Revista de Letras

Liber 2010: La inauguración

29 septiembre 2010 Destacados

Pocas cosas hay más reveladoras en este mundo del libro que el pasearse por el pabellón del Liber antes de que se abran sus puertas. Stands vacíos, camareros preparando el picoteo, algunos editores que llegan corriendo con sus trolleys, libros (claro) y aspiradoras a pleno rendimiento. Viendo el espacio en el que se va a desarrollar el evento, sin apenas gente, se llega a la conclusión de que debería ser así, que los libros hablaran solos sin nadie que te los venda, que las falsas sonrisas, los apretones de manos y las firmas de contratos no hacen más que estropear el lado romántico que pocas veces resulta compatible con el industrial. Pero no quiero olvidar que hay mucho romántico en el negocio, afortunadamente. Antonio Quirós, de la editorial digital Luarna, primer conocido a quien saludo, es uno de ellos, y eso que su negocio es el libro electrónico, soporte coprotagonista de esta edición del Liber, aunque relegado a un pasillo lateral y, sí, a algún stand en el centro del tablao. Pero de esto ya hablaremos en otro momento.

Se inaugura la 28ª edición del Liber, el punto de encuentro para profesionales que, un año en Barcelona y otro en Madrid, sirve para que editoriales, librerías, distribuidores, agencias y bibliotecas, se encuentren, dialoguen, pacten y mantengan el sector viento en popa a toda vela.

Tras un paseo entre pabellones, asisto al acto inaugural. Me comenta una jefa de prensa amiga que la ministra González-Sinde no asistirá. Más tarde nos comunican que, estando ya en Barcelona, ha debido regresar a la capital urgentemente. Lástima, aunque luego entenderé que el motivo del desplante venga dado por la sospecha del sopor que debió intuir.

La cosa comienza con las palabras de Pedro de Andrés, presidente de la Federación de Gremios de Editores de  España (FGEE), quien, en una exposición clara y lúcida, manifestó que, a pesar de lo que se diga, el sector editorial sí está en crisis. “Como en otras ocasiones, se ha sobrevivido a través de iniciativas imaginativas para adaptarse a ellas”. Según De Andrés, hemos sufrido una crisis de venta en librerías pero el aumento de ventas de derechos ha llegado a producir un “moderado optimismo”, no tan obvio cuando se trata de las “inexplicables políticas educativas” que han propiciado una facturación bajo mínimos en la totalidad del sector, “políticas que tienen que ver con la negativa repercusión del sistema de préstamo de los libros de texto en algunas Comunidades Autónomas, que llevan consigo una intervención de las administraciones educativas en la fijación de los precios de los libros en un mercado establecido por Ley como de precios libres”. Remató su protesta recordando que “el desvío de los recursos públicos, hasta ahora destinados a la adquisición de libros de texto y para las bibliotecas escolares, a la compra masiva de hardware y de soportes informáticos en detrimento de los contenidos, sin ningún tipo de criterio pedagógico”, son parte de una política que debe modificarse con urgencia.

Y para ello, tras un año de arduo trabajo, De Andrés anunció que está listo un Plan Estratégico que definirá una propuesta de reconversión del sector. En este “revolucionario” trabajo, consensuado por todas las partes de la cadena productiva, se propone, entre otras cosas, modificar la Ley de Propiedad Intelectual, la reducción del IVA aplicado al libro electrónico hasta el 4%, o el “fortalecimiento de la política de aumento de Fondos Bibliográficos a las Bibliotecas Públicas, Escolares y Universitarias”.

En su intervención, Jordi Martí, delegado de Cultura del Ajuntament de Barcelona, hizo hincapié en que, respecto al libro, las instituciones públicas deben moverse “a partir de dos ejes: manteniendo el acercamiento a la empresa privada, como en el caso del Liber, y fabricando lectores”, aprovechando para recalcar que Barcelona será sede de una nueva biblioteca pública que, por lo anunciado, dejará en pañales a la de Alejandría.

Fernando Salazar, reciente nuevo vicepresidente ejecutivo del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), valoró la industria editorial como “locomotora indispensable” para las exportaciones y que, desgraciadamente, “se ha visto afectada por los ajustados presupuestos de austeridad que han provocado una reducción de negocio fuera de nuestras fronteras, pero que ha mantenido e incluso aumentado las cifras en referencia al libro electrónico y en otro ámbitos del sector”. Haciendo referencia al país invitado, Puerto Rico, afirmó que “al final de esta feria, todos seremos un poco más boricuas”.

No hizo falta esperar tanto… La subsecretaria del Ministerio de Cultura, Mercedes Elvira del Palacio, ya con una ligera cadencia puertorriqueña que hacía recordar a la que algún ex presidente lograba obtener por mimetismo cuando viajaba a Estados Unidos y tenía que hablar en inglés, explicaba una curiosa anécdota difícil de creer: en la última Feria del Libro de Madrid, muchos visitantes se acercaban a los stands con sus ordenadores portátiles buscando eBooks para cargarlos. Pero hizo más que contar anécdotas, casi dejó por poco práctico lo del Plan Estratégico anunciado por De Andrés, avisando que el Gobierno ya ha aumentado las partidas destinadas a la adquisición de fondos para las bibliotecas y que, como es bien sabido, una de las máximas preocupaciones del Ministerio de Cultura es la defensa de los derechos de autor. Sin olvidar que en este Liber, mediante la iniciativa de la Administración, se presenta el Libro Blanco de la Traducción (uno de los sectores profesionales más castigados por la crisis), área profesional fundamental cuando se habla de libros ya que el 25 % de lo que se publica en España corresponde a obras traducidas.

El secretario de Estado de Puerto Rico, Kenneth D. McClintock, agradeció el interés que ha llevado a ser su país el invitado de este año. Y buscó similitudes con Barcelona, en especial por su carácter de territorio bilingüe, hecho que enriquece cultural y socialmente. Y aquí se produjo otro ataque de mimetismo, al finalizar su intervención con un “moltes gràcies”.

Como remate, Joan Manuel Tresserras, conseller de Cultura y Medios de Comunicación de la Generalitat de Catalunya, ofreció la solución para acabar de una vez por todas con la crisis del libro: “En Barcelona se hablan más de 300 lenguas. Y, de ellas, 30 tienen más de 2000 hablantes. Con todo ese potencial, el sector editorial debería mirar hacia el mercado global”. ¿Se imaginan? Editores de Catalunya publicando libros en 30 lenguas diferentes. ¿Dónde queda la defensa del catalán cuando se habla de dinero?

Entre intervención e intervención observo a los que me rodean en la platea… Hacía tiempo que no veía a tanta gente cabeceando con los ojos cerrados. Dudo en si se trata de algún tipo de mantra empleado por la “gente libresca” o en el efecto combinado de ese tonillo institucional con el que hablan todos (¿nadie se da cuenta de lo aburrido que resulta?) y la cálida temperatura de la sala de actos. Puntualmente, una señora ajustada en un llamativo vestido rojo se pasea despertando al personal y provocando miradas lascivas entre los hombres y matadoras entre las féminas. Y pienso: “Estos del Liber se las saben todas para que la gente permanezca en sus asientos”.

Regreso al pabellón principal, ahora sí, lleno en su trayecto central, vacío en los laterales. Observo:

. El stand más bonito es el de Puerto Rico, el país invitado. También el de catering más surtido. Los que se han quedado brindando en el del Grupo Anaya (espectacular, justo en la entrada) se pierden la música en directo y la cortesía de los allí presentes. Curiosamente, otro stand que debería ser alegre, el de la Asociación de Editores de Andalucía, está desierto.

. El stand más interesante es el de la Asociación de Editores de Madrid. Muchas editoriales guapas, guapas. Me lo llevaría todo. Es justo donde los compañeros de BTV me graban para crear una de sus “píldoras” informativas.

. El stand más incómodo es el de Vicens Vives. De color rojo matador, para acceder a él hay que subir una especie de montañita cubierta con el enmoquetado (también rojo), a riesgo de pegarse un castañazo y volver al punto de partida haciendo “la croqueta”. Sin agarraderas de ningún tipo, los asistentes se lo piensan dos veces antes de subir a “pillar” una copa de cava.

. Y, precisamente, la especie habitual en estos saraos, la “croquetera”, está bien representada, por supuesto, por algunos periodistas de relumbrón. Un editor cariacontecido se preguntaba cuántos de ellos iban a pasearse por la feria el resto de jornadas, no habiendo “comercio” ni “bebercio”. Mi respuesta: “Eeeeh, ¿ninguno?”.

. Lo más comentado: La metedura de pata en la edición catalana de la novela de Ken Follet. Risas, risas, risas… y jueguecitos haciendo mención al título del libro: La caída de los gigantes. ¡Se nota que el enemigo no está! (el grupo Random House Mondadori no participa en la feria).

La incógnita, ahora, es saber quién asistirá y en qué volumen, en esta jornada de huelga general. RdL, por convicción y por problemas de movilidad, no lo hará. Pero el jueves volveremos a la carga.

José A. Muñoz

Fotos: Liber

Etiquetas: Liber 2010

Sobre el autor

José A. Muñoz

José A. Muñoz (Badalona, 1970), periodista cultural. Licenciado en Ciencias de la Información, ha colaborado en varias emisoras de radio locales, realizando programas de cine y magazines culturales y literarios. Ha sido Jefe de Comunicación de Casa del Llibre y de diversas editoriales.

¡Comparte este artículo!

2 Comentarios

  1. Glenda Ligia Toro 29 septiembre 2010 at 18:44

    El secretario de estado de Puerto Rico pertenece a un movimiento anexionista que es rechazado por la mayoría de los puertorriqueños, desgraciadamente en su discurso trató de minimizar a Puerto Rico como nación y como defensora indiscutible de la lengua española en las américas (Puerto Rico ganó el premio príncipe de asturias por su defensa del español). Puerto Rico no es bilingue como dice el señor secretario, Puerto Rico es una nación totalmente hispanohablante y muy orgullosa de su idioma materno, el español. Puerto Rico no es un territorio anexado a los Estados Unidos ni es un estado federado o territorio incorporado de ese país, es una nación que actualmente está asociada en un pacto bilateral a otro país pero que posee el derecho reconocido por las Naciones Unidas y por el derecho internacional a reclamar toda su soberanía en un acto de autodeterminación cuando así lo desee.
    Espero que los catalanes y toda europa pueda disfrutar de los grandes autores puertorriqueños y de toda la riqueza literaria que se produce en esta pequeña nación caribeña y latinoamericana.

  2. José A. Muñoz
    Josep A. Muñoz 30 septiembre 2010 at 19:16

    Apreciada Glenda, gracias por tu comentario. Es bien conocida la labor que, desde Puerto Rico, se realiza por la defensa de nuestra lengua común en toda América latina y en Estados Unidos. Desconocía el rechazo de los puertorriqueños hacia la política cultural que se está realizando desde la Administración pública. Ese dato y tu comentario acerca del discurso ofrecido por el sr. McClintock en Barcelona me hace entender algunas cosas.

    Esperamos que sí, que la presencia de editores y autores de Puerto Rico en Barcelona nos permita conocer mejor lo que se está haciendo allí y que las editoriales españolas comiencen a publicarles, ya que necesitamos ampliar nuestro conocimiento y descubrir a todos los que están creando literatura en tan hermoso país.

    ¡Saludos!

Envía tu comentario