El hombre del traje gris

En una carta que le escribe DeLillo a Jonathan Franzen le comenta que “si la lectura seria disminuye casi hasta la inexistencia, posiblemente significará que la cosa de que estamos hablando cuando hablamos de “identidad” ha llegado a su fin”. Franzen nos dice que no puede dejar de leer estas líneas sin dejar de sentir una ráfaga de esperanza...

Críticas 7/06/2009