Revista de Letras

Escuela RdL: Sentidos e inteligencia

“Cada vez tenemos más datos y menos criterios; cada vez pertenecemos más a la realidad y menos a la historia”. 
William Ospina.

Hace quince años Tomás Eloy Martínez se preguntaba, ante la Sociedad Interamericana de Prensa, qué le correspondía hacer al periodismo escrito, armado únicamente con la insuficiencia de la palabra, para “seducir a personas que han experimentado con la vista y con el oído todas las complejidades de un hecho real” (1). Desde su fuero de novelista, el escritor argentino sacaba de la manga una respuesta que no por evidente parecía muy obvia: aseguraba que se puede salvar al periodismo escrito por medio de la narración. Allí, decía, donde abundan los datos, donde las noticias borbotean incesantes en el hervidero del tiempo real, al periodismo le corresponde descubrir “al ser humano que está detrás de ese hecho, a la persona de carne y hueso afectada por los vientos de la realidad”. Así planteada la cuestión, el asunto se resolvería si los periodistas asumieran la información, cruda y superabundante ya por esos días de 1997, en el pretexto ideal para contar las historias que mejor pueden ayudarnos a entender las dinámicas que marcan el ritmo de nuestro tiempo.

A pesar de que en la primera década del siglo XXI el panorama se ha oscurecido aún más para la prensa tradicional, esa sigue siendo la apuesta de un importante sector de la prensa de América Latina, reunido permanentemente en torno a la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Hace apenas unos días, Leila Guerriero, columnista de El País, publicó un artículo sobre el futuro del periodismo en el que menciona el último encuentro de Nuevos Cronistas de Indias, celebrado en Ciudad de México el pasado mes de octubre. Guerriero resalta como un hecho notable el entusiasmo que, opuesto al marcado pesimismo de sus colegas españoles, campea entre los periodistas que se dieron cita en la capital mexicana. Una confianza fundada, al parecer, en la efectividad que tienen todavía las crónicas, definidas como “piezas periodísticas que utilizan, para contar historias reales, herramientas estilísticas de la ficción”.

Esto no quiere decir, sin embargo, que los medios de este lado del Atlántico estén a salvo de la crisis, ni que se mantengan al margen de las tendencias informativas de la era digital. Lo que salta a la vista es que algunos periodistas han decidido confiar en esa verdad, tantas veces dicha, de que lo mejor ante las épocas de crisis es asumir la responsabilidad de buscar en nuestras más firmes convicciones las respuestas a las nuevas preguntas que se nos plantean o, en el peor de los casos, encontrar la manera de volver a plantear las preguntas de siempre.

Y es justo en este punto donde quiero detenerme, pues no es un secreto que los actores del “nuevo periodismo iberoamericano” están lejos de ser mayoría y la crónica que tanto defienden no es ni el género más leído ni se presta siempre para fortalecer la opinión pública. Estos escritores conforman, en realidad, una afortunada excepción en medio de un panorama en que los protagonistas son los noticieros pertenecientes a grandes grupos económicos, donde la noticia es espectáculo, el dato suelto se esgrime a toda velocidad y los medios sólo parecen servir para informarnos, con bocas muy atractivas y sonrientes, que el mundo anda muy mal.

Los más optimistas frente a la crisis de marras piensan que la democratización de la información sólo perjudicará a los medios que no logren adaptarse a los nuevos contextos digitales. Sin embargo, ante la incapacidad de internet para hacer de la información un soporte eficaz de la democracia, en este momento el centro de la cuestión ética que afronta el periodismo ha cambiado de lugar. Según Frank Schirrmarcher (2), el asunto más importante ha dejado de ser si el gran periodismo ‒el que indaga a fondo en la realidad y defiende nuestro derecho a estar realmente informados sobre lo que nos afecta‒ podrá salir airoso del mal momento que atraviesa. El problema que ahora empieza a tomar forma es si “podrá sobrevivir una sociedad sin buen periodismo”.

El llamado entusiasta de los nuevos cronistas iberoamericanos es a defender el poder de la narración, de la buena narración periodística, como lente e instrumento con que movernos mejor por los entresijos de nuestra época. Schirrmarcher, por su parte, suscribe la ética y los esfuerzos de quienes han comprendido que no es posible concebir una sociedad menos injusta si se olvida el papel (no paternalista ni censurador) que ha de jugar el periodismo en un mundo en que cada vez vemos y oímos más pero entendemos menos.

Ricardo Carpio

*********************************************************************

(1)  Eloy Martínez, Tomás. “Periodismo y narración: desafíos para el siglo XXI”. Conferencia pronunciada ante la asamblea de la SIP el 26 de octubre de 1997, en Guadalajara, México.

(2)  “Las promesas incumplidas de Internet”, Revista El Malpensante, No. 137, diciembre de 2012.

Este artículo ha sido seleccionado entre los presentados por los alumnos de la segunda edición del Curso de Periodismo Cultural de Revista de Letras, como ejercicio de la Unidad Didáctica 1 (“Introducción al siglo XXI”).

Etiquetas: Crónicas, Frank Schirrmarcher, Leila Guerriero, Periodismo, Sociedad Interamericana de Prensa, TOmás Eloy Martínez, William Ospina

Sobre el autor

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario