Revista de Letras

Escuela RdL: “Viaje al fin de la noche”, de Ferdinand Céline

3 diciembre 2012 Reseñas

Viaje al fin de la noche. Ferdinand Céline
Traducción de Carlos Manzano
Edhasa (Barcelona, 2002)

Esta obra, la más representativa de Ferdinand Céline, se ha catalogado de imprescindible para entender la literatura actual. El pasado antisemita del autor no ha sido suficiente para anular el poder de su obra.

Viaje al fin de la noche se compone de los periplos del protagonista a África o Nueva York, para volver a París, siempre motivados por la ilusión de estar buscándose la vida, cada vez mejor: primero como soldado, luego como médico con pacientes arruinados, hasta dando clases de inglés, el protagonista es un hombre que se adapta sin demasiados problemas a su embarazoso ambiente.

El hecho de que esté narrada en primera persona, y que sea voluntariamente autobiográfica (el protagonista se llama como el autor), resalta su excesiva crudeza y cuando el autor se empeña en tomar distancia el dolor se vuelve más auténtico, universal.

Ferdinand Bardamu quiere que nos quede claro lo dura que puede ser la vida desde un humor estoico, desde ese lugar donde la compasión nos vuelve más resistentes.

El lenguaje brota desde las intensas situaciones que persiguen, sin remedio, a todos los personajes. Con esa forma de expresarse desde lo escatológico, se mueven como pez en el agua, en su entorno escabroso. Pues en esta novela difícilmente pueden tener cabida otro tipo de situaciones más sosegadas, más pacíficas. El autor ya ha decidido sumar todas sus fuerzas en mostrarnos que simplemente existe un mundo repulsivo, así que o te unes a él o el mundo acabará contigo. De ahí que la fuerza de los personajes se mida por su capacidad de armonía: “¿ Qué mañana la Tierra se pone a girar en sentido contrario? Bueno, pues ¡yo me adaptaré, Ferdinand!”.

Veo un espacio para la ilusión, incluso para el hedonismo, por imposible que parezca. Leyendo este libro intuyo una tensión entre la mera supervivencia y la calma de saber que en algún sitio la felicidad existe, aunque sólo sea en las películas de las que nuestro protagonista se atiborra en momentos de bajón. En busca de ese “goce y felicidad ante todo”. En ocasiones necesita entrenar la imaginación para ir soportando su vida, esa mezcla de parodia o de tragedia que sólo se puede asumir a base de amargura y ensoñación.

Considero que en esta obra hay un espacio para la evasión. La dureza que se mantiene a lo largo de la historia lo requiere, es más, el poder de la fantasía se eleva, quizás por su capacidad de salvación. Como ya encontramos en un poema que encabeza la obra a modo de prólogo: “Nuestro viaje es por entero imaginario. A eso debe su fuerza”.

Noelia Ares

Esta reseña ha sido seleccionada entre las presentadas por los alumnos del Grupo I como ejercicio de la Unidad Didáctica 2 (“La crítica y la reseña. Fronteras y sinergias”) del Curso de Periodismo Cultural de Revista de Letras.

Etiquetas: Edhasa, Escuela RdL, Ferdinand Céline, Viaje al fin de la noche

Sobre el autor

Noelia Ares

Noelia Ares (1987, Barcelona). Licenciada en Filología Hispánica especializándose en Literatura. Después decide hacer un curso de Periodismo Cultural (Revista de Letras) y un máster de Comunicación Creativa, relacionado con las nuevas formas de comunicación. Ha colaborado con 'Culturamas' y el 'Cotidiano'.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario