Revista de Letras

“Poesía para niñas bien”, de Txus García

12 noviembre 2011 Reseñas

Poesía para niñas bien. Txus García
Ilustraciones: Cisco Bellabestia
Cangrejo Pistolero Ediciones (Sevilla, 2011)

Debutar con un libro como Poesía para niñas bien resulta arriesgado lo mires por donde lo mires; pues, en primer lugar, nos encontramos ante la edición de unos poemas muy esperados: muchos hemos visto a su autora subirse, en numerosas ocasiones, a escenarios o a simples tarimas de baretos para modernos y/o bohemios, coger el micrófono por donde más duele y arrancarse a decir sus creaciones, unos poemas muy bien dichos -con maestría de rapsoda-, unos poemas que funcionan muy bien en recitales y que, ahora, debían sostenerse en las páginas de un libro y debían resultar igual de interesantes y sugerente en la lectura solitaria. También porque tanto la temática como las formas del libro remiten a una poesía nueva, no actual, no moderna, no de hoy, nueva en su libertad y en que se enfrenta de una manera rabiosa a la poesía de la modernez. Nueva y valiente porque Txus García se ha impuesto a sí misma una meta difícil, casi un final de carrera nada más comenzar, que la deja exhausta tras dar lo mejor de sí; pues este libro, contrariamente a los que mucho esperábamos, en realidad no es un libro de poemas, es un auténtico striptease creativo y emocional.

Comienza el libro mostrándonos su “DNI”:

“Aquí estoy. Me llamo Txus y soy transgénero.

Llevo siglo siéndolo.

Fui niño bollera y niña gay”.

Y continúa en una senda que no sólo viene a transgredir las normas del buen gusto y la poesía bien -para niñas bien-, subvirtiendo las jerarquías culturales y lingüísticas y mezclando Glam, Pop y cultura basura con descarada naturalidad, sino que también se enfrenta con todas los tópicos de la homosexualidad, (tópicos que, en algunas ocasiones, hemos sido los propios homosexuales quienes nos hemos impuesto cumplir en la necesidad adaptativa de reconocernos en lo que la sociedad ha estado dispuesta a aceptar en cada momento como normal). En este ahora que vivimos se nos ha concedido que ser gay o lesbiana entra dentro de la normalidad, y vamos nosotros y nos lo creemos con total despreocupación. Pero resulta que Txus García no se lo cree, no cree en la normalidad, en ninguna normalidad complaciente, y atrapa el tópico con una agria ironía, y con excelente humor, para destapar sus contradicciones y subvertirlo.

Txus García (foto: lasafinidadeselectivas.blogspot.com)

Es así como también podemos entender su predilección por el transgénero, el intersexo, la transexualidad, el travestismo; es decir, no por lo femenino, no por lo masculino, no por lo marica, no por lo bollero, no por las categorías ya aceptadas socialmente, sino por la confusión entre los sexos, por ese campo fronterizo y tremendamente inquietante y despreciado en los salones de la normalidad social, y en el que sólo con valentía se llega a aceptar la libertad y el valor definitorio -del ser único- de cada individuo; y ¿por qué no? por la indefinición personal llevada a su lado más creativo.

Porque, además, Txus escribe una poesía fundamentalmente sensual; sensual hacia cualquier ser humano, y su “me gustan todas” se convierte así en un himno al amor entre todos los seres humanos. También escribe desde la proximidad de un lenguaje sencillo, pero lleno de efectos repetitivos, de sonoridades que encauzan la extrañeza y la sinonimia hacia la consecución de un lenguaje incisivo y, sobre todo, significativo. Se maneja con gran maestría en la transgresión de las formas poéticas y osa socavar el buen gusto generalizado de la poesía: usa giros del habla popular, usa la cacofonía, la vulgaridad y la palabra soez de una manera totalmente desinhibida y, por tanto, con gran acierto.

Porque la autora también crea desde la contradicción y la rabia, desde la duda en el valor de su propia escritura, y desde las exigencias de humildad y de honestidad hacia uno mismo ante la dificultad de la creación, como muy bien retrata en el poema titulado “El verso me vino de nalgas”:

“El verso mal parido

me reventaba todo y yo, perra pariendo:

salió el hijoputa con fórceps,

con ventosa, con rabia”.

De este debut editorial Txus García sale más que airosa, sale triunfando en cada línea, en cada verso, en cada pieza de ropa que se quita y que deja mostrar no ya su epidermis sino sus entrañas, su intimidad, su ser. El paso del tiempo y de los recitales ha hecho madurar sus textos y Poesía para niñas bien ha llegado en su mejor momento, justo cuando Txus, después de tantísimas batallas, comienza a despegar como poeta y como artista del escenario.

Por último cabe destacar, en la parte gráfica del libro, la actuación de Cisco Bellabestia con una presencia estética muy definida en la mezcla de estilos, siempre haciendo hincapié en la transgresión y el frikismo, por tanto, acompañando de manera magistral los versos de Txus García.

Y, por cierto, todos aquellos que dudan sobre la continuidad futura del libro impreso deberían acercarse a El Cangrejo Pistolero Ediciones, especializado en ediciones de poesía de factura artística, y se darán cuenta que gracias a las obras bien hechas, de calidad formal, los libros con alma de papel sobrevivirán al tacto, por los siglos de los siglos, triunfe o no la edición digital.

Agustín Calvo Galán
http://proyectodesvelos.blogspot.com

Etiquetas: Cangrejo Pistolero Ediciones, Cisco Bellabestia, Poesía para niñas bien, Txus García

Sobre el autor

Agustín Calvo Galán

Agustín Calvo Galán (Barcelona, 1968) ha publicado 'Letras transformistas', una selección de sus poemas conceptuales y visuales (2005), 'Otra ciudad' (libro objeto, 2006), 'Poemas para el entreacto' (2007) y 'A la vendimia en Portugal' (2009). Su obra como poeta visual ha sido recogida en varias antologías especializadas.

¡Comparte este artículo!

Sin comentarios

Envía tu comentario