Revista de Letras

Filmoteca Literaria (I): “Mi planta de naranja lima” (1970)

23 abril 2012 Crónicas

O meu pé de laranja lima
(Aurélio Teixeira, 1970)
Basada en la novela homónima de José Mauro de Vasconcelos
Guión de Aurélio Teixeira, Braz Chediak
Música de Edino Kruger
Fotografía de Hélio Silva
Intérpretes: Júlio César Cruz, Aurélio Teixeira, Henrique José Leal,
Leilane Chediak, Júlio Hofacker, Janet Chermont, Iva West, Elisa Fernandes

…siempre me ha parecido un cuento fantástico acerca de la esquizofrenia infantil”. Andrea Ormond

La novela

Basada en experiencias del propio autor, quien se autoproclama protagonista de la historia, Mi planta de naranja lima, publicada en 1968, es una de las obras más importantes y conocidas de la literatura brasileña. Zezé vive en Bangu, uno de los barrios más humildes de Brasil. Es un niño que, a sus cortos cinco años, ha aprendido a leer solo y cuida de su hermano pequeño, Luís, compañero de fantasías y juegos. A pesar de su edad, Zezé comenzará a sufrir los sinsabores de la vida y a descubrir las penurias de la pobreza, acrecentada cuando su familia tenga que mudarse a una casa más pequeña. Desubicado, incomprendido, el sensible Zezé acabará siendo víctima de la frustración que le envuelve, recibiendo palizas como castigo por sus pequeñas travesuras. Pero siempre hay esperanza, aunque sea por un tiempo: en el patio del nuevo hogar encontrará a “Minguinho”, una pequeña planta de naranja lima con la que compartirá confidencias. También conocerá al señor Ariovaldo, un cantante de tangos que vende cuadernillos con las letras de las canciones y a “Portuga”, quien acabará convirtiéndose en su mejor amigo, el padre que siempre deseó tener.

Poco importa si muchas de las anécdotas sobre las que escribe Vasconcelos son o no ciertas, tratándose de una novela. Aunque, por lo sabido, sería difícil creer que no estuviera rememorando con detalle esas experiencias que marcaron tan profundamente su vida. El uso de personajes reales, las vicisitudes por las que pasó su familia y las tristes circunstancias que provocan en Zezé el “uso de la razón” (mudando su estado al de irracionalidad, característico de la edad adulta) y tomar consciencia de la realidad de la vida, determinan que la materia prima con la que dio forma al libro no es otra que él mismo y sus vivencias. Debió ser tan duro de escribir como gozoso. Duro al rememorar a su familia, a los seres queridos que se quedaron en el camino. Al sentir que la necesidad de subsistir, el “vil metal” tan necesario, forma parte de ese cambio que tanto mal produce. Gozoso por regresar al estado inocente en el que cada día comenzaba algo nuevo, lejos de la rutina.

Zezé aprende. De su hermano mayor, el cobarde Totoca, consciente de los problemas de la familia pero que parece haber olvidado por completo lo importante que es ser niño. De Glória, una de sus hermanas, que le mantiene con los pies en la tierra y cuyos mimos y afectos serán necesarios para superar los traumáticos dramas por los que ha de pasar el protagonista cuando confiesa estar “condenado a vivir” aguantando las palizas de su padre y de su otra hermana, la cruel Jandira. También descubrirá lo grande que puede ser el cariño sincero con “Portuga”, primero enemigo y más tarde compañero incondicional. Y, claro, de “Minguinho”, esa planta con la que entablará largas conversaciones. Todos ellos, a su vez, obtendrán una humilde pero definitiva lección de Zezé, capaz de “conversar con la vida”. La misma lección que dejó marcada José Mauro de Vasconcelos para sus lectores en esta novela tierna, emotiva y más necesaria que nunca.

Mi planta de naranja lima forma parte, como se ha dicho, del corpus autobiográfico de José Mauro de Vasconcelos. En ella rememora su infancia en Bangu. El resto de novelas que lo integran son Doidao (1963); Las confesiones de fray Calabaza (1966); y Vamos a calentar el sol (1974).

Mi planta de naranja lima fue publicada en España en 2011 por Libros del Asteroide, con traducción de Carlos Manzano.

José Mauro de Vasconcelos (foto: Libros del Asteroide)

El autor

José Mauro de Vasconcelos (Río de Janeiro, 1920 – São Paulo, 1984) nació de madre indígena y padre portugués. De familia humilde, desde pequeño demostró tener una sensibilidad e inteligencia especiales, lo que le hizo un chico conflictivo en su entorno. Tras estudiar los dos primeros años de Medicina, marchó a Río de Janeiro y desempeñó diversos oficios para sobrevivir. Obtuvo una beca de estudios que le permitió viajar por Europa y conocer otras culturas, aunque no le tentó la idea de quedarse y regresó a su país para trabajar con los Hermanos Villas-Bôas, exploradores que desempeñaron una gran labor en defensa de la conservación de las zonas y tribus indígenas del Brasil. Este trabajo le inspiró sus primeras obras, Banana Brava y Raya de fuego. De entre sus libros destaca, por encima de todos, Mi planta de naranja lima (1968), uno de los más conocidos de la literatura brasileña contemporánea gracias al ser incluido entre las lecturas de educación primaria en varios países de América latina y haber sido adaptado en varias ocasiones para el cine y la televisión.

 

Fotograma de "O meu pé de laranja lima"

La película

Estrenada a los dos años de la aparición del libro, O meu pé de laranja lima fue la primera de las muchas versiones que se han realizado de la obra que nos ocupa. La película adapta fielmente el libro, eliminando en su guión (escrito a medias por el director, Aurélio Teixeira, y Braz Chediak) pequeños pasajes y personajes, como el del murciélago Luciano, o la pesadilla de la parte final, momentos que hubieran requerido de efectos especiales que, por presupuesto y por las propias características del film, eran pérdidas perfectamente asumibles. En el reparto destacan Júlio César Cruz, el niño protagonista, que con este primer papel llegó a convertirse en una estrella infantil del cine y la televisión brasileña, y Aurélio Teixeira, el director de la cinta, quien interpreta al entrañable “Portuga”. La película se estrenó en algunos países latinoamericanos, siendo en Argentina donde obtuvo mayor aceptación.

José A. Muñoz

La vida sin ternura no es gran cosa”. José Mauro de Vasconcelos

Etiquetas: Aurélio Teixeira, Filmoteca Literaria, José Mauro de Vasconcelos, O meu pé de laranja lima

Sobre el autor

José A. Muñoz

José A. Muñoz (Badalona, 1970), periodista cultural. Licenciado en Ciencias de la Información, ha colaborado en varias emisoras de radio locales, realizando programas de cine y magazines culturales y literarios. Ha sido Jefe de Comunicación de Casa del Llibre y de diversas editoriales.

¡Comparte este artículo!

3 Comentarios

  1. Nora hernandez chavez 29 septiembre 2012 at 17:51

    Fue a traves de mi hija de 10 años que le dejaron de tarea en el colegio , empece a leer me encanto emocionada con Zeze , hasta las lagrimas derrame, solo tengo una niña Kelly y me gustaria tener un hijo como Zeze , hermoso.

  2. Nora hernandez chavez 29 septiembre 2012 at 17:57

    Me encanto quede emocionada con Zeze tan dulce , hasta las lagrimas derrame, todo comenzo con una tarea del colegio de mi hija de 10 años a ella tambien le gusto, yo tengo solo una niña y me gustaria tener un hijo como Zeze tan sensible.

  3. Carla Garcia 17 diciembre 2012 at 18:35

    Yo lo lei primera vez hace cuando tenia 13 años y desde alli le he leido mas de 8veces, y pareciera que fuese la primera vez que la estoy leyendo y me pongo a llorar, es una novelka extraordinaria que me ha ayudado mucho en mi vida personal. gracias Jose Meuro ”’

Envía tu comentario