Revista de Letras

Sin un sentido

12 marzo 2009 Destacados

cegueraLa lectura de “Ensayo sobre la ceguera” comenzó unos días antes de qué un médico me dijera que debía hacerme una biopsia, fueron dos semanas que nunca olvidaré, los sentimientos sobre la muerte y la vida no se fueron de mí un instante, inducido por una posibilidad remota y por el libro del escritor portugués más humano que conozco.

La narrativa nos invita a devorar cada página con ansiedad y gula, es que no nos importa hacer otra cosa mas que comer sus palabras, masticarlas en el ideario común del cerebro y digerirlas en pensamientos nuevos. En su contra portada Juan José Millás de puertas y habitaciones nuevas, lógicamente por lo revelador, sin dudas es una critica muy acertada. Lejos de criticar una novela premiada con lo más valorado del mundo de los reconocimientos pienso relatar mis sensaciones.

Mi percepción consta de dos trozos, uno es la idea y el otro es el instrumento.

José de Saramago hace gala de un inconformismo literario pocas veces visto, decorado con la simpleza de un relato escueto de claves ilustrativas, en sus miles de palabras repite muchas imágenes recordándonos todo el tiempo la fragilidad de nuestra especie, lo cuan cerca estamos de poder perder todo lo que amamos.

La idea: Pensar en una ciudad que se ve afectada por una epidemia de ceguera es cruel y motivadora para recrear muchas nuevas experiencias humanas, pero si esta ceguera es de un blanco lechoso es aún más cruel, pues la viste de un color y no del vacío habitual de un ciego común y corriente. Evidencia la dualidad cerebral que contenemos como especie, no podemos ver más allá del bien y del mal, dos polos que nos derivan a dos observaciones obligadas. Es una idea increíblemente posible por la que hace muestra de la realidad como la conocemos, todos según Saramago estamos ciegos, ciegos que viendo no ven, nos dibuja universalmente a todos los humanos que percibimos la realidad tal y como queremos, porque somos ambiguos desde los inicios como especie animal. Creo, bajo mi punto de vista, que solo quiso dar una lección de vida sin aglutinar posibilidades catastróficas, podría ser un mundo mucho mas cruel el que propone pero lo hace algo digerible para que podamos imaginarlo bajo una realidad aparentemente posible lo que sucede en sus palabras.

El instrumento: Logró generar un ambiente de asfixia, disconformidad y encierro humillante, retrató al sistema perfectamente, demostró nuestra utilidad e inutilidad, es decir, la basura en que se convierten los humanos ciegos y “enfermos”. El transcurso lineal del tiempo nos empuja hacia adelante siempre, nos interesa seguir leyendo por el efecto embudo que logra (de un punto a la complejidad de miles), los personajes están retratados sutilmente y por la acción podemos conocerles profundamente.

Pienso que… es algo más largo de lo que debería ser, aunque más corto de lo que me gustaría leer, sobre el final esperamos que continúen deambulando la ciudad en busca de una solución, es interesante pensar en el futuro de toda esa gente sin comida. La trama impecable, la continuidad inmejorable, logró transmitirnos un viaje al fondo de la humanidad y lo logró. Merecidos premios, merecida fama, es un humano hermoso.

¿Qué me ha dejado?

Lleno de vida, mientras leía temía por mi vida, por mis ojos, pensaba al mirar al resto de humanos que podían ser igual de crueles o buenos si algo de tal tamaño pasase, generó en mí mas respuestas que preguntas, me dio luz para abrir nuevos horizontes como escritor, sin dudas un libro que debe ser un clásico eterno.

¿y qué pasaría si fueran apagándose todos los sentidos?

Viajaríamos al fondo de nuestra evolución, encontraríamos a nuestros cuerpos convertidos en jaulas temporales y orgánicas, una celda a nuestros pensamientos, pero ¿oiríamos nuestros propios pensamientos? al cabo de unas generaciones seríamos cuadrúpedos por comodidad.

Elbio Aparisi Nielsen
http://elbioarticulos.blogspot.com

Etiquetas: Elbio Aparis Nielsen, Ensayo sobre la ceguera, Saramago

Sobre el autor

¡Comparte este artículo!

4 Comentarios

  1. Ismael 14 marzo 2009 at 3:32

    Es cierto ,un clasico eterno. Por otro lado la critica o mas bien las sensaciones descritas son casis las mismas que tuve cuando la lei por primera de tanta veces que la he leido. Saramago es un genio con las palabras. La pelicula por otro lado no es mala pero no creo que capto lo que Saramago tranmitio con las letras.

  2. Elbio Aparisi Nielsen. 15 marzo 2009 at 23:48

    Debo ver la película, según el propio escritor “el cine destruye la imaginación” fue reacio durante varios intentos de directores a vender sus derechos, pero quizás vio que este último deseaba realmente transgredir las líneas del papel a la sensación completa y limitada (en el aspecto imaginario) del cine. La película ha sido duramente criticada en París, pero por el contrario el llanto de Saramago al finalizar la proyección dejó boquiabierto al preocupado director.
    Debemos averiguar si las lágrimas de Saramago fueron por rememorar su historia, esa que le abrió al mundo literario y catapultó su nombre al espacio o si simplemente fue la chochera propia de la edad, que del todo lógica.
    De todos modos, es una hermoso ser humano, digno de equivocarse y acertar.
    Saludos Ismael.

  3. Camilo bocanegra 11 abril 2009 at 6:20

    Excelente texto al principio reconozco q no me llamaba la tensión, pero me metí de lleno en el viaje de la imaginación… ¿somos crueles por naturaleza? ¿Donde queda el bien y el mal en la posición directa de la esposa del Doc?

  4. Elbio Aparisi Nielsen. 4 junio 2009 at 19:22

    La mujer es presa de la misma realidad de todos, ciegos que ven, ciegos que viendo no ven… el transcurso de las acciones, la tensión en la atmósfera y sus avances, descubriendo el manto de horror hasta hacerlo insoportable es la gloria real del logro de Saramago.
    Un buen escritor. (una flor en el fango, posteó alguien en la red)

Envía tu comentario