Revista de Letras

Francesco Forgione: “Parece que la mafia no existe hasta que no deja ensangrentadas las calles”

20 octubre 2010 Reportajes

¿Qué argumento podría tener una cuarta entrega de El Padrino? El libro de Francesco Forgione Mafia export (Anagrama), presentado hoy en Barcelona como “acontecimiento internacional” y “summa concentrata” (en palabras de Jorge Herralde), podría servir de base documental para entender en qué momento se encuentran las tres principales mafias italianas, la ‘Ndrangheta, la Cosa Nostra y la Camorra, y sus efectos a nivel internacional.

Sí, es cierto que el proyecto de un cuarto episodio de la saga de Coppola y Puzo estaba en marcha y enfocada en el mundo de la droga. Pero, en pocos años, en tiempos de globalización, las cosas han cambiado. Ahora la acción no se limita a una población del sur de Italia, o a hacer negocios en Cuba vía Estados Unidos, o a buscar la redención contribuyendo e involucrándose con la Santa Madre Iglesia, o a los trapicheos con el narcotráfico… Forgione, que fue Presidente de la Comisión Parlamentaria Antimafia italiana y vive con escolta desde 1995, conoce perfectamente de qué manera se están moviendo los hilos. Y así, con este primer atlas mafioso repleto de datos perfectamente documentados, vuelve a jugársela. Más que eso. Pretende que su libro anime a que las leyes internacionales sean modificadas para que estos grupos de delincuencia organizada no puedan campar a sus anchas.

De su encuentro con la prensa, destacamos algunas de las muchas cosas que explicó:

Francesco Forgione (Foto: Wikipedia)

Del por qué de su libro

Es una lucha contra la hipocresía. La hipocresía que ejerce la clase política del norte de Italia cuando dice que no hay mafia. La misma que encontramos en España, en Francia, en Australia. Y es que parece que la mafia no existe hasta que no deja ensangrentadas las calles. ¿Y las mafias que controlan la economía, las finanzas, el comercio? […] Mi libro es el primer atlas dedicado al crimen organizado. ¿Qué explico en él? Únicamente lo que está documentado a través de la labor de fiscales, de investigaciones policiales, de sentencias de los tribunales. Pero hay también mucha información que no ha podido ser comprobada y a la que no me he dedicado. Y, por supuesto, incluyo muchas historias humanas de los mafiosos para explicar el proceso de colonización criminal que nos rodea sin que nos demos cuenta.

Cifras

Incluyo muchas cifras para que los lectores sean conscientes del alcance económico y el poder que tiene la mafia a nivel internacional. Los tres grupos analizados, gracias a sus relaciones con la policía, la justicia, los gobiernos, el sector empresarial, el contrabando y el narcotráfico, mueven entre 120 y 150 mil millones de euros anuales. De ese dinero, un 40% se utiliza para financiar actividades criminales. El 60% restante se va a la economía legal, se blanquea de manera lícita. Hay que hacer frente a esto y diferenciar entre economía legal e ilegal. […] Si en la primera mitad del siglo XX se podía ver la ruta de la mafia siguiendo la estela de la emigración de italianos, en los tiempos de la globalización la ruta que se sigue es la del dinero.

Retrato de la "Contracumbre" del G8 (Foto: Oxfam)

Corrupción política y económica

Hay muchos paraísos fiscales. En la reunión del G8 celebrada en 2009 se decidió hacer una lista e investigarlos a fondo. No se ha vuelto a saber nada de esa propuesta. ¿Por qué no se hace? Porque no sólo se va a encontrar el dinero de las mafias y del narcotráfico. También se encontraría el dinero de la corrupción en ámbitos políticos. […] Con el 11M hubo una voluntad política para desenmascarar la trama islámica. ¿No se puede hacer lo mismo con la mafia? Es imposible, no interesa.

Podría existir una política sin mafia, pero no una mafia sin política. Los grupos criminales organizados funcionan a través de un sistema de relaciones sociales, políticas y económicas. En Italia vivimos con esta lacra desde hace un siglo y medio. Controlan la iglesia, los sectores culturales… Si no fuera así, hablaríamos de una organización vulgar. Se trata de control. Si la mafia controla el territorio, controla el consenso.

España y la mafia italiana

A las mafias hay que buscarlas donde no se ven. Hablamos de España, uno de los países más ocupados por los grupos mafiosos. Es la puerta de Europa para todas las rutas de la cocaína que llega de Sudamérica y del Magreb. Es un territorio crucial para el grupo de la ‘Ndrangheta (que son los brokers de la coca) y para los mexicanos. Vivir en España representa controlar este trabajo. […] Hay otra cosa que propicia la presencia de estos grupos en España: la falta de una legislación que les perjudique. Están a salvo. La asociación criminal mafiosa no está contemplada como delito. Y tampoco hay problema en el caso de que confisquen el patrimonio porque, para lograrlo, la propia justicia ha creado excesivos vericuetos. Por eso los prófugos están tranquilos. Además, el sistema penitenciario español tampoco ayuda. Un boss sigue mandando en prisión, primero porque se granjea el respeto del resto de los presos y obtiene todo lo que necesita. Y segundo, porque no hay restricciones de visitas, pueden realizar llamadas y comunicarse con el exterior sin problemas. Quiero dejar claro que mi cultura jurídica es democrática, pero entiendo que la pena carcelaria debe servir para una reeducación social. Y los criminales mafiosos, por lo que representan, deberían ser sometidos a un régimen especial que en otros países se aplica, pero no en España. Están recluídos bajo condiciones de favor, óptimas para lavar capital a través de inversiones inmobiliarias, en la construcción, en negocios de restauración y en control portuario […].

La Camorra es el grupo más representado en España. De hecho existe el “clan de los españoles”, compuesto por prófugos que residen aquí. Son empresarios, financieros. Un ejemplo: En Madrid hay un prófugo que se dedica a la importación y exportación de productos alimenticios. El Consulado Italiano hizo un recibimiento institucional y le encargaron a él el catering. El embajador, “claro”, no sabía que era un mafioso […].

Se anunció hace poco que la criminalidad ha bajado en este país, pero ¿de qué tipo de crímenes estamos hablando, de qué calidad? Claro que hay delitos que vemos en la calle, cada día, robos, atracos, violencia, asesinatos… Pero ¿y los que no se ven? ¿y los delitos económicos? ¿Y el contrabando? ¿También se incluyen en esas estadísticas?

Galicia

En el mapa español que se analiza en el libro no hay señales de mafia italiana en Galicia porque toda la cartografía está elaborada a través de las investigaciones documentadas que se han hecho hasta ahora. Y en Galicia, que también es un punto estratégico, no hay confirmación de actuaciones mafiosas provenientes de Italia. Hay muchos frentes abiertos, investigaciones en marcha. Se han descubierto barcos de contrabando y con cargas de droga entre Galicia y el País Vasco que provenían de Italia. […] Tampoco podría dar una cifra exacta de cuántos prófugos residen en España. Habrá varios centenares, entre criminales económicos, comerciales, que trabajan en el mercado legal e ilegal, en la piratería de ropa y complementos, falsificadores, contrabandistas de toda índole, encubridores de actividades… Pero bueno, quizás mi libro pueda ser una motivación para vosotros y os anime a investigar desde aquí (risas).

Barcelona

Está bien situada en el ranking de prófugos. Es un lugar estratégico y donde se pueden borrar las huellas sin mucha dificultad.  Otro ejemplo: Una importante familia de la Camorra vivía en el Paseo de Gracia. Los hijos estudiaban en el Instituto Italiano (hay una especial preocupación por ofrecer al mundo una generación “limpia”), se dedicaban a los negocios inmobiliarios, blanqueando el dinero en la Costa Brava. No tenían ningún problema.

Los puertos

La ‘Ndrangheta controla el puerto de Gioia Tauro, el más grande del Mediterráneo. Y se hace cargo tanto del tráfico legal como del ilegal. Allí se mueven unos tres millones y medio de contenedores anuales. La policía  puede revisar apenas unos mil doscientos. La familia que dirige las operaciones vive en Barcelona. […] El gobierno de España debería asumir alguna responsabilidad sobre esto.

La droga

Está claro que es un negocio que no pueden dejar escapar. Un kilo de coca le cuesta al productor mil euros. Al narco, entre quince y veinte mil. A la mafia calabresa, unos cuarenta mil. Cuando llega a Madrid, a París, a Milán, a Berlín… cada kilo se ha convertido en cuatro. Y cada uno de ellos vale cincuenta mil euros. ¡No hay producto en el mundo que genere semejante plusvalía!

Control

Allí donde llega la mafia, llega su dinero estableciendo con él relaciones políticas y económicas. Hablan con el gobierno nacional y local, con los responsables de la política social, con la administración pública, con el notario que hace las transacciones, con los empresarios . […] Modifican la naturaleza del territorio. Y no comprender eso, es “no querer” comprenderlo.

Roberto Saviano y Gomorra

El libro es muy bueno porque nos descubre y analiza la Camorra Casalesi, que no es tan conocida. Claro, es una novela, escrita con poca documentación, pero importante. Tuvo mucha trascendencia, pero el interés por las mafias es anterior, hay miles de libros que tratan del asunto. […] En el caso de Saviano es interesante resaltar que sí, se habla de grandes personalidades, pero no de los periodistas de provincias que trabajan sin contrato y que tienen por vecino al boss de un clan. O del alcalde que decide no firmar un contrato inmobiliario por haber encontrado anomalías legales. Y necesitamos no espectacularizar la lucha contra la mafia, no mezclar su cultura con la de los héroes. La mejor antimafia es la social, no la del super policía, no la de los super fiscales, no la de los super periodistas. El “no” debe ser social.

Silvio Berlusconi (Foto: Wikipedia)

Silvio Berlusconi

Berlusconi regaló a la mafia la ley del escudo fiscal. Con él, se permite el regreso de capitales que permanecían en el extranjero por haber sido producto de actividades ilegales y evasiones fiscales. Además, garantiza el anonimato con lo que el Estado se pone en la situación de “no saber”. Ni siquiera le preocupa en qué se va a invertir ese dinero.[…] Berlusconi dijo que escribir sobre la mafia perjudicaba al país. Con mi libro el daño es internacional. […] ¿Es posible que Paolo Berlusconi continúe en el Parlamento gracias a no habérsele aplicado el tercer grado? Legalmente sí, es posible. Éticamente es inaceptable.

La iglesia

Es evidente la relación de la iglesia con las tres mafias. Existe un ritual construido sobre valores religiosos. El pacto de sangre, la imagen sacralizada, el fuego. Hay una identidad religiosa en todo ello. Pensemos que en todo el sur de Italia la religión es lo que permite el consenso social. […] La ‘Ndrangheta es devota de San Miguel Arcángel que, además, es el patrono de la policía, por lo que es un santo que debe estar en eterno conflicto (risas). […] Toda esta vinculación religiosa está hecha para tener una identidad propia, para construir su omertá (ley de silencio), tanto interior como exterior. Es una estructura protegida en la sociedad. Ya está dicho todo cuando las fiestas religiosas del sur de Italia están organizadas por los grupos criminales. Incluso tienen sus propios cantantes, los neomelódicos, que interpretan canciones cuyas letras retratan amores imposibles, hechos violentos… (Aquí el redactor recuerda los narcocorridos).

El futuro

Como decía Gramsci, practico el optimismo de la voluntad y el pesimismo de la razón. No veo que haya voluntad suficiente para contrastar el fenómeno en el ámbito económico-financiero. Europa es un teatro con muchos actores criminales. Tenemos a la mafia rusa, que es una clara potencia militar gracias a las armas que consiguieron tras el Pacto de Varsovia. Precisamente desde allí invierten su capital por todos los países europeos. Y el negocio en el que están entrando con fuerza es el de la mano de obra clandestina. Ya sabemos cómo está el sector laboral. Se contrata a ilegales que no pueden denunciar su situación, ya que la pena es para el pobre clandestino. Es un nuevo sistema de esclavitud que también afecta a las mujeres: Si antes se hacía trata de blancas para ejercer la prostitución, ahora se ofrecen como asistentas del hogar. […] Hay que quitarse la imagen de una mafia arcaica. Funciona a dimensiones globales, tiene estructuras dinámicas y se adapta a los tiempos.

[…]

¿Me preguntan por el futuro? Necesitamos una legislación europea que logre catalogar el delito de asociación mafiosa. Una ley que, de manera automática, secuestre y confisque el patrimonio de quien cometa el delito. Esa es la manera de golpear en el corazón de la mafia, dejarles sin patrimonio como medida cautelar, antes de ser entregados a la justicia. Pero cada país tiene un sistema judicial diferente y, por ello, resulta difícil llegar a un acuerdo.

[…]

Para luchar contra ellos hay que emplear las escuchas. El motivo es evidente:  Si tienen un vínculo de omertá, hay dos frentes desde los que se puede atacar. Uno es a través de los arrepentidos, a los que debemos proteger legalmente. El otro es emplear escuchas. Precisamente, el gobierno de Silvio Berlusconi quiere impedir que esto sea posible, alegando que puede perjudicar la imagen de muchos ciudadanos.

José A. Muñoz

Etiquetas: 'Ndrangheta, Anagrama, Camorra, Cosa Nostra, Francesco Forgione, Mafia export, Silvio Berlusconi

Sobre el autor

José A. Muñoz

José A. Muñoz (Badalona, 1970), periodista cultural. Licenciado en Ciencias de la Información, ha colaborado en varias emisoras de radio locales, realizando programas de cine y magazines culturales y literarios. Ha sido Jefe de Comunicación de Casa del Llibre y de diversas editoriales.

¡Comparte este artículo!

2 Comentarios

  1. Fernando Gutierrez 24 junio 2011 at 20:19

    Cordial saludo, Favor enviarnos los datos de contacto del escritor Francesco Forgione ya que nos urge comunicarnos directamente con el
    Gracias

  2. José A. Muñoz
    José A. Muñoz 25 junio 2011 at 12:02

    Saludos. No disponemos de sus datos personales. Lo mejor en estos casos es comunicarse con la editorial (en España su libro lo ha publicado Anagrama http://www.anagrama-ed.es/).

Envía tu comentario