Revista de Letras

La duda creadora

Àlex Reig | Foto: Pramil Banymandhub

Àlex Reig | Foto: Pramil Banymandhub

No es habitual que un creador, un poeta, confiese las dudas que le produce la creación, la escritura; tal vez, no tanto el escribir como el porqué de escribir. El barcelonés Àlex Reig nos hace una sorprendente confesión en la introducción a su segundo libro, Artefacto vacíos, que acaba de aparecer en la colección El Gato Errante de Versos & Reversos Editorial (2015): primero se pregunta ¿Qué quiere decir este libro y hacia dónde va?, a lo que él mismo responde: yo no lo sé. Insólito, sin duda, que un autor arriesgue hasta tal punto y ponga (exponiéndose) sus propias dudas en primer plano y confíe así plenamente en sus lectores y en la buena predisposición de los mismos ante una confesión de estas características. A continuación los incrédulos dirán: si el autor no lo sabe, ¿quién lo va a saber?

Versos & Reversos

Versos & Reversos

Sorprendente, entonces, también resulta el mismo título del libro, esos artefactos vacíos parecen presagiar que nos encontraremos ante poemas artificiosos y, por tanto, huecos. Sin embargo, el libro lleva un subtítulo bastante informativo y que nos sacará de cualquier duda: O la ronda eterna de los enamorados. El contraste que se crea entre el título y el subtítulo nos permite observar que nos encontramos ante un libro con bastantes dobleces, que se dibuja y desdibuja de la mano de un autor joven pero que no hace de la autocomplacencia ni de la soberbia (tan comunes hoy en día) sus armas creativas, sino casi que podríamos decir que todo lo contrario: construye un libro desde la duda, pero no una duda existencial o psicológica, sino una duda mucho más concreta: una duda que tiene que ver con su propia visión de la creatividad y con el sentido de su creación, de la poesía misma.

Debo poner como lector, para que nadie se lleve a engaño, mis cartas sobre la mesa: que prefiero los autores (y también los artistas) que dudan antes que las personas que están siempre seguras de todo lo que hacen; tal vez porque yo dudo continuamente y, por tanto, me siento muy identificado con esa autoflagelación que supone adentrarse en la creación sin estar seguro de que se está acertando con el camino emprendido o con el resultado final. No obstante, esta duda no nos puede dejar paralizados, nos ha de impulsar hacia adelante en una búsqueda sin límites que, en el caso de Àlex Reig le hace decir cosas como:

(…) y por eso no existen novelistas
ni cuentistas, ni filósofos, ni libros
que salven el mundo (…)

Pero, frente a las dudas hacia la naturaleza de la creación poética, o en contraposición, Álex Reig construye el relato de sus paseos con la persona que ama, esa ronda eterna de los enamorados, unos paseos que se extienden entre Barcelona y París (el pasado y el presente del autor) y que se basan y se sustentan en la corporeidad de lo que somos, en el deambular de nuestra existencia, y que tiene sentido, precisamente porque esa corporeidad que nos forma es la misma corporeidad que forma el resto de cosas del universo, también para la persona a la que amamos:

Dos cuerpos llenos de barro sentimental (…)

En esos paseos, en esa ronda eterna, Álex Reig se cita con más personas, se cita con Paul Valery (y su cementerio marítimo) y con Pier Paolo Pasolini (y su segunda película, Mamma Roma). Y se cita también con el antipoeta por antonomasia, el chileno Nicanor Parra quien, precisamente, publicó en 1972 sus poema visuales bajo el título de Artefactos, donde tomaba forma tanto su conocido sarcasmo ante la realidad, a través de imágenes mordaces con mensaje explícito, así como su irreverencia ante la poesía tradicional, dando forma a su manera de ser antipoeta, o sea: a la contra. Álex Reig también escribe a la contra de esa poesía moderna que exige importancia desde la vacuidad y desde el discurso que lamenta la poca atención que despierta la poesía en el mundo actual:

Que suerte
que la poesía
sea tan vana
e inútil
que nadie
la pague.

De lo contrario
me sentiría
como una mierda.

Efectivamente, Álex Reig no se vende, y con estos Artefactos vacíos nos interpela como lectores para que le acompañemos en esa búsqueda creativa y vital que hace de la incertidumbre algo más que insatisfacción o escepticismo: auténtica poesía.

Etiquetas: Artefacto vacíos, Àlex Reig, Mamma Roma, Nicanor Parra, Paul Valery, Pier Paolo Pasolini

Sobre el autor

Agustín Calvo Galán

Agustín Calvo Galán (Barcelona, 1968) ha publicado 'Letras transformistas', una selección de sus poemas conceptuales y visuales (2005), 'Otra ciudad' (libro objeto, 2006), 'Poemas para el entreacto' (2007) y 'A la vendimia en Portugal' (2009). Su obra como poeta visual ha sido recogida en varias antologías especializadas.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario