Soledad Puértolas, académica

El sillón «g» de la Real Academia de la Lengua ya tiene quien lo ocupe. La escritora Soledad Puértolas se convierte en la quinta mujer que forma parte de la RAE, sumándose a Ana María Matute, Carmen Iglesias, Margarita Salas e Inés Fernández Ordóñez.

Las alegres declaraciones del resto de académicos, así como de representantes del mundo de las letras, no se han hecho esperar. Mientras Darío Villanueva, secretario de la RAE destacó el «largo y amplio» recorrido de la autora, Carmen Iglesias hizo hincapié en la «prosa limpia y sincera de Puértolas, clave para una narradora» para acabar sentenciando que «poco a poco lo conseguiremos y habrá menos hombres en la Academia». Víctor García de la Concha, director de la institución, cerificó que «Soledad Puértolas ha sido elegida por sus méritos  por encima de todo. Nunca la Academia va a elegir a un académico por cuota, lo ha hecho por sus valores literarios y sus reflexiones sobre la literatura. Y avanzó que «ahora la institución tiene que pensar en incorporar poetas o gente del mundo del teatro, ya que quedan dos plazas vacantes».

Soledad Puértolas nació en Zaragoza en 1947 y se trasladó a Madrid con su familia en 1961. Comenzó a estudiar Ciencias Políticas en Madrid, pero por problemas políticos no pudo continuar los estudios. Paso, entonces, a la carrera de Periodismo en la Escuela de la Iglesia y fue redactora de la revista España Económica de 1968 a 1970.  Se casó a los 21 años, trasladándose con su marido a Rondheim, una pequeña ciudad en Noruega. Tras su vuelta a España, con otra beca de su esposo, se trasladan a Santa Bárbara (California), donde obtiene un M.A. en Lengua y Literatura Española y Portuguesa por la Universidad de California.

En 1975 regresó a Madrid y se dedicó a la escritura, llegando a ser asesora del Ministerio de Cultura en la etapa en la que Javier Solana se hizo cargo de la cartera, y coordinó el Área de Lengua Castellana para la Difusión del Español en el mundo.

Dirigió la editorial Destino y a partir de 1980 empezó a ser conocida como escritora.

Entre su extensa producción literaria y ensayística destacan El bandido doblemente armado, novela con la que obtuvo el Premio Sesamo en 1979 y que dio nombre a la librería-bar que regentaron sus hijos en Madrid durante ocho años; Todos mienten, de 1988; Queda la noche (Premio Planeta en 1989); La vida oculta (Premio Anagrama de Ensayo en 1993) y Una vida inesperada, publicada en 1997.

Como avanzamos hace unas semanas de la mano de Jorge Herralde, en marzo aparecerá su nueva novela en Anagrama, Compañeras de viaje, la que será  su primera obra como miembro de la institución que «limpia, fija y da esplendor» al idioma.

Revista de Letras

Revista digital de crítica, cultura y pensamiento. Publicación bajo licencia Creative Commons. Desde 2008.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.