Revista de Letras

Vuelo a Canadá

Ishmael Reed | Foto: La Fuga Ediciones

Swille, el coprotagonista de Vuelo a Canadá, es un terrateniente de Virginia que rige su vida y su hacienda según los principios de Camelot, convencido de que su tarea es traer a los Estados Unidos de América el esplendor de los tiempos de Arturo. Un grupo de esclavos de su hacienda, encabezado por Rave Quickskill, el antagonista, se han fugado de la plantación con el propósito de exiliarse en Canadá; Rave, para escarnio de su amo, ha hecho público un poema satírico, llamado también Vuelo a Canadá, mofándose de Swille y de la esclavitud; ese poema, en la misma medida que la propia fuga, despierta la ira del amo, decidido a tomar medidas para castigar a los esclavos fugitivos y mantener el orden en sus dominios.

Ishmael Reed acompaña a Quickskill en su periplo a través de Estados Unidos, siempre hacia el norte, de etapa en etapa, en busca la complicidad de los esclavos liberados -poco de fiar debido a esa especie de resentimiento en su relación con quien les hace presente un pasado que pone en evidencia a su presente-; de los blancos abolicionistas -esnobs convencidos de la importancia de su misión, tanto, que esa máxima preocupación puede estar sujeta a cambios a la vista del último conflicto que se ponga de moda-; e intentando escapar de los cazadores de esclavos fugados que le persiguen por orden de Swille. Todo ello con la presencia puntual de vistosos anacronismos y de desternillantes escenas como la de la negociación entre Swille y Abraham Lincoln con respecto a la marcha de la guerra o el atentado contra el presidente visto por televisión desde un sofá con los televidentes en una actitud poco solemne ante el magnicidio.

La Fuga Ediciones

Los lectores que hayan pasado por la experiencia de leer la obra cumbre de Reed, Mumbo Jumbo, sabrán que más allá de la originalidad de sus tramas y de lo insólito de sus personajes, el verdadero protagonista de sus novelas es la escritura. Vuelo a Canadá (Flight to Canada, 1976, publicado cuatro años después de Mumbo Jumbo) es otra vuelta de tuerca en el conjunto de una obra que más que un cúmulo de textos es una visión del mundo. Si Vuelo a Canadá es el reverso humorístico de La cabaña del Tío Tom, una presencia constante, como una advocación, que actúa como desencadenante de la conducta de los esclavos fugados, como inspiración para sus ansias de libertad y como aglutinante para favorecer la represión de los amos, Reed sería la némesis de Harriet Beecher Stowe.

Reed no desarrolla una acción en el sentido clásico sino que funciona por acumulación: de personajes, que aparecen y desaparecen dejando un rastro que es imposible seguir -y cuya identidad, en el sentido psicológico del término, será trazada a lo largo de cada episodio-; de situaciones, en apariencia inconexas, que irán recolocándose y adquiriendo significación a medida que avanza la acción; y de datos, muchos datos aislados e independientes, que irán configurando la acción, como en un despliegue militar, aunque de forma en apariencia caótica e incluyendo elementos que acaban desperdigados por el campo de batalla, sin un objeto definido, pero que acaban formando parte inseparable del paisaje.

Etiquetas: Estados Unidos, Ishmael Reed, La cabaña del tío Tom, Mumbo Jumbo, presidente

Sobre el autor

Joan Flores Constans

Joan Flores Constans nació y vive en Calella. Cursó estudios de Psicologia Clínica, Filosofía y Gestión de Empresas. Desde el año 1992 trabaja como librero, actualmente en La Central del Raval. Lector vocacional, se resiste a escribir creativamente para re-crearse con notas a pie de página, conferencias, críticas y reseñas en la web 2.0, y apariciones ocasionales en otros medios de comunicación.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario