/

Matar el tiempo

 Tiempo | Ignacio Sanz | Flickr Commons
Tiempo | Ignacio Sanz | Flickr Commons

La idea de Dios es un almacén para nuestra atónita sorpresa ante la vida, escribía Salman Rushdie en 1990 en  un texto de disertación del Herbert Read Memorial, pronunciada por Harold Pinter en su nombre. Bajo el título ¿Nada es sagrado?, el texto del narrador angloindio indaga sobre el papel del arte como acontecimiento histórico, como mediador entre el mundo espiritual y el material, tomando como objeto de ensayo el arte menos sometido al control externo, aquél que se practica en privado: ¿he de decirles cuál es?

Hoy, 25 años después, sus preguntas aún nos visitan y proyectan sobre este mismo instante en que usted lee estas líneas. Y nuevas generaciones de escritores, también en lenguas que se creían destinadas sólo a lo sagrado y lo pasado como la que comparten los israelíes Shimon Adaf y Nir Baram, buscan y ensayan respuestas a las preguntas formuladas entonces. Un entonces que todavía es.

Granta | GalaxiaGutenberg
Granta | GalaxiaGutenberg

«Ubi sunt qui ante nos in hoc mundo fuere?» (¿Qué fue de quienes vivieron antes que nosotros?) Recogiendo el tópico medieval, el nuevo número de Granta en español Matar el tiempo (Ed. Galaxia Gutenberg) les situará frente a este fascinante lugar común con voces tan diversas como las ya citadas a las que hay que sumar las de Martin Amis, Javier Marías, Rachel Kushner, Victoria Cirlot o Iris Murdoch, entre otras, en un excelente trabajo recopilatorio y de composición de sus directores Valerie Miles y Aurelio Major.

Es mi espada del año mil que llora titula su escrito la experta en cultura caballeresca y mística Victoria Cirlot. Un texto soberbio que recoge los gritos de Lulú, la de Alban Berg; y sugiere la atmósfera creada por el paso de Eduardo Cirlot en una habitación de intenso olor a petróleo y cortinas de color hueso con cruces negras bordadas al estilo Tàpies.

Estremece el relato Extraterrestes que esta lectora lee ingenuamente mientras es transportada, cruzando Barcelona en un tren subterráneo. En este texto, el narrador y diplomático Guillermo Corral van Damme, quien pronto publicará su primer libro de relatos Mientras crece el bosque (en La Pereza, 2015), nos cuenta una historia intensa y vital, o mortal, –una confesión a medianoche- de la que poco puedo contar para no estropearles la lectura.

Especialmente divertida es la propuesta de Ignacio Vidal Folch, Se busca compañía para largo viaje. Un texto cínico e irónico, una divertida sátira en la que queda reflejada la ingenuidad del hombre moderno en su fe por el progreso ante el dios Cronos.

Revelador es el relato de Sergio Ramírez sobre el germen de su libro Adiós Muchachos. Un libro que llega, nos cuenta, con una lección de vida: todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora, tiempo de esparcir piedras y tiempo de juntarlas.

Cierra el círculo un fantástico, divertido y nada casual texto de Guillermo Cabrera Infante, que somete a crítica un manido y esencial concepto, Latinoamérica. En su texto, titulado Dos tiempos, se dan cita numerosos profetas y santos (vivos y muertos, y muertos que viven) del arte más profano, aquél que sin embargo nos ayuda a hacernos preguntas extraordinarias y nos abre puertas nuevas en la mente.

¿Saben ya cuál es?

Berta Ares Yáñez

Periodista e investigadora cultural. Doctora en Humanidades. Alma Mater: Universidad Pompeu Fabra.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.