/

Por y para el lenguaje con el comodín de la transformación

Lo culto y lo soez, lo viejo y lo nuevo, lo realista y lo surrealista, van de la mano en la nueva novela de Rubén Martín Giráldez, 'Sagrado y desagrado' | Foto: Inga Pellisa

Afrontar un trabajo como el de Sagrado y desagrado, escrito por Rubén Martín Giráldez, impone la necesidad de abordar tanto su lectura, como cualquier forma de aproximamiento, sin atender a cierta lógica lectora de linealidad, continuidad, narratividad y descripción clara y expositiva… Y, sin embargo, de alguna manera, todo eso está incluido en las páginas de esta novela; aunque de una manera que no parece, y desde luego no lo es, la habitual. Por supuesto, habría que establecer qué es lo habitual, qué es aquello que, ahora mismo, debemos considerar una novela. Porque Sagrado y desagrado cabría entrar en esa expresión tan difusa de ejercicio literario, de estilo, incluso, de ejercicio literario experimental. Martín Giráldez, quien ya ha demostrado en el pasado su interés por lo experimental, tanto en sus traducciones como en sus ensayos y narrativas, presenta en su libro un elaborado trabajo de escritura que toma el lenguaje como algo moldeable, totalmente libre, en el que las palabras se crean sobre la marcha y en la que el significado de aquello que va narrándose, porque algo se está narrando, deriva del propio ejercicio de construcción de cada frase.

Malas Tierras

En Sagrado y desagrado, con un enorme sentido del humor, Martín Giráldez compone un libro que es una suerte de disputa, casi de duelo, verbal-escrito, entre unos personajes que van transformándose: sin dejar de ser ellos. La historia se sitúa en un espacio mítico, quizá sagrado, en el que el tiempo no existe; o, al menos, hay una suspensión de sus coordenadas. En él, Bocú y Rañé tienen ese altercado verbal-escrito que, sin embargo, no es entre ellos, porque cada uno habla por boca de Blancmange, su señor y que ha producido varios agravios a ambos. Martín Giráldez compone un diálogo basado en un juego de cartas en el que no faltan los comodines que ayudan a ambos jugadores a asumir el cuerpo y la voz de otro para que se produzca esa transformación. Se expresan con expresiones que resultan arcaicas, pero no faltan también los neologismos. No hay límites en la identificación de los personajes que devienen en formas moldeables a través del lenguaje, el cual se mueve entre un formalismo culto y modos más soeces, si como lo barriobajero se inmiscuye en el gran formato literario con la misma naturalidad con la que los personajes llevan a cabo esa variación identitaria para que el lector, según avanza la lectura, tenga la sensación de estar ante una sola voz que, a su vez, y extrañamente, son varias a su vez.

Los personajes se crean con el lenguaje, o es este el que crea a los personajes. Lo culto y lo soez, lo viejo y lo nuevo, lo realista y lo surrealista, se dan la mano en un trabajo desbordante que descoloca constantemente, que impone la necesidad de cuestionarse en cada momento lo anterior y pensar que, lo que está por venir, apenas se puede presentir. Y con ello, Martín Giráldez no solo explora el límite del lenguaje, también nos muestra las maneras o formas en que nos ven los otros y, de paso, cómo nos vemos nosotros. Y, curiosamente, o no tanto, en última instancia, asistimos a una extraña y muy particular historia de amor, en especial, por la literatura y su poder de convocar una ficción libre y sin ataduras. Y, lo demás, es simplemente lectura.

Israel Paredes

Israel Paredes (Madrid, 1978). Licenciado en Teoría e Historia del Arte es autor, entre otros, de los libros 'Imágenes del cuerpo' y 'John Cassavetes. Claroscuro Americano'. Colabora actualmente en varios medios como Dirigido por, Imágenes, 'La Balsa de la Medusa', 'Clarín', 'Revista de Occidente', entre otros. Es coordinador de la sección de cine de Playtime de 'El Plural'.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.