Revista de Letras

Sergio Sánchez Santamaría: genio del grabado

El artista mexicano Sergio Sánchez Santamaría está en la vanguardia del grabado, con una técnica exquisita y novedosas metodologías de trabajo; ha forjado una carrera de excelencia. También es muy conocido entre varios autores por su técnica aplicada a la creación de ex libris. Ha recorrido el mundo con sus trabajos, y ha dejado huella de un singular talento, personalidad y sentido del humor.

¿Cómo se inició en la aventura y vocación de ser un artista en México?

Yo dibujo desde que tengo consciencia. Recuerdo dibujos a los tres y cuatro años de edad. Siempre con el apoyo y las enseñanzas de mi padre. Nunca dejé de dibujar y después decidí estudiar arte en la Esmeralda (Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado). Después di clases un tiempo, y no me sentía libre, así que opté por vivir totalmente de mi obra.

¿Cuál es su metodología de trabajo y quiénes han sido sus maestros? Una vez usted mencionó a un viejito, que nadie tomaba en cuenta y del cual aprendió mucho. A ver si puede contar esa historia también.

Jajajajajajaja, ¡sí! En mis correrías por estos caminos, he visto de todo. A ver, puedo decir que mis mentores espirituales son: Leopoldo Méndez, Käthe Kollwitz, Robert Crumb y Alberto Durero. Bueno, la anécdota que refieres, me sucedió cuando aprendí encuadernación, en un taller de grabado. Yo tenía como 19 años, y el maestro no tenía nunca alumnos; él nos debía suplicar para que aprendiéramos encuadernación. Íbamos como tres alumnos solamente, pero todos de forma intermitente, la mayoría de chavos iban solo  a galantear con las chicas –jejeje-.

¿Cuáles han sido los mayores desafíos que ha enfrentado con su vocación?

Pues creo que lo más complicado en este camino del arte, es cuando inicias, es sobrevivir con tu obra; verdaderamente, es un desafío mayor darse a conocer y obtener los apoyos necesarios, para sobrevivir tú y los que dependen de ti. Ahora bien, una vez que has resuelto esta situación viene lo más auténtico de la obra, toda aquella propuesta original que nace de ti, de tu alma, de tu espíritu, lo que quieres decir, y lo que tienes que decir, porque es importante. Tu discurso visual lo puedes dar sólo como un creador potente. Y si no lo hago yo nadie lo hará por mí, porque aunque se toquen temas similares por creadores contemporáneos, ninguno lo dice de igual manera; cada propuesta es diferente.

¿Cuál es su opinión de las tendencias artísticas actuales?, ¿y qué impresiones tiene de los trabajos latinoamericanos frente al mundo anglosajón?

Pareciera que globalmente hay una directriz por enterrar las técnicas clásicas. En realidad no es tan radical. Creo que, al menos, el grabado goza de muy buena salud; hay exposiciones, concursos bienales, subastas, publicaciones nuevas, becas y todo, así como también oferta y demanda de obra gráfica.

En este sentido, existen anglosajones interesados en Latinoamérica, a los que les impresiona el arte nuestro y lo aprecian mucho. Pienso, en cualquier caso, que las mentes brillantes se dan en todas las latitudes.

¿Por qué sus imágenes resultan tan poderosas e hipnóticas? A ver si puede referirme sus procesos de investigación o cuáles son sus búsquedas actuales.

¡Oye, gracias! Pues creo que es porque son muy netas, muy sacadas del fondo de mi alma, y claro, mi obra ha logrado influir. Cuando yo genero una imagen y la desarrollo sé que significa mucho para quien las observa o para aquél que posee la sensibilidad. Particularmente, mi búsqueda actual se vincula a preocupaciones muy específicas, aunque creo que también habla de un colectivo; inquietudes de otros seres humanos que sienten lo mismo que yo.

¿Cuál es su propio concepto de belleza?

¡Híjole! Creo que el valor subjetivo de la belleza es muy individual. La belleza la ves según tus prejuicios o tus gustos, y creo que como dicen “la ves donde la quieres ver”.

¿Qué elementos son imprescindibles, a su juicio, para madurar como artista?

El tiempo, los años, la experiencia, a veces ser muy joven te da más fuerzas pero la obra no madura. Sin duda, hay genios muy jóvenes, y también creo que hay elementos que no te puede dar la juventud. En realidad, la experiencia de vivir te hace mas observador, mas prejuicioso, vives el amor y el desamor, la muerte, la vida; todos estos procesos van forjando un arte más maduro; así me funciona a mí.

¿Cuál es su mensaje para los niños y jóvenes que anhelan llegar a trabajar tan bien como usted?

Mira, este mundo cada vez resulta, objetivamente, más complejo en muchísimos aspectos. En otro sentido, también creo que el conocimiento hace mejores a los seres humanos, en alguna medida. Y a los niños y jóvenes hay que apoyarlos y estimularlos según el campo de conocimiento que ellos quieran elegir. Yo elegí el arte y es el que me fascina, sin embargo todos somos diferentes y hay que colocar el cuidado necesario en el tema de la vocación de cada cual. A algunos les fascina el mundo de las letras, a otros el deporte o la música; esto es lo primero. Y una vez que tienes tu objetivo, no importa lo que tengas en contra, un espíritu fuerte sabe salir adelante y hay que trabajar durísimo para encontrar tu propio lugar en el mundo.

¿Qué cosas considera hermosas en el mundo de las relaciones humanas, y en el mundo de la naturaleza?, ¿por qué?

Lo hermoso transformado por el hombre es lo realizado con sus manos; creo que cuando alguien saca de la nada un sonido, una imagen o una palabra es hermoso. Es evidente que la naturaleza resulta colosal: los árboles, el mar, el agua, los atardeceres, el amor; creo que son cosas sublimes que nos da la naturaleza.

Por favor, narre la experiencia o aventura más entretenida que haya vivido en sus años de artista en México.

Pues creo que me han ocurrido varias, sabes, hay una que me pasa en todos lados, cuando viajo por México o en el extranjero; trato de pasar desapercibido, quiero observar el mundo, sin distracciones, y aunque no lo desee, sale a relucir que me dedico al arte y la gente me trata muy bien. Al final, he notado que el arte te otorga un nombramiento, que la gente comprende, respeta y admira; eso es muy reconfortante.

Eduard Von Europa

Todas las imágenes han sido cedidas por Sergio Sánchez Santamaría.
* Contacto con el artista: covenante1976@gmail.com.

Etiquetas: Sergio Sánchez Santamaría

Sobre el autor

¡Comparte este artículo!

2 Comentarios

  1. Maria Dolores Marín Hernández 21 mayo 2012 at 20:16

    El maestro Sergio Sanchez Santamaría ha desarrollado un estilo muy peculiar el cual no puede pasar desapercibido, su conocimiento y gusto por el arte lo complementan. He tenido la fortuna de asistir algunas de sus exposiciones y no deja de sorprender la aceptación de sus obras ante el público conocedor y no conocedor. Algunas de sus obras en galerias en el extrangero ponen en orgullo a México.

  2. JOSE G. CALLE 21 marzo 2013 at 21:06

    Muy buen articulo.. me gusta mucho la obra de sergio a quien conozco hace varios anos y de quien tengo varias obras.
    Un talento increible especialemente dada su juventud. tecnicamente de nivel mundial.

Envía tu comentario