Revista de Letras

El amor por la tecnología: “I love F-150”, de Fernando Roye

10 septiembre 2010 Reseñas

I love F-150. Fernando Roye
E-litterae (Barcelona, 2010)

El avance tecnológico parece imparable y no tan impresionante como se supone que debería ser. Desde que empezó el siglo XXI, el imaginario colectivo parece que ha dejado anticipar el futuro porque como ya sabemos, no será tan distinto del presente. Sin embargo, los ingenios que nos rodean modifican nuestra vida en cierta manera.

Leer la primera novela de un escritor joven es sin duda una aventura arriesgada. A veces, incluso, uno puede llegar a pensar que sus libros ni tan solo han pasado por el filtro del editor -y no hablo de autoediciones-. Por fortuna, este no es el caso de I love F-150, opera prima del escritor de Fernando Roye, y digo escritor porque este joven de veintiséis años ha ejecutado una novela equilibrada, precisa y elegante, que toma como eje central uno de los grandes iconos de la ciencia ficción, pero insertado en un contexto de lo más común.

Tanto es así que el protagonista va a trabajar a un estudio de arquitectura en transporte público, baja a comer con sus compañeros, es aficionado a hacer maquetas, y tiene una familia que como todas, tiene sus miserias.

Todo normal pero con una diferencia; uno puede ir y comprar por catálogo (ni siquiera por Internet) un androide con aspecto de ser humano, que para más inri es capaz de cambiar su estado de ánimo según las necesidades del usuario.

¿Qué es lo que te motivaría a comprar una atractiva androide modelo F-150? ¿Qué vínculos podrías llegar a establecer con este artefacto tan semejante a un ser humano, tanto en lo físico como en lo psicológico? ¿Qué necesidades espirituales podrías llegar a satisfacer con semejante artilugio? ¿Cómo saber qué es correcto y qué incorrecto cuando tratas con un simulacro de persona? ¿Qué harías si pudieras programar la actitud o las reacciones de tu pareja? Si uno se encariña con su ordenador portátil, imagínate con lo que pasaría con una máquina tan similar a nosotros mismos.

“Realmente son una maravilla estos aparatos, parece todo tan real…”  (p.22)

Pero no se equivoquen, Fernando Roye no da respuesta a estas preguntas. Más bien surgen, como en las buenas lecturas, durante el transcurso de esta tragicómica historia de amor en primerísima persona. I love F-150 explora, a partir de una prosa ágil, fresca, divertida y sorprendentemente verosímil, el espinoso tema del deseo, la vergüenza y la soledad a través de la experiencia individual del protagonista en su relación con el robot, y da cuenta, entre muchas otras cosas, de que lo ético y lo moral nos persiguen incluso en nuestras relaciones con objetos inanimados.

Roye no es ni nocilla ni post-nocilla ni dospuntocero ni blogger. De hecho, nada de esto está  presente en su novela, pero no por ello deja de ser contemporánea, y lo cierto es que se agradece. En este reino de joven y efímero descaro, donde la novedad se abre camino a base de imagen, es grato encontrarse con creadores austeros que sin creerse su cuento, hacen sus cosas “a poc a poc i amb bona lletra”.

Y aunque como a todo, a esta novela también se le pueda sacar la puntita, I love F-150 despliega con sobriedad, ingenio y contención, una historia con mucho gancho y muy buen ritmo. No revolucionará el panorama literario, pero sin duda nos hará pasar un buen rato. Yo lo recomiendo.

Genís Veirs

Etiquetas: E-litterae, Fernando Roye, I love F-150

Sobre el autor

Genís Veirs

Genís Veirs (Guirainga, Brasil, 1974), es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona, cofundador de un taller literario underground en una casa ocupada del centro de esa misma ciudad, ha escrito es distintos medios de prensa cultural tanto digital como analógica. Actualmente trabaja en una oficina de una ciudad rioplatense, y no ha publicado nada de su propia obra.

¡Comparte este artículo!

Sin comentarios

Envía tu comentario