Revista de Letras

“Infinitos corpúsculos”, de Rebeca Yanke

5 Julio 2010 Reseñas

Infinitos corpúsculos. Rebeca Yanke
Colección Puerta del Mar (Málaga, 2010)

Infinitos corpúsculos es el nombre del blog en el que desde hace más de tres años su responsable, tras el sobrenombre de u minúscula, viene poniendo en práctica un sistema de escritura tremendamente sugerente, basado en la sucesión de pequeñas entradas compuestas por brevísimos apuntes, textos de extrema condensación que en ocasiones se limitan a un simple título. Infinitos corpúsculos es también el nombre del primer libro de Rebeca Yanke (Bilbao, 1978), una obra delicada y vivaz que compendia algunos de los poemas aparecidos en la mencionada bitácora.

No me parece gratuito que el alter ego cibernético de Rebeca Yanke aparezca de nuevo entre las páginas de su poemario. Resulta significativo por lo que evoca esa u minúscula, una pequeña línea curvada por los extremos, un modestísimo recipiente perpetuamente abierto, preparado para recoger las gotas de realidad que su autora convierte en poemas. Pero también por lo que tiene de falsa máscara, de la máscara que todo poeta necesita para fingir que finge y que aquí aspira con especial intensidad a convertirse en un rostro tanto o más real que el que pretende salvaguardar.

Rebeca Yanke (Foto © de la autora)

La elipsis es, por supuesto, recurso predilecto de la autora, siempre fiel a una de las autobservaciones que podemos encontrar en su blog: sobre esta tendencia mía a parar las frases antes de decir demasiado. Los poemas de Yanke / u minúscula buscan justo eso: no decir más de la cuenta, dejar entrever, señalar en una dirección mientras parecen mirar hacia otro lado, como si no fuera con ellos la cosa. Y uno agradece con sinceridad ese rechazo a lo obvio, que no deja de ser, en buena medida, respeto a la competencia del lector, desafiado por la punzada de unas miniaturas cercanas y resbaladizas a un tiempo, ajustadamente ambiguas.

Tal querencia por la elisión y por la concentración de sentido cargan los poemas de una peculiar electricidad, una tensión resumida en el oxímoron que da título al libro. Conviven en él dos fuerzas: una de contención (el corpúsculo, como estructura cerrada) y otra de expansión (la infinitud), lo que acabaría generando algo así como una violencia controlada que sabe hacerse presente en no pocos pasajes del poemario, aunque siempre sin aspavientos ni efectismos, y que con frecuencia deriva en una interrogación en voz alta sobre la propia identidad. Tensión que, por cierto, resulta mucho más efectiva cuando Yanke recurre a un tipo de poema de verso roto, con abundancia de encabalgamientos y yuxtaposiciones (y, a pesar de ello, de dicción muy fluida) que cuando opta, con menos frecuencia, por el texto en prosa.

A lo largo de Infinitos corpúsculos, lecturas y vivencias se confunden gracias a una continua y efectiva operación de trasvase. Entre las primeras, algunos de los filósofos y pensadores que más y mejor se ocuparon durante el siglo pasado de la reflexión sobre el lenguaje y sus límites: Derrida, Blanchot, Deleuze, Breton, Artaud, Heidegger. Entre las segundas, encuentros fortuitos, recuerdos velados, la práctica cotidiana de la escritura. Y en medio de ambas, una voz llena de inteligencia que encuentra su medio de expresión idóneo en la paradoja (la presencia de la ausencia ya no me inquieta), la palabra desdoblada y redoblada (qué hay de lo mío con el / circun(re)flejo?) la aliteración (cómo modificar lo momificado), el balbuceo (recordé que soy puente, / quiero decir fuerte / esto es, fuente) y el lapsus lingüístico (en lugar de / sentido dije / sentodo  y / concluí que / con el error / me sentía / más yo).

Juan Vico
http://improntuario.blogspot.com

Etiquetas: Colección Puerta de Málaga, Infinitos corpúsculos, Rebeca Yanke

Sobre el autor

Juan Vico

Juan Vico (Badalona, 1975) es autor de las novelas 'El teatro de la luz' (Gadir, 2013) y 'Hobo' (La Isla de Siltolá, 2012), del libro de relatos 'El Claustro Rojo' (Sloper, 2014) y de los libros de poemas 'La balada de Molly Sinclair' (Origami, 2014), 'Still Life' (UAB, 2011) y 'Víspera de ayer' (Pre-Textos, 2005). Ha obtenido, entre otros, el Premio Café 1916 , el Premio de Novela Corta Fundación Monteleón y el Arcipreste de Hita de Poesía. Actualmente es redactor jefe de 'Quimera. Revista de Literatura'.

¡Comparte este artículo!

1 Comentario

  1. Nacho Sánchez 11 Mayo 2011 at 19:11

    ¡Felicidades pues!

Envía tu comentario