Revista de Letras

Paul Auster presenta “Diario de invierno”

20 febrero 2012 En vivo

Seguimiento de la rueda de prensa que, desde el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), ofreció Paul Auster, con motivo de la publicación de su nueva obra Diario de invierno (Anagrama) el 21 de febrero de 2012.

En este nuevo libro, Auster vuelve la mirada sobre sí mismo y parte de la llegada de las primeras señales de la vejez para rememorar episodios de su vida. Y así, se suceden las historias: un accidente infantil mientras jugaba al béisbol, el descubrimiento del sexo, las masturbaciones adolescentes y la primera experiencia sexual con una prostituta, la rememoración de sus padres, un accidente de coche en el que su mujer resulta herida, una presentación en Arles acompañado por su admirado Jean-Louis Trintignant, la estancia en París, una larga lista comentada de las 21 habitaciones en las que ha vivido a lo largo de su vida hasta llegar a su actual residencia en Park Slope, sus ataques de pánico, los viajes, los paseos, la presencia de la nieve, el paso y la herida del tiempo…

Paul Auster nació en 1947 en Nueva Jersey y estudió en la Universidad de Columbia. Tras un breve perí­odo como marino en un petrolero, vivió tres años en Francia, donde trabajó como traductor, “negro” literario y cuidador de una finca; desde 1974 reside en Nueva York. Galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2006 por su carrera literaria.

Etiquetas: Anagrama, Diario de invierno, Paul Auster

Sobre el autor

José A. Muñoz

José A. Muñoz (Badalona, 1970), periodista cultural. Licenciado en Ciencias de la Información, ha colaborado en varias emisoras de radio locales, realizando programas de cine y magazines culturales y literarios. Ha sido Jefe de Comunicación de Casa del Llibre y de diversas editoriales.

¡Comparte este artículo!

1 Comentario

  1. Andres 25 junio 2012 at 15:28

    Diario de invierno:
    Un libro que no merece alabanzas ni ningún premio.
    Escrito desde el aburrimiento existencial.
    Compendio de irrelevantes enumeraciones: estancias en sus diferentes lugares de residencia, golpe, heridas y caídas sufridas a lo largo de su vida, las muertes que le han rodeado y sus amoríos.
    Desde un punto de vista estrictamente egocéntrico.
    Sin entrar en ningún momento en cuestiones políticas, religiosas, filosóficas, existencias, morales ni sociales.
    Un texto autobiográfico que he conseguido leer en breve tiempo debido a que no hay nada desagradable en él. Pero que es el reflejo de una mente decadente que mira con miedo su ombligo.
    Falta absoluta de poesía, encanto y talento literario.
    Tedioso!!
    Únicamente recomendable para gente aburrida sin otra alternativa.

Envía tu comentario