Revista de Letras
10 años de Periodismo Cultural

Vorderer: "Dedicamos toda nuestra energía a seguir conectados"

17 febrero 2020 CCCB, Portada

Peter Vorderer | Foto: CCCB/Miquel Taverna

El profesor de Psicología del Entretenimiento Peter Vorderer ha visitado el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona para analizar la gran transformación cognitiva que ha generado la dependencia a los teléfonos inteligentes. Presentado por Núria Sara Miras Boronat, y dentro del ciclo Gameplay, El juego permanente, el investigador de la Universidad de Mannheim ha diseccionado lo que denomina POPC (Permanently Online, Permanently Connected).

Atendiendo a puntos de vista tanto tecnológicos, comunicativos como psicológicos, Vorderer considera que la participación pública ha aumentado en los últimos diez o quince años gracias a los nuevos dispositivos, pero que, a su vez, éstos generan una alerta constante ante la potencial reacción de otros usuarios, y que nos obligan a una actividad mental multitarea. Mientras hace una década teníamos un tiempo y un espacio determinados para leer el periódico, ver la televisión o realizar nuestro trabajo, ahora esos usos pueden hacerse simultáneamente desde cualquier lugar y a cualquier hora. Por ello, estamos permanente online, siendo observadores en streaming de la actualidad en mayúsculas, pero también estamos permanentemente conectados con nuestros círculos más íntimos, sin intervalos para la pausa o la espera.

Estar permanentemente conectados implica que siempre estamos preocupados por algo diferente a lo que en ese instante estamos haciendo —siempre hay un input que nos interpela— y, por lo tanto, eso afecta a nuestra capacidad de concentración. El móvil siempre está a mano y, si por algún motivo no hay conexión, el nivel de ansiedad crece exponencialmente en el usuario. “El teléfono nos empodera pero también nos afecta”, dice el profesor.

Vorderer en el CCCB

Peter Vorderer trabaja el fenómeno del POPC desde tres perspectivas; la psicológica, la sociológica y la económica. En clave psicológica, bebe de la “teoría de la autodeterminación” para explicar que el ser humano necesita sentir su capacidad de autonomía, de competencia y de vínculo social (o de relación). El smartphone nos permite, aparentemente, satisfacer las tres necesidades universales e innatas: sentimos que podemos hacer casi cualquier cosa con el dispositivo —podemos abrir una cuenta bancaria, consultar nuestro historial médico, o simplemente hablar con nuestro amigo que vive a mil kilómetros de distancia—, y lo podemos hacer de forma satisfactoria con pocos conocimientos. Eso, dice Vorderer, ha hecho que parte de la ciencia se esté preocupando últimamente por aquello que funciona bien sin atender, sin embargo, aquello que no lo hace. Y la mirada científica necesita analizar con detenimiento la transformación cognitiva que supone un cambio de estas características. Las carencias que ha provocado esa conexión permanente, y esa interacción infinita.

La perspectiva sociológica también  nos muestra una transformación radical. Hay, según el profesor, una “individualización” de las experiencias vitales que, una vez empaquetadas en las redes sociales, son expuestas ante todos. “Hemos de ser auténticos y únicos”, insiste. Hoy más que nunca, considera Peter Vorderer, hay un aumento de las valoraciones. Decimos “me gusta” o “no me gusta” cada vez más rápido, y lo hacemos sobre todo tipo de cuestiones. Además mostramos, siempre y sin demasiados matices, nuestras emociones y nuestros afectos, y todo ello es capturado y absorbido por empresas que siempre nos verán como potenciales clientes de sus productos.

Por último, Vorderer nos recuerda que todas estas mutaciones sociales y cognitivas acaban en una oferta mercantil. Si en el siglo XIX, y sobre todo el siglo XX, la industria fabricaba productos en masa, ahora la industria busca personalizar su catálogo para hacernos creer que somos singulares. “Se genera así un nuevo tipo de capital, basado en la recopilación de datos”, explica el investigador de Mannheim. Lo vemos cada vez que hablamos de algo en una cena íntima e, inmediatamente, al consultar el smartphone, recibimos una oferta estrechamente relacionada con lo que acabamos de comentar. Los grandes monopolios de internet son, ya, gigantes de la venta de información y, a través de juegos aparentemente gratuitos, o a través de aplicaciones de uso cotidiano, nos están radiografiando. Capturan nuestros deseos y nuestros anhelos.

Peter Vorderer alerta del peligro de la conexión permanente. Cuando olvidamos o perdemos el móvil, vemos con claridad hasta qué punto dependemos de esa nueva forma de relacionarnos con el mundo. El aspecto más positivo para el investigador es que tenemos acceso constante a muchísima información, y cada vez ese acceso está más extendido. “Internet es una máquina cultural”, reconoce. El aspecto negativo, paradójicamente, es que “dedicamos toda nuestra energía a seguir conectados”. Una energía que tarde o temprano se acaba agotando. Y la sed de autonomía, de competencia, y de relación tiene que encontrar, entonces, otras maneras de recargar las pilas. O la frustración se convierte en ansiedad y fatiga.

Etiquetas: CCCB, Gameplay, Peter Vorderer, POPC, smartphone, teoría de la autodeterminación

Sobre el autor

Albert Lladó

Albert Lladó (Barcelona, 1980) es editor de Revista de Letras y escribe en La Vanguardia. Es autor, entre otros títulos, de 'La travesía de las anguilas' (Galaxia Gutenberg, 2020) y 'La mirada lúcida' (Anagrama, 2019).

¡Comparte este artículo!


Envía tu comentario