y el problema es solo escoger bien y que el florilegio quede decoroso. Y ahí es donde la cosa chirría un poco, porque mientras que Gopegui y Umbral consienten el maridaje en las dosis adecuadas, en cuanto Marías (Javier) pretende entrar en el cóctel la cosa se corta y se corre el peligro de caer en la cursilería o en una incomprensible falta de decoro. Junto a frases memorables, hay otras que chirrían en esta novela, imágenes y comparaciones que no casan bien con tanta puta mierda que circula por sus páginas y que se podían haber evitado eligiendo mejor en el arsenal de la retórica. Es complicado alcanzar lo sublime cuando se habla de sexo y de las emociones más básicas sin que la cosa parezca ridícula. Y Alberto Olmos no siempre consigue evitar este peligro. En cuanto al retrato social elaborado a través de los personajes y, pese a la batería de referencias literarias y filosóficas (muchas aparecen en forma de fragmentos en la propia novela), cabe decir que este peca de excesivamente simplista. Básicamente el leitmotiv “la solidaridad ha fracasado” se impone como una condena sobre cualquier intento de hacer cambiar el mundo, y mucho más si quien lo intenta es un niño bien que vive en un barrio pijo. Santiago podría sin duda dar lecciones de nihilismo a Raskolnikov y su lección inaugural y última se resumiría en que todo es una puta mierda porque nada se puede cambiar, y viceversa.

Para ir concluyendo… Ejército enemigo es una obra ambiciosa, atravesada por multitud de riesgos (hablo de riesgos literarios), no todos bien solventados (el estilístico me parece uno de ellos), una obra política no correcta y -por y a pesar de todo ello- necesaria.

Javier Moreno
http://peripatetismos2.blogspot.com

Etiquetas: Alberto Olmos, Ejército enemigo, Mondadori

Sobre el autor

Javier Moreno

Javier Moreno (Murcia, 1972) es autor de las novelas 'Buscando Batería' (Bartleby, 1999), 'Click' (Candaya, 2008, Premio Nuevo Talento FNAC), 'Alma' (Lengua de Trapo, 2011), 2020 (Lengua de Trapo, 2013), y de los libros de poesía 'Cortes publicitarios' (Devenir, 2006, Premio Nacional Miguel Hernández), 'Acabado en diamante' (Premio internacional de poesía La Garúa, 2009), 'Renacimiento' (Icaria, 2009) y 'Cadenas de búsqueda' (El Desvelo, 2012). Es autor asimismo del libro de relatos 'Atractores extraños' (Inéditor, 2009). Ha ejercido y ejerce la crítica literaria en medios como 'Quimera' y 'Microrevista'.

¡Comparte este artículo!

Sin comentarios

Envía tu comentario