Perfecta estructura, magnífico lirismo: “El niño perdido”, de Thomas Wolfe

Leemos esta fábula real y nos dejamos contagiar por su despliegue de vitalidad, desvanecida en las últimas tres partes por la misma estructura del manuscrito...

Reseñas 16/11/2011