Revista de Letras

El instante es siempre un renacimiento

Ballestrini y Gimferrer en Córdoba | Foto: Cosmpoética

Córdoba se ha convertido en La città delle passioni en la decimoquinta edición de Cosmopoética, un festival que este año se ha dedicado a la poesía italiana, y que abrió, en el Teatro Góngora, con la presencia de Pere Gimferrer y Nanni Ballestrini.

Balestrini es el único superviviente de la neoavanguardia, el Grupo 63, y los Novissimi. Gimferrer, por su parte, es uno de los miembros más destacados de los Nueve novísimos poetas españoles, aquella generación a la que puso nombre José María Castellet en una antología ya mítica, publicada en 1970, en la que también estaban autores como Ana María Moix o Leopoldo María Panero. Es por ello que ambos autores han conversado, junto a Juan Carlos Reche, director del Instituto Cervantes de Roma, sobre “la vieja pasión por lo nuevo”.

Barral

Gimferrer explicó que la generación española, posterior a la italiana, nació de la voluntad del antólogo, no de un programa ni de un manifiesto impulsado por los poetas. “Lo que nos unía era que todos estábamos haciendo algo diferente a lo que se hacía en la poesía del momento”, explicó el autor de títulos como Arde el mar, Foc sec, Mascarada, o Alma Venus.

Ballestrini, autor de títulos como Come si agisce o Il pubblico del labirinto, dijo en Cosmopoética que el Grupo 63 se creó para narrar un mundo nuevo, que ya no era agrícola, y que pretendía interpretar una sociedad industrial. “Los poetas de mi generación buscaban una ruptura, reformar la lengua que se había creado con el fascismo”.

Un lenguaje común, sostiene Nanni Ballestrini, no solo capaz de definir la sociedad, sino que sirve como punto de partida, la construcción de una comunidad consciente que el pasado ya no le representa.

El instante es siempre un renacimiento para Ballestrini. Una jaula vacía. Así lo deja escrito en Empty cage, uno de los poemas que leyó en Córdoba: “Bisogna andarsene da qui / abitare il mondo intero non frammenti separati del mondo / il mondo reale non è un oggetto è un proceso / qualsiasi cosa causa ogni altra cosa / le cose devono entrare in noi / l’istante è sempre una rinascita”.

Pere Gimferrer insistió en que los Novísimos españoles no pertenecían a un movimiento, aunque comparten la semejanza de la diferencia, en un contexto en que la censura se cruza con la poesía social. Lectores todos de la Generación del 27, y de Blas de Otero, conforman un “asalto a la razón” que, de alguna manera, había pronunciado el filósofo y marxista húngaro Georg Lukács durante los años cincuenta.

Lo verdadero es siempre inexplicable. Así es para el poeta catalán, que, en un entorno como el de Cosmopoética, quiso leer Góngora vive solo en sus palabras: “A menudo la noche nos descubre / en una plataforma de marfil: / somos figuras de aire marfileño / en el viento del verso que se lanza / a las bucanerías del pasado. / Al explicarse, el verso nos explica; / lo verdadero es siempre inexplicable / y el poema se explica al llamear”.

La noche de la inauguración cerró con un concierto de Zahara, que con sus canciones quiso poner nombre al frío, el miedo o la furia.

Zahara en Córdoba | Foto: Cosmopoética

Etiquetas: Córdoba, Cosmopoética, Empty cage, Nanni Ballestrini, Pere Gimferrer

Sobre el autor

Albert Lladó

Albert Lladó (Barcelona, 1980) es editor de Revista de Letras y escribe en La Vanguardia. Su último libro publicado es 'La mirada lúcida' (Anagrama, 2019)

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario