Revista de Letras

Gatos y Ratones (III): Hercule Poirot

Chère Madame,#1

Le ruego que me disculpe por haberme demorado tanto en responder a su carta, pero acabo de regresar de un viaje en el Orient Express y no ha sido hasta este mismo instante que he encontrado su misiva esperándome en el buzón.

Me satisface enormemente que manifieste usted interés en mis procedimientos de trabajo, de cuya eficacia he vuelto a dar buena prueba durante el transcurso del viaje que le acabo de mencionar. Es cierto, no puedo negar que soy un gran hombre.

Lo que no termino de entender es cómo se le ha ocurrido la singular idea de escribir un libro que narre y analice conjuntamente mis casos y los de Miss Marple, como si tuviéramos algo en común. Le recuerdo que yo soy un detective profesional con una brillante trayectoria de éxitos, mientras que la tal Miss Marple no es más que una anciana, con tendencia a entrometerse en asuntos ajenos, que ha desenmascarado en su pueblo, por pura casualidad, a un par de criminales de poca monta. Elle est tout simplement une amateur, je ne sais pas si vous me comprenez.

Esa mujer carece completamente de método. Yo, en cambio, me dedico al estudio de la naturaleza humana, utilizo mis células grises para desentrañar misterios que muchos de mis colegas no soñarían en resolver jamás.

En fin, le pido que recapacite y abra los ojos ante la evidencia. Mis muchos méritos exigen que sea a mí, y mí solo, a quien dedique el volumen que está planeando escribir.

Respecto al contenido del libro, no pongo en duda que, como usted dice, los futuros lectores apreciarían la posibilidad de saber más sobre mi vida privada, y, sin embargo, no estimo adecuado airear asuntos que a nadie más que a mí conciernen, por lo que le prohíbo expresamente que se ponga en contacto con ningún miembro de mi familia o con mis ex-mujeres.#2

En lo que a mi trabajo se refiere, estaré encantado de proporcionarle con detalle y precisión las informaciones que considere necesarias. De ese modo, podrá mostrarle al mundo las habilidades deductivas que me han dado fama en todo el continente.

Agradeciéndole su interés, se despide

Hercule Poirot

P.D. Por cierto, soy de origen belga, no francés. Me permito recomendarle que compruebe adecuadamente sus fuentes si quiere llegar lejos en el mundo del periodismo, y, sobre todo, si tiene intención de escribir un libro serio sobre mí, que es el único tipo de libro con el que yo estaría dispuesto a colaborar.#3

_______________________________________

Notas:

#1 Esta carta fue encontrada entre los papeles de la escritora y periodista Christine Hastings, conocida por el gran público especialmente como autora del best-seller titulado Hercule Poirot: el mejor cerebro de Europa.

#2 Este comentario ha hecho pensar a algunos estudiosos que el documento podría no ser auténtico porque, hasta ahora, nunca se había tenido noticia de que Poirot hubiese estado casado varias veces. Uno de ellos llegó incluso a afirmar en un artículo furibundo: “¡Inaudito! ¡Imposible! Poirot siempre fue un ser asexual, dedicado en cuerpo y alma a resolver crímenes y misterios”. Otros, sin embargo, indican la posibilidad de una doble vida, pero nada ha quedado demostrado.

#3 No se sabe a ciencia cierta en qué medida llegó a participar Poirot en el proyecto de Christine Hastings que la llevaría a escribir el best-seller mencionado, y tampoco sabemos si el detective habría estado satisfecho con su contenido, ya que salió publicado poco después de su muerte.

Natalia González de la Llana Fernández
www.unesqueletoenelescritorio.blogspot.com

Datos biográficos

Según la información esparcida en las diferentes obras escritas por Agatha Christie (mucha de ella falseada por el propio detective), Poirot podría haber nacido en Spa, ciudad perteneciente a la provincia de Lieja, Bruselas. De familia numerosa pero con pocos recursos económicos, fue en esa ciudad donde pasó su infancia. Ingresó en el cuerpo de policía belga aproximadamente en 1893, destacando por sus métodos poco habituales: Poirot rechaza las pistas evidentes y se decanta por la psicología mediante el análisis del comportamiento a partir de sus extensos interrogatorios. Por las fechas citadas en algunos casos, alrededor de 1904 trabajó en varias ocasiones junto al Inspector Jefe James Harold Japp, de Scotland Yard. Más tarde también lo haría, no sin cierta rivalidad, con el comisario Giraud, de la Sûreté. Durante la Primera Guerra Mundial abandona Bélgica y se instala en Gran Bretaña como refugiado. Es allí, en 1916, cuando se reencuentra con un viejo conocido, el capitán Arthur Hastings, quien vive con su esposa en Argentina pero que, cuando se encuentra de visita en Inglaterra, acompañará a partir de entonces a Poirot sirviéndole de narrador en muchas de sus investigaciones. Ese reencuentro se produce en la mansión de los Styles, donde Hastings está disfrutando de un permiso tras haber sido retirado del ejército por invalidez. Poirot y su amigo deberán investigar el asesinato de la propietaria de la mansión. Después de resolver el caso, el detective será reclamado por los servicios secretos británicos, aceptando algunas investigaciones a para del gobierno.

Al finalizar la guerra, Poirot se convierte en detective privado, alojándose en la que sería su residencia habitual, en la localidad de Smithfield, al norte de Londres. Entre las dos guerras mundiales, viajará por toda Europa y Oriente Medio, resolviendo misterios en los que están involucrados personajes de la alta sociedad e, incluso, de la realeza. Se dice que llegó a mantener un romance con la condesa Vera Rossakoff, famosa ladrona de joyas a la que permitió huir de la justicia cuando descubrió sus delitos. No sería la única ocasión en la que el célebre investigador se pusiera de parte de los criminales si las circunstancias le parecieran justas. Tras su periplo en Oriente Medio, regresó a Londres y no volvería a viajar salvo en contadas ocasiones. Aunque hay cierta confusión en las fechas (de nuevo debido a la caótica información encontrada y al hecho de que sus casos no fueron publicados de manera cronológica), fue alrededor de 1935 cuando decidió cerrar su agencia para disfrutar de un merecido retiro cultivando calabazas, aceptando participar en la investigación de aquellos sucesos que le parecieran interesantes, como los recogidos en Los trabajos de Hércules, en 1947, o el muy popular caso de Roger Ackroyd. Sin embargo, sus métodos y cierta apatía hacia las nuevas modas y generaciones, le hacen mantenerse en un segundo plano. Tampoco está clara la datación de su muerte, debida a una afección cardiaca, que fue dada a conocer en 1974.

De carácter arisco y egocéntrico, una de las características más conocidas de Hercule Poirot es su aspecto físico: bajo de estatura, rechoncho, de cabeza ovalada siempre inclinada hacia un lado, nariz rosada y un peculiar bigote siempre engominado.

(Fuente: wikipedia)

Los casos de Hercule Poirot

Poirot aparece en 33 novelas y 54 relatos. Los títulos de los volúmenes son los siguientes (en orden de publicación):

El misterioso caso de Styles (The Mysterious Affair at Styles, 1920); Asesinato en el campo de golf (Murder on the Links, 1923); Poirot investiga (Poirot Investigates, 1924); El asesinato de Roger Ackroyd (The Murder of Roger Ackroyd, 1926);  Los cuatro grandes (The Big Four, 1927); El misterio del tren azul (The Mystery of the Blue Train, 1928); Peligro inminente (Peril at End House, 1932); Poirot infringe la ley (The Hound of Death, 1933); La muerte de Lord Edgware (Lord Edgware Dies, 1933); Asesinato en el Orient Express (Murder on the Orient Express; 1934); Tragedia en tres actos (Three Act Tragedy, 1935); Muerte en las nubes (Death in the Clouds, 1935); El misterio de la guía de ferrocarriles (The A.B.C. Murders, 1936); Cartas sobre la mesa (Cards on the Table, 1936); Muerte en Mesopotamia (Murder in Mesopotamia, 1936); Muerte en el Nilo (Death on the Nile, 1937); El testigo mudo (Dumb Witness or Poirot Loses a Client, 1937); Asesinato en Bardsley Mews (Murder in the Mews, 1937); Cita con la muerte (Appointment with Death, 1938); Navidades trágicas (Hercule Poirot’s Christmas, 1939); La muerte visita al dentista (One, Two, Buckle My Shoe, 1940); Un triste ciprés (Sad Cypress, 1940); Maldad bajo el sol (Evil under the Sun, 1941); Los cinco cerditos (Five Little Pigs, 1942); Sangre en la piscina (The Hollow, 1946); Los trabajos de Hércules (The Labours of Hercules, 1947); Pleamares de la vida (Taken at the Flood, 1948); Tres ratones ciegos (Three Blind Mice, 1950); Ocho casos de Poirot (The Under Dog, 1951); La señora McGinty ha muerto (Mrs McGinty’s Dead, 1952); Después del funeral (After the Funeral or Funerals are Fatal, 1953); Asesinato en la calle Hickory (Hickory, Dickory, Dock or Hickory, Dickory, Death, 1955); El templete de Nasse-House (Dead Man’s Folly, 1956); Un gato en el palomar (Cat Among the Pigeons, 1959); Pudding de Navidad (The Adventure of the Christmas Pudding, 1960); Los relojes (The Clocks, 1963); La tercera muchacha (Third Girl, 1966); Las manzanas (Hallowe’en Party, 1969); Los elefantes pueden recordar (Elephants Can Remember, 1972); Primeros casos de Poirot (Poirot’s Early Cases, 1974); Telón: El Último Caso de Hercules Poirot (Curtain: Hercule Poirot’s Last Case, 1975); Los cuadernos secretos de Agatha Christie (Agatha Christie’s Secret Notebooks, 2009). En este último libro se incluyen dos casos inéditos de Poirot encontrados por el archivero John Curran.

Adaptaciones cinematográficas, teatrales y televisivas

Austin Trevor en "Lord Edgware Dies" (1934)

El primer actor que interpretó a Hercule Poirot fue Charles Laughton en 1928, para la adaptación teatral de El asesinato de Roger Ackoyd que se estrenó en el West End bajo el título de Alibi. El autor de la obra fue Michael Morton. Precisamente, la adaptación al cine de este montaje inició la relación del personaje con la gran pantalla. En 1931 se proyectó por primera vez Alibi, film dirigido por Leslie S. Hiscott, en el que el detective fue encarnado por Austin Trevor, quien retomaría el papel en Black Coffee (1931) y en Lord Edgware Dies (1934).

Albert Finney en "Asesinato en el Orient Express" (1974)

Una de las mejores versiones cinematográficas de las obras de Agatha Christie fue la que dirigió Sidney Lumet en 1974 de la novela Asesinato en el Orient Express, en la que un irreconocible Albert Finney se introducía en la piel de Poirot. Le acompañaba un reparto de grandes estrellas, encabezado por Lauren Bacall, Sean Connery, Anthony Perkins, John Gielgud, Vanessa Redgrave y Martin Balsam, entre otros. Finney fue nominado al Oscar por su interpretación. Muchos actores  han asumido la responsabilidad de darle vida al personaje entre los que destacan Tony Randall, Alfred Molina, o José Ferrer, en desiguales producciones.

Peter Ustinov

Pero, sin duda, los que permanecen en el recuerdo, junto al ya citado Albert Finney, han sido dos: Peter Ustinov, quien protagonizó tres películas (Muerte en el Nilo, 1978; Muerte bajo el sol, 1982; y Cita con la muerte, 1988) y tres telefilmes (La muerte de Lord Edgware, 1985; El templete de Nasse House, 1986; y Asesinato en tres actos, 1986)

David Suchet

El segundo, por supuesto, es David Suchet, actor británico que fue escogido para la adaptación televisiva producida por la ITV inglesa en la que se adaptan todos los casos del detective. Desde 1989 y hasta la fecha, se han emitido 12 temporadas, con un total de 65 episodios. Este año (2011) se estrenarán los útimos capítulos, dando por finalizado uno de los proyectos más ambiciosos de la historia de la televisión. Suchet es ya inseparable del personaje que le ha dado fama internacional.

Existe también una serie de animación manga, producida por la NHK japonesa en 2004; una serie radiofónica de la BBC en la que el actor John Moffat da voz al personaje; un videojuego basado en Asesinato en el Orient Express; y un sinfín de referencias y parodias en libros, series y películas.

(Imágenes: IMDB)

Etiquetas: Agatha Christie, Gatos y Ratones, Hercule Poirot

Sobre el autor

Natalia González de la Llana

Natalia González de la Llana Fernández (Madrid, 1975) es Licenciada en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Univ. Complutense, donde obtuvo el Doctorado Europeo. Posee, entre otros posgrados, el Máster en Libros y Literatura para Niños y Jóvenes (UAB) y el Máster en Escritura de Guión para Cine y TV (UAB) . Se dedica a la enseñanza y la investigación en el Dpto. de Románicas de la Univ. de Aquisgrán (Alemania). Además, dirige talleres de escritura creativa y ha publicado la obra de teatro "Dios en la niebla" (2013). Es autora de “Un esqueleto en el escritorio”, Premio RdL al mejor blog internacional 2011.

¡Comparte este artículo!

5 Comentarios

  1. luna 31 julio 2011 at 22:16

    hola me gusto mucho la pagina sigan asi bye

  2. Leandro 10 agosto 2011 at 3:47

    Está muy buena la página y la narración inicial. Ya he visto Asesinato en el Orient Express y me he dado cuenta que realmente Albert Finney hace un buen papel al protagonizar al tan famoso detective; aunque he leido ,tal como se dice en esta página, que Peter Ustinov hace un mejor papel en la película Muerte en el Nilo. Espero verla algún día, junto a todo el resto de las películas, porque los libros protagonizados por Hércules Poirot ya me los he leído todos.

  3. Luis 4 diciembre 2012 at 12:59

    Hola Natalia:

    Me ha gustado mucho la carta de Poirot, es muy original.
    Aprovecho para perdirte permiso para poder publicarla en mi blog.

    Un saludo
    Luis

  4. Natalia 11 diciembre 2012 at 8:44

    Hola Luis,

    Claro, citando la fuente y el autor, puedes publicar el texto sin problemas.

    Saludos y gracias por tus comentarios,

    Natalia

  5. Carlos bermudez 16 abril 2015 at 8:09

    En que pagina puedo ver las películas de poirot? Gracias

Envía tu comentario