La presencia de la ausencia

La atmósfera que desprenden las imágenes es opresiva y es el lector el que acaba dando sentido a la obra en el intento de comprensión del imaginario al que es expuesto.

Crónicas 8/05/2012