Revista de Letras

La Matute gana el Premio Cervantes

24 noviembre 2010 Destacados

Se le había resistido hasta ahora. Por fin, Ana María Matute, académica desde 1996 y una de las más valiosas plumas de las letras españolas, ha obtenido el Premio Cervantes concedido por el Ministerio de Cultura a propuesta de las Academias de la Lengua de todos los países de habla hispana.

Ana María Matute (Foto: Web de la autora en ClubCultura)

Ana María Matute nació en Barcelona en 1925, en el seno de una familia burguesa. Durante buena parte de su niñez vivió en Madrid y su experiencia durante la guerra civil le marcó tanto en lo personal como en su narrativa, tal y como puede apreciarse en las infancias narradas en sus novelas. Su primera novela, Pequeño teatro, la escribe a los diecisiete años pero no se publica hasta una década más tarde. También resultó ser víctima de la censura, que impidió la publicación de algunas de sus obras. Tras años de silencio narrativo, regresó a la escena literaria en 1984 con Sólo un pie descalzo. El gran éxito no le llegaría hasta 1996, cuando Olvidado Rey Gudú se convierte en un hito crítico y comercial e ingresa en la Real Academia de la Lengua. Desde entonces, no ha dejado de ofrecer conferencias y charlas, además de participar activamente en cursos sobre narrativa y temáticas abordadas en su obra, al tiempo que aumentaba su producción creadora y se recuperaban aquellas primeras obras de juventud. En 2007 obtuvo el Premio Nacional de las Letras como reconocimiento a su aportación a las letras hispánicas.

Etiquetas: Ana María Matute, Premio Cervantes 2010

Sobre el autor

Revista de Letras

Revista digital de crítica cultural. Publicación bajo licencia Creative Commons. Edita: Albert Lladó y David Lladó. Coordinación: Olga Jornet. Patrocinador: Fundación Aquae. Colabora: CCCB

¡Comparte este artículo!

1 Comentario

  1. Sergi Bellver 24 noviembre 2010 at 15:11

    Enhorabuena a la autora por un premio merecido hace tiempo. Mi libro favorito de Ana María Matute es la colección de cuentos “Los niños tontos”.

Envía tu comentario