Revista de Letras

Jesús Munárriz

Navarro, nacido en San Sebastián en 1940, y madrileño desde hace muchos años. Libros de poesía publicados entre 1975 y 2008: Viajes y estancias, seguido de De aquel amor me quedan estos versos, Cuarentena, Esos tus ojos, Camino de la voz, Otros labios me sueñan, De lo real y su análisis, Corazón independiente, Nada más que la verdad, Viento fresco, Artes y oficios, Viva voz (Canciones), Flores del tiempo, Viajes y estancias (con los collages del autor), Sólo amor y dos libros para niños, Disparatario y Con pies pero sin cabeza. Se han publicado tres antologías de su obra: Peaje para el alba (Antología 1972-2000), Antología poética (2004), Per questo vivo nelle parole. Antologia (1975-2003) y un libro mixto de prosa y verso, Poética y poesía (Madrid, Fundación Juan March, 2007).
Ha publicado traducciones literarias de Goethe, Hölderlin, Heine, Rilke, Brecht, Celan, Benn, Schwob, Pieyre de Mandiargues, Arp, Éluard, Aragon, Bonnefoy, Donne, Shakespeare, Keats, Wilde, Stevenson, Cesário Verde, Pessoa, Eugénio de Andrade, Graça Moura, Drummond de Andrade, Herberto Helder y Nuno Júdice, entre otros, y, en colaboración con diversos traductores, de Omar Jayyam, Ho Xuan Huong, Bertolt Brecht, Ezra Pound, Jacques Roubaud, Claude Esteban, Mohammed Benis, Theo Dorgan, Ryookan y algunos más.

He leído en alguna biografía publicada en Internet que en su juventud fue actor y cantante ¿Qué queda hoy del Jesús Munárriz de aquella época?

Según escriben algunos, en mi poesía hay huellas de ambas dedicaciones: en los ritmos de los versos se traslucen el oído y la práctica musicales, y mi formación como actor me ayuda a leer en público mis versos de manera eficaz, o al menos eso dicen. Eso, como poeta; como espectador y como oyente, tanto el teatro como la canción me siguen atrayendo.

Desde que tengo memoria de lector siempre me ha acompañado algún libro de Hiperión. ¿Cree que su trayectoria editorial ha sido suficientemente reconocida y entendida?

En 2004, el Ministerio de Cultura nos concedió el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial (único Premio Nacional sin dotación económica, por cierto), o sea que después de 29 años de trabajo, se acordaron de nosotros. Pero en realidad, los que más y mejor han reconocido nuestra labor han sido los lectores; sin ellos, hace mucho que habríamos cerrado.

La lengua alemana es, sin duda, uno de sus focos de atención como traductor y editor ¿cómo ha influido en su propia obra la literatura alemana?

Supongo y espero que mucho y bien. Yo diría que en mi poesía se pueden rastrear enseñanzas y huellas, al menos, de Goethe, Hölderlin, Heine, Brecht y Celan. ¿Qué mejores maestros se pueden pedir?

Pero, también ha vertido al español desde otras lenguas, ¿cuántas conoce?

Además de las nociones de latín y griego que me han quedado del bachillerato, y que me gustaría que fueran más amplias, la que mejor conozco es el francés, que empecé a estudiar con profesores particulares a los 10 años. Luego pasé al alemán, con un Sr. Kienzle afincado en Pamplona, y en la universidad me licencié en Germánicas. El inglés lo aprendí de forma autodidacta, y puedo leerlo y traducirlo, pero su arbitraria fonética y mi falta de práctica me impiden hablarlo con soltura. No me manejo mal en italiano —lo hablo mucho mejor que el inglés— y lo leo sin mucha dificultad; también he traducido algunos poemas. El catalán, sobre todo el valenciano, lo entiendo bien, lo leo bien y he traducido también bastantes textos. El gallego, parecido: entiendo bien el de los cultos y el de la televisión; el del pueblo me resulta más difícil. También me he atrevido a leer libros y a traducir poemas. Y el último que he aprendido ha sido el portugués, con el que disfruto mucho y del que he traducido unos cuantos libros. Al hablarlo, fallo en la fonética, pero las conversaciones en portuñol son muy creativas y divertidas.

¿Considera que la labor de los traductores sigue estando poco valorada en España?

La labor del traductor siempre ha sido humilde, porque supone ponerse al servicio del autor, y en la mayor parte de los casos, pasar inadvertido. A los traductores de poesía nos hacen algo más de caso, porque nuestra labor es más creativa y deja más impronta en el texto, que a veces asumimos casi como propio. Y los lectores la aprecian y valoran; las buenas traducciones de poesía se leen y se reeditan más que las mediocres. Por algo será.

Como germanista ¿cree que la literatura alemana es suficientemente estimada en nuestro país?

Supongo que quedan unos cuantos huecos por cubrir, pero los mejores autores son todos conocidos, y leídos cuando hay buenas traducciones, lo que no siempre ocurre. Sigue habiendo textos importantes por descubrir a los lectores españoles.

Sólo amor, su más reciente libro de poemas, es un canto al eterno tema del amor ¿desde qué perspectiva?

Desde la de un poeta y un amante maduro, que sigue viviendo con ilusión e incluso con ardor una relación erótica con su compañera de muchos años. He tenido esa suerte, y quise reflejarla en poemas, que fui escribiendo a lo largo de bastantes años y que son muy diversos en cuanto a la forma y a la ocasión, pero que tienen todos el amor por tema fundamental.

¿Su labor de editor ha influido en su propia forma de ser poeta?

Pasar la vida entre libros y autores, sobre todo entre libros de poesía y poetas, sin duda marca. Se aprende de lo bueno y de lo malo. Lo peor, en mi caso y en el de otros muchos poetas editores, es que la labor del editor a menudo interfiere y perjudica a la del autor. Un editor debe pasarse la vida rechazando libros, ya que sólo puede publicar una mínima parte de los que le llegan, y eso hiere susceptibilidades y crea enemigos, que en ocasiones se vengan en la obra del autor. ¡Qué se le va a hacer!

No sé si estará muy de acuerdo con la idea de que la poesía española siempre se ha movido entre la marginalidad y la referencia. En cualquier caso, ¿cómo ve el panorama poético actual?

Supongo que con eso de la marginalidad y la referencia te refieres a que los poetas en nuestro país pasan de ser minoritarios y desconocidos a famosos y objetos de culto, y viceversa. Sí, algo hay de eso. Podríamos citar muchos casos de este sube y baja nacional, no sé si bueno o malo, pero cierto.

En cuanto al panorama actual, es interesante por lo numeroso y por lo variado. Hay mucha gente escribiendo y publicando poesía, y hay poesía para todos los gustos, incluso para los estragados. En la poesía joven observo tendencias que, frente a los seudomisticismos y seudoesencialismos de años recientes, vuelven a la realidad con puntos de vista distintos, alejados de facilidades y simplificaciones, y con mucha riqueza de aportaciones, asimiladas del complejo mundo actual. Últimamente estoy descubriendo poetas jóvenes muy interesantes y valiosos, y espero mucho de lo que están escribiendo.

http://www.lasafinidadeselectivas.blogspot.com
http://visualpoetry.blog.com.es

Etiquetas: Artes y oficios, Camino de la voz, Corazón independiente, Cuarentena, De lo real y su análisis, Disparatario y Con pies pero sin cabeza, Esos tus ojos, Flores del tiempo, Jesús Mun, Nada más que la verdad, Otros labios me sueñan, Sólo amor y dos libros para niños, seguido de De aquel amor me quedan estos versos, Viajes y estancias, Viajes y estancias (con los collages del autor), Viento fresco, Viva voz (Canciones)

Sobre el autor

Agustín Calvo Galán

Agustín Calvo Galán (Barcelona, 1968) ha publicado 'Letras transformistas', una selección de sus poemas conceptuales y visuales (2005), 'Otra ciudad' (libro objeto, 2006), 'Poemas para el entreacto' (2007) y 'A la vendimia en Portugal' (2009). Su obra como poeta visual ha sido recogida en varias antologías especializadas.

¡Comparte este artículo!

3 Comentarios

  1. Laura 26 noviembre 2008 at 16:29

    Gran Poeta, traductor y ensayista español!! Un poeta que además de la temática social, trata con maestría otros asuntos, como el amor, el paso del tiempo o la belleza de un mundo natural amenazado por la rapacidad humana! Buena entrevista!!

  2. sol 11 diciembre 2008 at 23:51

    me viene tan de sorpresa ..en esta noche de frio y nieves…que solo apetece hacer el amor…
    un amor hecho lentamente …sin pausas…lleno de caiño y pasion..dulce ..cariñoso ..lleno de caricias
    y besos..muchos besos por toda la anatomia desnuda..quedar en la ensoñacion despues de la pasion y en el abrazo sucede la noche…se hace corta..proto amanecera..entoces se repite..el goce …
    lo mejor de todo es pensar que habran muchos goces como este

  3. Mª Dolores Fernández Alonso 5 enero 2010 at 12:47

    Buenos días.

    Busco desde hace tiempo un poema de Jesús Munárriz que musicalizó Aute y que sirvió de cabecera al programa “Negro sobre blanco”. No sé si el título es “Todo está en los libros” pues, a pesar de que el título y la sintonía nos es muy familiar a los de una generación, el texto completo parece haberse esfumado. ¿saben dónde podría encontrarlo?. Gracias por su ayuda.
    Mª Dolores Fernández Alonso

Envía tu comentario