Revista de Letras

“Laúd y cicatrices”, de Danilo Kiš

Laúd y cicatrices. Danilo Kiš
Traducción de L. F. Garrido Ramos y T. Pistelek
Edición de Mirjana Miočinović
Acantilado (Barcelona, 2010)

La editorial Acantilado prosigue con su encomiable edición de la obra de Danilo Kiš, uno de los más reconocidos autores yugoslavos del siglo pasado, heredero de una historia de la narrativa intensa y brillante que tomó el relevo de escritores de la talla de Ivo Andrić, y dio a conocer al mundo la literatura de la república de repúblicas balcánicas. Después de la genial Una tumba para Boris Davidovich (Grosnica za Borisa Davidovica, 1976), del volumen Circo familiar y de la sorprendente La Enciclopedia de los Muertos (Enciklopedja mrtvim, 1983), nos llega ahora este Laúd y cicatrices (Lauta i oziljci, 1994), conjunto de textos póstumos que constituyen a la vez una insuperable introducción al universo  Kiš y una excelente muestra de su poética, y un colofón a la obra de uno de los autores imprescindibles de la literatura centroeuropea.

Joan Flores Constans
http://jediscequejensens.blogspot.com/

Etiquetas: Acantilado, Danilo Kiš, Laúd y cicatrices, Mirjana Miočinović

Sobre el autor

Joan Flores Constans

Joan Flores Constans nació y vive en Calella. Cursó estudios de Psicologia Clínica, Filosofía y Gestión de Empresas. Desde el año 1992 trabaja como librero, actualmente en La Central del Raval. Lector vocacional, se resiste a escribir creativamente para re-crearse con notas a pie de página, conferencias, críticas y reseñas en la web 2.0, y apariciones ocasionales en otros medios de comunicación.

¡Comparte este artículo!

1 Comentario

  1. Miguel 10 septiembre 2010 at 16:33

    Con todos mis respetos, no creo que Danilo Kis esté a la altura de Ivo Andric, ni de lejos.
    Es una apreciación personal que se basa en haber leido algunas obras de los dos autores. “Circo Familiar” recoge varios relatos interesantes, especialmente líricos y bellos (“Penas precoces” y “El jardín”), pero “Enciclopedia de los muertos” me parece un tostón considerable que raya la mística absurda (los relatos mejores, en mi opinión, “Es glorioso morir por la patria” y “El espejo de lo desconocido”); a mí se me hizo insufrible.
    Ivo Andric es harina de otro costal, es un narrador excelente, un auténtico descubrimiento. Especialmente buena es su novela “Un puente sobre el Drina” que, tomando como excusa la historia de un puente hace un repaso a varios siglos de dominio otomano en la península balcánica; donde cohabitan en un cóctel explosivo (adormecido) un entramado de razas y culturas complejo. Una novela excepcional.
    “Crónica de Travnik” y “La señorita” no alcanzan la dimensión de la anterior novela, pero con todo son muy superiores a cualquier obra de Danilo Kis.

Envía tu comentario