Revista de Letras

XXII Editores: Iria Rebolo

3 abril 2010 Entrevistas

Foto © Ático de los Libros

Algo de quijotesco tiene montar una editorial en plena crisis, cuando nada aconseja lanzarse a la aventura. Más aún cuando, como han decidido los tres editores de Ático de los Libros, la excelencia literaria y el esmero en la edición se van a tomar como bandera. Los lectores estamos de enhorabuena porque esta nueva editorial barcelonesa se toma el asunto en serio y con toda la pasión del mundo, es decir, porque se trata sobre todo de otros tres lectores empedernidos, con muchas ganas y buen criterio. La primera toma de contacto con Ático de los Libros promete un sello de calidad, que llenará ciertos huecos y nos traerá unas cuantas sorpresas. Con Iria Rebolo, una de sus editoras, hablamos de todo eso y de unas cuantas cosas más. Miren arriba, vecinos lectores, tenemos nuevos inquilinos en el ático y la cosa promete.

A modo de test…

¿Cuándo decidiste ser editora y por qué?

Cuando descubrí  que existía un trabajo que consistía en leer, seleccionar y hacer llegar estos libros a más gente, decidí que no podía hacer nada más. Después, la decisión consciente de crear un proyecto editorial nace de la urgencia y la necesidad de ver determinados libros traducidos al castellano tanto como lectora como desde el punto de vista profesional.

¿Cuál es el criterio principal de vuestro catálogo?

La respuesta es sencilla y directa: publicar buenos libros.

¿Primer libro publicado?

Kanikosen. El Pesquero, de Takiji Kobayashi. Es un clásico de la literatura japonesa que en 2008  desató un fenómeno editorial de ventas en Japón y se convirtió en best seller ochenta años después de su publicación. Un libro reivindicativo que le costó la vida a su autor quien falleció tras una brutal paliza de la policía imperial nipona durante un interrogatorio. Es un puñetazo al estómago del capitalismo.

¿El libro más difícil? (de editar, de conseguir, de vender… interpretación libre).

Zoo o Cartas de No Amor, de Viktor Shklovski. Ha sido un proceso complejo y apasionante. En mayo publicaremos una versión inédita de este libro con material que no se había traducido al castellano. Existe una edición de 1971 pero está incompleta. Nosotros publicaremos todas las cartas que Shklovski escribió, además de los prefacios que, a su antojo, incluía o retiraba de las distintas ediciones del libro desde los años veinte hasta los ochenta. El autor tenía una relación difícil con el régimen soviético y en ocasiones se autocensuraba. En nuestra edición hemos apostado por incluir todo el material y así poder aportar una perspectiva más amplia sobre el autor y sobre la novela, que está basada en su vida. De hecho, es la primera edición mundial íntegra de este libro. Ha sido un trabajo laborioso de revisión de material y comparación, a partir de una traducción del ruso, de por sí delicada por el estilo tan personal del autor pero estamos muy contentos con el resultados. Los apasionados de Shklovski lo agradecerán y quienes no le conocen podrán descubrirlo a través de textos inéditos hasta ahora.

¿Qué libro os hubiera gustado publicar y habéis tenido que rechazar? (por estar ya editado, por problemas de derechos, por no encajar en tu colección… ).

Algún libro de Jane Bowles, por ejemplo En el cenador, que en breve publicará la editorial Alfama. Es una autora que merece ser (re)descubierta y no estar  siempre a la sombra de Paul Bowles.

¿Qué  os impulsa a publicar un libro, además de verlo en vuestro catálogo?

Que lo descubran, igual que lo hemos hecho nosotros, cuantos más lectores mejor. Compartir algo que te gusta y algo en lo que crees es uno de los mayores placeres, lo disfrutas más.

¿Qué  os impide publicar un libro?

Exactamente lo contrario a lo que nos anima a publicarlo: que sea malo.

Por curiosidad: ¿Por cuántos correctores pasan vuestros libros?

Los libros suelen pasar por dos correcciones internas (a veces las lecturas son más, somos tres pares de ojos siempre al acecho) y dos correcciones externas.

¿Libro electrónico?

Creemos que el libro electrónico tendrá su hueco, pero nunca sustituirá o acabará con el papel. Nos gusta tocar y oler nuestros libros además de leerlos.

Confiesa: Vas a una librería. ¿Recolocas tus libros en las mesas de novedades o en los estantes cuando no están bien visibles?

¡Por supuesto! Es casi un acto reflejo, como el de una madre retocando la camisa de su hijo antes de que le hagan una foto porque quiere que salga bien.

Imagina: En unos años, debido al éxito de la editorial, os ofrecen formar parte de un grupo o venderla. ¿Qué harías?

Nos encanta imaginarnos teniendo éxito, de lo contrario nuestro proyecto no tendría sentido. En cuanto a lo de venderla: no, gracias. Si funciona y estamos cumpliendo nuestras expectativas, ¿para qué íbamos a vender?

Con Kobayashi y Pezeshkzad, Ático de los Libros ha apostado por autores desconocidos en nuestro país y por literaturas menos transitadas. Sin embargo, tanto Kanikosen como Mi tío Napoleón son libros que, con matices, han arrasado entre los lectores de Japón e Irán, respectivamente, y luego también en traducciones al inglés, por ejemplo. ¿Vais a mantener esa tónica en vuestro catálogo?

Desde luego, estamos convencidos de que los lectores esperan este tipo de descubrimientos, no sólo son lecturas excelentes sino que además te acercan a las culturas de las que proceden. Nunca habría imaginado un Irán divertido e irreverente como el que retrata Mi tío Napoleón y mucho menos en la década de los cuarenta. Su sentido del humor dista mucho de la imagen, distorsionada, que tenemos hoy de ese país. Nos encanta sorprender al lector.

¿No teméis siempre que un pez grande os arrebate esos hallazgos?

El hallazgo no te lo pueden arrebatar, porque ya es tuyo. En cuanto al autor, estará  siempre mejor cuidado en un sello que valora la calidad y construye catálogo. Nuestro trabajo es descubrirle nuevos e interesantes autores al lector, y no debemos dejarnos condicionar por nada más, mientras trabajamos en esa dirección.

Esto de la edición literaria tiene mucho de descubrimiento y goce privado, cuando uno se encuentra un texto que le apasiona y que aún no ha caído en manos de quienes, eso espera, serán los lectores de su editorial. Sin desvelar del todo la receta, ¿cómo vivís esa búsqueda previa, qué modus operandi seguís para conseguir un texto que os seduzca?

Recurrimos a múltiples fuentes, no hay nada establecido. Cada uno aporta su experiencia, sus lecturas, transformamos los inputs que recibimos cada día, seguimos consejos de amigos, etc. Puedes llegar a un gran libro de la forma más insospechada. ¡Y a veces, incluso, descubrir que eres el primero!

Viendo vuestro recién estrenado catálogo y curioseando por vuestra página web, uno tiene la sensación de que vuestro sello va más por la calidad  y la singularidad de cada obra que no por temas, modos o géneros. De la cruda denuncia de Kanikosen al humor costumbrista de Mi tío Napoleón, y lo que se avecina: las cartas de Shklovski, ese tratado de cetáceos de Hoare. Sano eclecticismo. ¿Qué ha de tener un texto para que todo el equipo Ático se ponga de acuerdo?

Creo que era Borges quien decía que reconocía la buena literatura por su capacidad para acelerarte el corazón. No es que hagamos competiciones de resistencia cardiovascular pero, aunque cada libro apela a una sensibilidad diferente, si alguno reacciona así ante un texto sabemos que tenemos algo bueno delante, y si no, intentamos llegar a una mayoría simple.

¿Os lanzaréis con la literatura original en castellano algún día?

No sólo nos lanzaremos sino que ya estamos abiertos a propuestas.

La saturación de títulos en las librerías cobra dimensiones bíblicas. Aparte de la calidad en la edición (vuestros libros son de veras bellos como objetos, muy cuidados, cosa que agradecemos los bibliófilos), ¿cómo os planteáis la promoción de un libro para que no sea otro más en los anaqueles?

Cada libro es una labor de amor, y la promoción no es sino conseguir que otros se enamoren de lo que tú amas.

El modelo actual de distribución está comenzando a mostrar sus fallas. ¿Una editorial independiente necesita también de libreros independientes, de otras estrategias más directas para ganar visibilidad, o las grandes cadenas se seguirán llevando siempre la parte del león?

Una buena editorial siempre necesita de libreros independientes y de cualquier estrategia que permita llegar al lector. Las grandes cadenas realizan una importante labor para dar visibilidad a los títulos pero, para nosotros, el pequeño y mediano librero es el gran héroe de esta batalla.

Takiji Kobayashi

Los tres editores de Ático de los Libros, Claudia Casanova, Joan Eloi Roca y tú misma, Iria, venís de diferentes regiones del mundo de las, para entendernos, grandes editoriales. Como es lógico, en una editorial independiente varias tácticas cambian. Cambian también algunos criterios. ¿En qué crees que puede ayudaros esa experiencia anterior en un proyecto como el vuestro y en qué se diferencia éste de aquella? ¿Más libertad, más riesgo, mayor implicación?

Creo que libertad y riesgo son palabras clave, se conjugan y conforman el perfil de nuestro proyecto ¡Sin riesgo no habría emoción! La experiencia claro que ayuda, hemos aprendido mucho tanto de los errores como de los aciertos en aquellos sitios de los que procedemos.

¿Cómo valoras la incidencia de la crítica literaria y de los medios en vuestro trabajo?

Es fundamental, nos ayuda a llegar a lectores. Puedes tener una gran novela en tu catálogo, como Mi tío Napoleón, pero, si nadie habla y se lo comunica a lector no habrá forma de que éste lo descubra.

Iraj Pezeshkzad

La red, a través  de bitácoras y revistas especializadas, en teoría también independientes, y sobre todo gracias a las redes sociales, ofrece un nuevo espacio de comunicación, tanto entre profesionales como, sobre todo, con el lector. ¿Cómo enfoca Ático de los Libros su presencia en la red?

Intensivamente. Tenemos presencia en la red a través de nuestra página y también mediante Facebook (donde, en menos de tres semanas, hemos añadido más de 1.000 amigos), Twitter, Youtube, etc… No sólo nos parece importante para darnos a conocer sino que es casi más importante el poder recibir el feedback de los lectores y de la gente que conecta con nosotros a través de esos canales. Se crea una relación más cercana y, en muchos casos, conseguimos información que de otra forma no nos llegaría. Nos ayuda a mejorar y a saber qué esperan de nosotros.

¿Qué nos prepara Ático de los Libros a partir de ahora, en qué estáis trabajando? Háblanos de Zoo o cartas de no amor, de Leviatán, pero sobre todo de dónde te gustaría ver a vuestra editorial en un futuro cercano.

Zoo o cartas de no amor, como te decía antes, ha representado una apasionante labor de edición. Pero sobre todo, es una historia de amor amordazado. Esperamos que los lectores se emocionen tanto como nosotros al leer las frases desesperadas que Shklovski le dedica a su amada Alia. En cuanto a Leviatán, de Philip Hoare, es el ganador del prestigiosísimo premio Samuel Johnson 2009, el galardón británico más importante en el campo del ensayo. Este libro es el sueño dorado del lector de Moby Dick: una aproximación literaria, cultural y científica al océano y sus monarcas, las ballenas.

En cuanto al futuro de nuestra editorial, me gustaría que nuestros libros encontraran su lugar en las bibliotecas de muchos lectores.

Sergi Bellver
Bitácora de Sergi Bellver

Más información: Web de Ático de los Libros

Etiquetas: Ático de los Libros, Claudia Casanova, En el cenador, Iraj Pezeshkzad, Iria Rebolo, Jane Bowles, Joan Eloi Roca, Jorge Luis Borges, Kanikosen El Pesquero, Leviatán, Mi tío Napoleón, Paul Bowles, Philip Hoare, Takiji Kobayashi, Viktor Shklovski, XXII Editores, Zoo o Cartas de No Amor

Sobre el autor

Sergi Bellver

Sergi Bellver (Barcelona, 1971) es escritor, editor y crítico literario. Responsable de la edición y el prólogo de «Chéjov comentado» (Nevsky Prospects, 2010) y autor en «La banda de los corazones sucios. Antología del cuento villano» (El Cuervo/Baladí, 2010; ed. de Salvador Luis). Profesor de Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonès y Escuela de Escritores de Madrid, donde ha colaborado con la Cadena SER. Publica artículos y reseñas en las revistas Tiempo, BCN Week y Standdart, en el suplemento Cultura/s de La Vanguardia, y en los medios digitales Culturamas, Revista Kafka y La tormenta en un vaso.

¡Comparte este artículo!

1 Comentario

  1. Maria 28 agosto 2010 at 18:59

    como quisiera tener ese libro de viktor.

Envía tu comentario