Revista de Letras

La última bofetada de Harold Pinter

22 enero 2011 Teatro

Celebració. Harold Pinter
Dirección: Lluís Pasqual
Escenografía: Paco Azorín
Sonido: Roc Mateu
Vestuario: Isidre Prunés
Intérpretes: Jordi Bosch, Roger Coma, Eduard Farelo, Míriam Iscla,
Marta Marco, Àngels Moll, Boris Ruiz , Pep Sais, Clara Segura
Producción: Teatre Lliure i EL CANAL-Centre d’Arts Escèniques de Salt/Girona
Teatre Lliure de Gràcia (Barcelona), hasta el 27 de febrero de 2011

Lluís Pasqual dirige, hasta el 27 de febrero y en el reabierto Teatre Lliure de Gràcia, Celebració, la última obra que escribió el dramaturgo británico Harold Pinter. Allí encontramos todos los ingredientes de lo que podría ser una inocente y blanca comedia ligera. En un restaurante de lujo, dos parejas – formadas por dos hermanos (Jordi Bosch y Eduard Farelo) y dos hermanas (Míriam Iscla y Marta Marco) – celebran el aniversario de boda de los más jóvenes. En otra parte de la sala, Javier (Roger Coma) y Suki (Clara Segura) hacen lo mismo. Diálogos que parecen no tener sentido, una borrachera compartida, y un esperpéntico camarero – genialmente interpretado por Boris Ruiz – que, siempre que puede, interviene para explicar alguna historieta de su abuelo. Los dueños del local (divertidísimos Pep Sais y Àngels Moll) aparecen y desaparecen como testigos del ambiente surrealista que han conseguido crear sus clientes.

Los paratextos, en el teatro como en cualquier obra de creación, son vitales. Si esta obra no estuviese firmada por Pinter, podríamos dejarnos llevar por la idea de que estamos ante eso, una pieza para pasar el rato y reír con alguna situación exagerada. Que el texto sea obra del dramaturgo inglés no lo hace mejor, evidentemente, pero sí que nos puede alertar sobre qué es lo que estamos viendo. No seamos ingenuos, pues. Que no comprendamos, en un principio, qué está pasando, no quiere decir que el autor se haya dejado llevar por la banalidad. Poco a poco vemos el nivel de su irreductible mala leche, retratando una generación de nuevos ricos que, como engendros, han crecido en todas las ciudades europeas. Los dos hermanos, “consultores estratégicos” que se dedican a “imponer la paz”, y la intervención de un banquero inseguro y paranoico, interpretado por Roger Coma, nos enseña un tipo de hombre obsesionado con el dinero y que no oculta su machismo más pueril. Las mujeres de la obra tampoco salen mejor dibujadas.

Y venga tópicos. Que si las suegras, que si las secretarias, que si los hombres no pueden deshacerse jamás del cordón umbilical, … Una canción por allí, “cómo hacer el amor en un Simca 1000…” por allá, y seguimos interrogándonos sobre qué nos quiere decir Pinter con toda esta fauna. El mensaje, sin duda, es una bofetada. La aparente absurdidad en la que nos sumerge nos lleva a una cierta sensación de amenaza y desconcierto, nacido de la familiaridad que, poco a poco, hemos ido descubriendo en todos ellos. No es una borrachera más, sino una embriaguez moral a la que el consumismo y la fiebre competitiva nos ha llevado y que, de forma mucho más contundente, aflora en una cena donde nos relajamos. Albert, en un creíble  Eduard Farelo, le dice, fanfarrón, a su hermano, si sabe cuánto dinero ha ganado durante el último año. Ríen. Javier, a su vez, le pregunta a su pareja si piensa que creen en él. Claro que sí, le contesta, aunque no sabe a quién se refiere. Los referentes están vacíos.

(…)

Sigue leyendo en

Albert Lladó
www.albertllado.com

Fotos: © Ros Ribas / Teatre Lliure

Etiquetas: Àngels Moll, Boris Ruiz, Celebració, Clara Segura, Eduard Farelo, Harold Pinter, Jordi Bosch, Lluís Pasqual, Marta Marco, Míriam Iscla, Pep Sais, Roger Coma, Teatre Lliure, Teatre Lliure de Gràcia

Sobre el autor

Albert Lladó

Albert Lladó (Barcelona, 1980) escribe en La Vanguardia y es editor de Revista de Letras. Es autor de la obra de teatro 'La mancha' (Arola, 2015), estrenada en el TNC. Su último libro publicado es 'Los singulares individuos' (La Isla de Siltolá, 2016)

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario