La vocación de lector

“Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído”. J. L. Borges A menudo se habla de la vocación de la escritura, de cómo resulta imposible para los creadores concebir la existencia sin la búsqueda de mundos alternativos a través de la palabra. Y, sin embargo, me parece a mí, la verdadera vocación primigenia e insustituible es otra: la del lector. El lector furibundo que no puede prescindir de su ración diaria de papel, que abandona con placer la rutina anhelante de historias que sacien su hambre de vida. El lector