Revista de Letras

Raymond Chandler y la literatura detectivesca

28 Febrero 2013 Crónicas

A la novela negra se la conoce a menudo como novela detectivesca y también policiaca. En cualquier caso se trata de obras que se basan en la intriga y responden a una manera de narrar y de mirar a la sociedad que debe mucho a Edgar Allan Poe, que con August Dupin, protagonista de Los crímenes de la calle Morgue, creó al primer detective de la historia de la literatura.

Foto: D. P.

Resulta curioso que muchas veces se llame policial a un género cuyas obras más representativas están narradas por detectives privados y no por policías. Desde el ya citado detective Dupin, de Poe, pasando por el detective Carvalho, de Vázquez Montalbán, por Philip Marlowe, de Raymond Chandler, hasta llegar a Mandrake, el abogado-detective de Rubem Fonseca. Son personajes que en la vida real no existen. Y si existieran distarían mucho de ser policías.

Hay un pasaje de La dama del lago (1943), una de las más exitosas novelas de Chandler, que en cierta manera explica por qué Marlowe es detective y no policía. En él, un capitán se disculpa por la incompetencia de uno de sus hombres ante Marlowe. Dice: “La policía requiere buenos profesionales, los mejores, pero los buenos no están interesados en ser policías y entonces tenemos que conformarnos con lo que nos viene. Algo parecido pasa en la política”.

Raymond Chandler (Chicago, 1896 – La Jolla, 1959) empezó a escribir novelas a una edad avanzada, después de perder su empleo en una compañía petrolera. En al año 1939 publicó su primera novela, El sueño eterno, donde aparecía por primera vez un héroe narrador llamado Philip Marlowe. Este personaje lo catapultó hacia la fama y le abrió las puertas de Hollywood, donde trabajó como guionista en diferentes compañías hasta que abandonó.

El simple arte de escribir / Cartas y ensayos escogidos (Emecé) es una recopilación de cartas que Chandler escribió a personas con las que mantenía relación profesional, editores, agentes, abogados y demás. Estos textos son una excelente manera de conocer a este personaje que en Inglaterra era considerado un escritor y en EE. UU. un autor de novelas policiacas. Los temas que aborda en sus cartas son de una gran variedad. Desde sus desavenencias con la industria de Hollywood, “pienso que Hollywood es veneno para cualquier escritor, una tumba para el talento”, hasta explicaciones de la necesidad de conducir su obra novelesca hacia lugares donde sus imitadores no pudieran seguirle.

Lo que convierte a Chandler en un clásico no es solo su magistral manejo de los elementos que configuran un relato de intriga, sino la capacidad de hacer un retrato cínico de la sociedad, de ahondar en la mente de las personas a través de sus actos más viles y de sus rutinas. Ahí recae la segunda lectura, aquella que va más allá del entretenimiento, del juego de imaginar al asesino e ir desvelando las pistas que el propio autor pone para generar la intriga.

Jordi Pacheco

Etiquetas: August Dupin, Edgar Allan Poe, El simple arte de escribir / Cartas y ensayos escogidos, El sueño eterno, La dama del lago, Los crímenes de la calle Morgue, Mandrake, Manuel Vázquez Montalbán, Pepe Carvalho, Philip Marlowe, Raymond Chandler, Rubem Fonseca

Sobre el autor

Jordi Pacheco

Jordi Pacheco (Girona, 1980). Periodista y músico. Ha estudiado Comunicación en la UOC (Universitat Oberta de Catalunya). En la actualidad colabora en diversos medios de comunicación, entre los cuales destacan las revistas 'El Ciervo' y 'Foc Nou'. Como músico, es guitarrista en la formación Grupo Local, con la cual ha publicado un disco, Estropósito (2016). Además es miembro de la Asociación Cultural Mistura, un colectivo que trabaja por difundir la cultura del conocimiento, la comprensión y el entendimiento, para acercar los vínculos entre las personas y dar visibilidad a la crisis humanitaria por la que atraviesa el mundo.

¡Comparte este artículo!

1 Comentario

  1. Alejandro Fernández 2 Marzo 2013 at 19:31

    “Lo que convierte a Chandler en un clásico no es solo su magistral manejo de los elementos que configuran un relato de intriga, sino la capacidad de hacer un retrato cínico de la sociedad” Muy cierto. Es un autor digno de seguir. en proyectos frescos como http://golpeganador.blogspot.com/2013/03/publico-objetivo.html deberían hacerle un espacio.

Envía tu comentario