Revista de Letras
10 años de Periodismo Cultural

Taquigrafías

Jane Yeh | Foto: YouTube

Pese a nuestra renuente tendencia a ensimismarnos frente a la pantalla, por suerte, todavía gustamos de rodearnos de los héroes y villanos de los libros, mujeres y hombres virtuales que, al igual que nosotros, necesitan ser oídos, “como en una película de serie B. En/ el reverso: la superficie en blanco/ pintada encima – otra niña/ anulada” (Disciplina; mi traducción, al igual que las restantes). La creadora es la ventrílocua: explora la experiencia de dar voz a lo que no tiene nombre. ¿A quién, de entre sus muchos alter ego, responder? Múltiple y esquiva, la poeta norteamericana, residente en Reino Unido, Jane Yeh, es “mítica/ como esa flor específica/ que ponen en las ensaladas angelinas” (Breve historia de la mitología).

Carcanet Press

Se recorre a sí misma hacia adelante y hacia atrás y viceversa, en un palindrómico esfuerzo por contribuir a nuestro universal monólogo, se une a “los insectos [que] zumban en la noche, escandalosos como un coro”, mientras “los jardines multiplican las calles vacías” (Breve historia de la infancia). En su más reciente poemario, Discipline (Carcanet Press, UK, 2019), tiembla la estadounidense bajo los seudónimos; se contradice; contiene, como Whitman, multitudes (“Seamos meticulosos” reclama en Villas Utopía, “en el amor, como en la ornitología o la danza”).

Arroja la dramaturga miradas sobre lo ausente, “al igual que la física newtoniana puede predecir la trayectoria del humo que asciende del cigarrillo encendido” (Películas así). Representa al dar vida a los ordinarios habitantes de extraordinarias circunstancias, soliloquios fiables donde se dramatizan, irónicamente, cualidades de una narración nada confiable. Revela almas en acción a través de personajes en melodramas, seres identificables en momentos indeterminados, aunque “en/ este andrajoso y desaliñado/ Palacio, nuestras voces se confunden// como hojas que crujen” (Bar). Escuchadas las circunstancias, aclaradas por implicación, resultan o no en la comprensión de una visión diferente tan lejos de la lírica de Marabou (2005) como sea posible.

Combina la colaboradora del Times Literary Supplement la pública indignación con una textual riqueza. Aporta protagonistas sujetos a la modulación de sus peripecias, sus coartadas, sus declaraciones directas en objetos discretos, “su mano/ un libro con las páginas pegadas/ juntas; el mar/ un círculo del que/ sale disparado” (Instalación). En Discipline, el lector es el oyente, y todos, en cierto sentido, hemos sido elegidos. La poeta de The Ninjas (2012) nos lleva de la mano a una sofisticación que solo es posible en esa red de medios masivos en los que el destinatario, como el hablante, permanece mudo.

¿Hasta qué punto es la profesora de Escritura Creativa de la Open University la responsable de su propia obra?

“La decepción que usted sin duda sentirá una vez concluido este libro es proporcional a la intensa desazón que provoca una empresa postal enfrentada a una dirección que no existe” (Reseñas de manuscritos rechazados).

Barcos de papel enviados al mundo, sus composiciones son cuestión de palabras, relacionadas o no con los hechos, material que representa tanto a la realidad como a quien la describe. Con ellas, el interlocutor revela más de lo que pretende, completa el significado de lo que dice mientras contribuye a la perdurable resiliencia de lo abigarrado. Juega Yeh con la palatabilidad de lo inefable; se declara abiertamente inflamable; parodia, nada reflexiva nuestra época de desinvención masiva; flexible, su universo, mientras nos acostumbra al impacto de lo nuevo, conforma nuestra sentimentalidad. “A veces mi rostro”, confiesa en Autorretrato de Nueva York en los Ochenta, “es la taquigrafía de un rostro”, revelado en forma de confesión, podríamos añadir, una en la que alguien irreal se dirige a un oyente que no lo es menos.

Etiquetas: dramaturga, escritura creativa, Jane Yeh, Nueva York, Reino Unido, seudónimos, Times Literary Supplement

Sobre el autor

José de María Romero

José de María Romero Barea (Córdoba, 1972) es crítico de narrativa, poesía, ensayo y novela gráfica. Ha sido coordinador de las I Jornadas de narrativa Sevilla 2014, que organiza la Asociación Colegial de Escritores de España (A.C.E.), a la cual pertenece. Además, es miembro de la AAEC-Asociación Andaluza de Escritores y Críticos Literarios y coordinador de las I Jornadas de Crítica Literaria ACE-Andalucía 2014. Pertenece a la Asociación Cooltura, Acción y Poesía y a la Asociación Nueva Grecia, así como al Circuito Literario Andaluz. Colabora con sus reseñas, entrevistas y traducciones en publicaciones de ámbito nacional e internacional, entre otras: los diarios 'Andalucía Información' ('Veredictos', blog del autor), 'Mundiari', 'Luz de Levante', y 'Universo La Maga'; las revistas de divulgación 'Culturamas' y 'Tendencias 21'; las revistas de literatura 'Quaderni Iberoamericani' (Italia), 'Resonancias' (Francia), 'Letralia' (Venezuela), 'Contratiempo' (EE.UU.), 'Nayagua' (Centro Poesía José Hierro), 'Sonograma' (Barcelona), 'El Placer de la lectura' (Madrid), 'Piedra del Molino' (Cádiz) y 'Nueva Grecia' (Sevilla), de cuyo consejo de redacción forma parte.

¡Comparte este artículo!

Envía tu comentario