Revista de Letras

“J. F. Sebastian. Una comedia DALÍrante”, de Israel G. Collado y J. F. Charansonnet

18 Junio 2012 Reseñas

J. F. Sebastian. Una comedia DALÍrante.
Israel Gutiérrez Collado y Joan Frank Charansonnet
Libros del Innombrable (Zaragoza, 2012)

El genio no debería morir nunca, son necesarios para el progreso de la humanidad. Lo dice J. F Sebastian. Lo dijo Dalí. Si lo dijo J. F. Sebastian “El DALÍrante” es porque lo dijo Dalí. Y la inmortalidad vive también en lo que queda por escrito. Por eso el motivo de J. F. Sebastian. Una comedia DALÍrante. Porque la genialidad de Dalí queda plasmada en cada línea de esta obra teatral bajo la creación de un personaje –J. F. Sebastian- que es el propio Dalí a la vez. Y que bien podía haber tomado su nombre del replicante homónimo que aparece en Blade Runner. Israel Gutiérrez Collado y Joan Frank Charansonnet han ideado una obra que recorre el pensamiento de Dalí (pensamiento DALÍrante) a partir de la entrevista como formato y J. F. Sebastian como espejo daliniano, clon. Que hayan utilizado el medio teatral es un gran acierto, pues a la filosofía DALÍrante, que es forma de vida y modo genial de comportarse ante la vida, se le dota del elemento visual, estético y escénico, y se consigue en el texto una identificación absoluta del personaje; su forma de hacer y de decir, asistiendo el lector a una representación total, a una invocación del espíritu de Dalí que se convierte en carne y hueso, en danza continua. Porque no estamos, simplemente, ante una ficción. Todo es real. Supuestamente real. Metafísica y sublime.

Momentos de la obra teatral "Una comèdia DALÍrant" (© Javi Aguilar-Teatre Gaudí)

J. F. Sebastian. Una comedia DALÍrante está dividida en dos actos principales y uno final. El primer acto a su vez se divide en tres escenas/cuadros. La primera escena, ubicada en New York en el año 1953 y en un plató de la televisión americana, el estadounidense presentador Micky Mike tiene como reto que Marylin Monroe y Stuart Leigh adivinen qué personaje está ante ellos. Marylin y Stuart con los ojos cerrados participan en esta escena de este acto introductorio formulando preguntas que van desvelando los rasgos básicos de J. F. Sebastian, y por lo tanto de Dalí, desgranando al personaje y presentándolo al público desde sus características más conocidas. Una forma de hacer muy hábil que despierta el interés y sitúa la atención desde el primer momento, dinámicamente y de forma humorística. En la segunda escena, ya en el año 1967 y en París, en un plató de entrevistas de la televisión francesa, el diálogo transcurre entre la aportación del arte, la estructura molecular de la vida (magnífico el hallazgo DALÍrante: “La última gran hazaña de mi vida es haber encontrado la inmortalidad probablemente en las regiones entorno al ojo del culo”), la ciencia, la escritura, el surrealismo (¡¡Yo soy el surrealismo!!), el éxito, el bigote y, entre otros, las moscas. Las divinas moscas que atrapaba el genio en la boca, como una cosa sibarítica de la pintura y luego dejaba escapar. El delirio y el genio continúan en la tercera escena, en 1976 y en Madrid, con dos periodistas, uno de la vieja escuela franquista y otro más liberal. En esta entrevista el DALÍrante desafía constantemente a ese regusto franquista por hacer las cosas y habla de la monarquía metafísica como prueba de validez del ácido desoxirribonucleico (¿estaba preparada España en el 76 para el ácido desoxirribonucleico? ¿lo está ahora?), la inmortalidad, los puercos y el Valle de los Caídos, su hermano y su muerte, las discrepancias entre padre e hijo, los huevos fritos (¡ous ferrats!, ¡cullons!, dirigiéndose en catalán y para toda España y ganándose el escupitajo al suelo del franquista al final del acto), la fantasmagoría sublime de sus cisnes eléctricos de Port Lligat, o la física, la biología y Ramón Llull. En el segundo acto, en Cadaqués y ya en 1981, en una entrevista en casa de J. F. Sebastian y con Galiushka sentada a su lado y siendo dos reporteros argentinos los entrevistadores, es una encuentro más cómodo y distendido. Tras los dos actos anteriores donde se ha condensado por los autores la física y metafísica DALÍrant, este segundo acto previo al último que es una breve despedida y reivindicación del genio y la genialidad, J. F. Sebastian está en su medio, en su propia casa, en su zona, y constata la diferencia entre la fotografía y la pintura y ese ojo divino, cuasi divino, creado por Dios por medio del cual es realizada la obra pictórica, las imágenes estereoscópicas, su relación con Picasso, la cosmogonía –concepción del cosmos-, los huevos crueles, etc. Todo un calidoscopio de personajes y sublimidad recorren los diferentes actos.

En suma, la obra ideada por Israel Gutiérrez Collado y Joan Frank Charansonnet es un fiel reflejo del pensamiento y el personaje Dalí, de la persona Dalí a través de J. F. Sebastian. Detrás de esta obra de divertimento y de cosmogonía del genio hay un buen trabajo de documentación, estructurado ágilmente y sin perder el peso de la idea. Con una puntuación diseñada con conciencia para que escuchemos a Dalí al leer, adecuada a su ritmo, pura dicción DALÍrante. Porque ya se sabe que la improvisación es mejor cuando está concienzudamente preparada, como el escándalo o el hecho de escandalizar. Aunque, como ha dicho Fernando Arrabal en alguna ocasión: ellos no querían escandalizar, ni mucho menos era esa su intención. El genio, de por sí, escandaliza porque no comparte la visión uniforme y gris que se extiende como una mancha y llega a inundar todos los rincones. J. F. Sebastian. Una comedia DALÍrante reivindica la genialidad y el genio desde el humor y la profundidad del pensamiento artístico y vital, y es una excelente oportunidad para adentrarnos en Dalí y su ontología, en lo DALÍrante. Lo DALÍrante como forma única de ser, irrepetible, surrealista, puro cosmos. Creación y genio al poder.

Iván Humanes Bespín
http://ivanhumanes.blogspot.com

J. F. Sebastian. Una comedia DALÍrant, publicada por la editorial Libros del Innombrable, fue estrenada bajo el título Una comèdia DALÍrant el 1 de junio de 2012 en el Teatro Gaudí de Barcelona por la Compañía de Teatro “Xavi Vola”, y actualmente en cartel. Sin apartarse del libreto original la obra teatral armoniza el humor y la idea, situando ambas en el punto medio y conduce al espectador al pensamiento más profundo y DALÍrante de una forma ágil e inteligente. Una comèdia DALÍrant está protagonizada por Joan Frank Charansonnet como “El DALÍrant”, Ferran Terraza, Patricia Bargalló, Miquel Sitjar y Albert Lladó. El nombre de la compañía y el montaje escénico están dedicados a la memoria de Xavi Delgado Charansonnet y a todas las víctimas y enfermos de la leucemia.

Etiquetas: Israel Gutiérrez Collado, J. F. Sebastian. Una comedia DALÍrante, Joan Frank Charansonnet, Libros del Innombrable

Sobre el autor

Iván Humanes

Iván Humanes (Barcelona, 1976). Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona. En el 2005 publicó el libro "La memoria del laberinto" (Biblioteca CyH), en 2006 el ensayo "Malditos. La biblioteca olvidada" (Grafein Ed.) y en 2007 en la obra "101 coños" (Grafein Ed.). Prepara la publicación de su libro de relatos "Los caníbales" con la editorial Libros del Innombrable y la publicación de la novela "La emboscada" con la editorial coruñesa InÉditor.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario